[*ElPaso]– La fiebre de las camas de hierro

23-10-2007

Carlos M. Padrón

Creo que fue allá por los años 80, época en que el facilismo comenzaba a hacerse notar en Canarias, cuando a algunos esnobs de El Paso les dio por la moda de las camas antiguas, de ésas hechas de hierro forjado que se habían usado muchos años atrás y que al momento, ya desarmadas e incompletas —cabeceras por un lado, pies por otros, etc.— servían como improvisadas puertas en el corral de algunos animales domésticos o simplemente yacían abandonadas y oxidadas en algún rincón olvidado.

La fiebre de este esnobismo se hizo contagiosa y, en particular las parejas que iban a casarse, recorrían la isla de La Palma buscando camas de hierro para, luego de restaurarlas, instalarlas en el que sería su dormitorio conyugal.

Recuerdo que siendo yo adolescente había en mi casa una de esas camas, que yo detestaba porque se movía en todas direcciones creando la sensación de que se desarmaría en cualquier momento y que quien en ella estuviera acostado iría a dar con sus huesos en el suelo.

En esa época, ya fueran de hierro o de madera, a las camas se les ponían colchones artesanales, hechos en casa, que se rellenaban con pinillo (aguja de pino seca) o con paja de trigo o cebada, y, en este último caso, el relleno se hacía en el verano, luego de la trilla del cereal que proporcionara la paja.

Lo que salía del colchón cuando se lo vaciaba era una masa formada por el relleno puesto el año anterior que con el uso diario se había compactado como por efecto de una prensa hidráulica. Pero una vez lavada la funda del colchón y llenada ésta con la paja fresca, el colchón adquiría un grosor varias veces mayor al que tenía antes del vaciado. Y cuando uno se echaba en él, se hundía arrullado por el característico chasquido de la paja al ser oprimida por el peso del cuerpo. Eso sí, cada día se hundía un poco menos hasta que la paja se asentaba para luego pasar a la etapa de compactación.

Pero si el relleno era de pinillo, la cosa tenía otro cariz, pues el nombre de “aguja de pino” no era gratuito ya que se trataba de verdaderas agujas vegetales que atravesaban el forro del colchón y la “sábana de abajo”, y se clavaban en el cuerpo del durmiente. La solución era poner, entre sábana de abajo y colchón, una manta bastante gruesa o una pieza de tela dura, como el dril, que no permitiera el paso de las agujas de pino. Cuando el pinillo por fin se asentaba, ya podía prescindirse de esa protección, aunque de vez en cuando el durmiente recibía un sorpresivo y poco agradable pinchazo al darse vuelta en la cama.

En el pueblo había algunos llamados “viejos”, que no lo eran tanto por la edad como por el sentido común y la chispa sarcástica que tenían para expresarlo cada vez que se les presentaba la oportunidad, y a casa de uno de éstos —que estaba más que fastidiado por la bendita manía de resucitar algo que, como las camas de hierro, había sido dejado de lado tiempo atrás por lo caro, incómodo y poco práctico— llegó un día una de estas parejas de tórtolos a punto de casarse, y ante todos los de la casa —el “viejo”, su esposa e hijas— se lamentaron de que estaban desesperados porque llevaban semanas buscando sin éxito una vieja cama de hierro, y luego pasaron a preguntar si sabían de alguien que tuviera una y quisiera venderla si no regalarla.

El “viejo”, que en silencio había escuchado todo sentado en un rincón fumando su cachimba, se levantó, y mientras en un gesto de clara molestia caminaba hacia la puerta de salida, comentó con tono de airado sarcasmo:

«Ya me tienen cansado con la moda de “las cosas de antes”. Ahora, camas de hierro pa’rriba y camas de hierro pa’bajo, ¡pero todavía no he visto, coño, que le hayan puesto un colchón de pinillo a ninguna!»

[*Otros}– Palmeros en América / David W. Fernández: José Gabriel Fierro de Torres y Santa Cruz (2/2)

José Gabriel Fierro de Torres y Santa Cruz
(1713-1791)

Desde Venezuela, Fierro envió tres custodias a la ciudad de su nacimiento.

Son éstas: la custodia preciosa de la parroquia matriz de El Salvador, la custodia menor de la parroquia-santuario de Ntra. Sra. de las Nieves, patrona de la isla de La Palma, y una tercera, exactamente igual a la de las Nieves, que remitió para el hoy inexistente convento de Santa Catalina, que se halla actualmente en la parroquia de El Salvador. Mandó también dos portaviáticos: uno para la ya referida parroquia-santuario de Ntra. Sra. de las Nieves, y otro para la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de los Remedies, de los Llanos de Aridane, también en la isla de La Palma.

El legado de Fierro constituye el último enviado a los templos de Canarias desde la Venezuela colonial.

La custodia preciosa de El Salvador es, por su arte y por su pedrería, una de las más valiosas que posee Canarias, y fue elaborada en plata sobredorada calada, brillantes, esmeraldas y rubíes.

• Está rematada por una cruz latina que Ileva esmeraldas y anchos perillones esmaltados.

• En el sol, levemente ovalado a manera de una flor gigantesca, se alternan tres tipos de rayos rectos con uno de rayos flameados, llevando dichos rayos diez estrellas de pedrería engastada, y tiene en su parte inferior, sosteniendo el viril, un ángel con bucles sobre la frente y cuatro alas, dos superiores extendidas y dos inferiores plegadas formando un corazón.

• En la caja de viril se alternan rosas y flores en discreta alusión mariana.

• El astil presenta en su parte inferior un cilindro calado imitando tallos sinusoidales, y el nudo, de forma semiesferoidal, simula un capullo con sépalos cincelados, y otros similares, que se repiten más arriba, formado por una plancha recortada con esmaltes morados en los racimos, representando el motivo eucarístico de las uvas, que sostiene el sol. El pie, a manera de bullón, nos presenta dos bandas caladas, sobre motivos vegetales, interrumpidos por tomapuntas.

• En el estuche de piel que cubre la custodia se lee: “D. José Fierro Santacruz, Caballero de la Orden de Calatrava. A° de 1779″.

El conjunto de esta custodia es de una gran elegancia y riqueza, y ha influido en la orfebrería palmera, ya que el maestro orfebre Antonio Juan de Silva (1803-1813) elaboró una custodia de plata sobredorada para el sagrario del convento de Monjas Dominicas, de Santa Cruz de La Palma, que es copia de aquélla.

El sol de la custodia fue robado en 1900 y sus piedras desmontadas, pero pudo recuperarse íntegramente. La custodia tiene 0.80 m. de alto.

La custodia menor de las Nieves es de plata sobredorada y piedras de dobletas, y tiene una altura de 0.61 m.

La custodia menor, que perteneció al convento de Santa Catalina, es exactamente igual a la de las Nieves, corno ya dijimos.

El autor de estas custodias fue el caraqueño Francisco Landaeta y Lerma [1721-i18027), la más vigorosa personalidad artística de la orfebrería venezolana, cuya obra no tiene comparación con ninguno de los otros orfebres del país, y sus más valiosas obras son las dos custodias preciosas siguientes; la de la Iglesia de San Francisco, de Caracas, y la expresada de El Salvador, en Santa Cruz de La Palma.

Los referidos portaviáticos son atribuidos al orfebre caraqueño Domingo Tomás Núñez (¿1730?-1801).

Según testamento que Fierro otorgó en Caracas el 21 de enero de 1790 ante Juan Antonio Tejero, dejó, para enriquecer la nombrada custodia preciosa de El Salvador, su venera de Calatrava, de diamantes; y por testamento que hizo, también en Caracas, el 30 de diciembre de 1791, ante el escribano Bernardo José Romero, fundó un Patronato para su familia.

En el mismo ano de 1791, o acaso a comienzos de 1792, falleció este aristócrata que ejerció en Caracas funciones político-militares, así como actividades comerciales, y regaló generosas piezas de orfebrería a los templos de su isla natal.