[ElPaso}> Sobre la Virgen del Pino, y el pino junto a su ermita / Carlos Valentín Lorenzo Hernández

La TV Canaria dio amplia cobertura a la romería de la Bajada de la Virgen del Pino que tuvo lugar el pasado sábado 19 de agosto.

Como abreboca al programa hubo una entrevista a Carlos Valentín Lorenzo Hernández, estudioso de la historia de nuestro pueblo de El Paso, quien dio valiosos detalles sobre varios tópicos relativos a esa fiesta.

Para ver o bajar el vídeo de la entrevista, clicar AQUÍ.

[ElPaso}> Celebración del aniversario de la fundación de El Paso / Carlos Valentín Lorenzo Hernández

02-07-2022

Carlos Valentín Lorenzo Hernández

Texto leído en el acto de la celebración del “Día del Municipio de El Paso”, que tuvo lugar el 24 de junio de 2022 en la antigua Iglesia de Ntra. Sra. de Bonanza, con motivo de la celebración del 185 aniversario de la fundación del municipio de El Paso

Señor alcalde de la ciudad de El Paso, concejales de la Corporación del Ilustre Ayuntamiento de El Paso, convecinos, público asistente y todas las personas que nos siguen a través de esta retransmisión por medio de las redes sociales:

La secular y vetusta Iglesia de Nuestra Señora de Bonanza acoge el acto institucional de la efeméride del día del municipio, que este año lo adelantamos a la víspera, en este día de San Juan, que también rememora aquella primigenia Junta Parroquial de ciudadanos, celebrada en este mismo escenario el sábado 24 de junio de 1837, en la que debería de nombrarse nueve electores que elegirían un alcalde, seis regidores y un procurador síndico, dando así cumplimiento al acuerdo de la Diputación Provincial de Canarias que, con fecha de 20 de abril de 1837, había resuelto satisfactoriamente el expediente de segregación de El Paso presentado ante la misma por el diputado provincial, Sr. López Monteverde, recogiendo la aspiración de un grupo de vecinos de El Paso que manifestaban los perjuicios que se les ocasionaban con la pertenencia al municipio de Los Llanos.

El domingo 25 de junio de 1837 los nueve electores se reúnen nuevamente en el mismo lugar y se constituye el primer Ayuntamiento de El Paso, eligiendo como alcalde a Manuel Taño Fernández, popularmente conocido como “Manuel de Las Paredes”. Aquí nació la primera Corporación de nuestra historia municipal. Conmemoramos, por tanto, el 185 aniversario de la constitución administrativa del municipio de El Paso.

Este fin de semana El Paso se viste de fiesta: celebramos la festividad del Sagrado Corazón de Jesús. Precisamente hoy es la fiesta litúrgica, por lo que consideramos una ocasión propicia para dedicar, en esta intervención, una semblanza histórico-festiva de esta singular manifestación en la que se conjugan lo artístico y cultural con la sensibilidad espiritual.

Juan de Contreras, Marqués de Lozoya, quien fuera presidente del Instituto de España, citaba en un texto sobre las principales celebraciones festivas de nuestro país que “Las fiestas eran la expresión misma de la cultura de los pueblos”. Pocas cosas expresan mejor la manera de ser de un pueblo como la forma de divertirse.

El pueblo pasense está formado por gentes laboriosas, creativas e imaginativas, con una notable cultura, llenas de inquietudes, apegadas a sus tradiciones y garantes de su salvaguarda.

Cada año, cuando la primavera se ha afirmado y el estío se insinúa con radiante sol que vivifica y anima la vida, el arte y el saber hacer de los habitantes de esta tierra, que ocupa el centro geográfico de la isla de La Palma, toman forma de alfombras, tapices, pedestales, maceteros, descansos, pasillos y arcos en nuestras calles principales, en una explosión de colorido para admiración de propios y foráneos que acuden a la cita festiva anual.

En 1856 el Papa Pío IX extendió la festividad del Sagrado Corazón de Jesús a toda la Iglesia. En nuestro municipio ya encontramos algún antecedente de esta festividad en la segunda mitad del siglo XIX, y así vemos cómo en el Boletín Oficial eclesiástico del Obispado de Tenerife, de fecha 4 de agosto de 1892, se habla del aumento de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en numerosos pueblos.

“Es altamente consolador ver cómo se propaga de día en día en esta nuestra diócesis la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Continuamente estamos recibiendo noticias de los nuevos centros que se inauguran por todas partes”. Se cita ‘Villa de El Paso, en la isla de La Palma’.

En el año 1915, el periódico La Gaceta de Tenerife, publicaba en el mes de junio una crónica en la sección ‘Desde El Paso’. Se recoge: “En el momento de mi llegada a la Plaza observé que en la parroquia se notaba algo de las grandes solemnidades religiosas y pude enterarme de que los numerosos fieles de la simpática ciudad, congregados en el templo por el celoso párroco, don Norberto Pérez Díaz, celebraban la festividad del Sagrado Corazón de Jesús. (…) El vecindario espera con entusiasmo una imagen ya encargada del Sagrado Corazón de Jesús y, a juzgar por su precio, será sin duda alguna la mejor de la Isla”.

La Asociación del Sagrado Corazón de Jesús de El Paso fue la que trabajó para adquirir la sagrada imagen. Se buscaron donantes que pudieran costear su adquisición y se establecieron comisiones que, llamando de puerta en puerta, recorrieron el pueblo para recabar los donativos con que costear los festejos que se llevaron a efecto con motivo de la bendición y entronización de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús.

Así, los días 26 y 27 del mes de junio del año 1919 se programaron unas fiestas cívico-religiosas con tal motivo. La mañana del viernes 27 de junio (festividad litúrgica del Sagrado Corazón de Jesús) “tuvo lugar en el atrio de la iglesia la solemne bendición de la imagen” por parte del párroco de El Paso, don Norberto Pérez Díaz. Actuaron como padrinos de la imagen don José Ana Pérez Capote y doña Andrea Pérez Vergara.

Se trata de una talla de madera policromada, con un tamaño aproximado de 160 centímetros, del Jesús joven, en todo su esplendor físico, representado sobre una nube de querubines y enmarcado por un dorado y resplandeciente sol.

Seguidamente se celebró en el templo, “que estaba artísticamente engalanado, una solemnísima función. A las seis de la tarde del viernes 27 de junio de 1919 salió procesionalmente, por primera vez, la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, acompañándole las hermandades, las autoridades, tres venerables sacerdotes, gran cantidad de fieles, y las cuatro bandas de música que ejecutaron simultáneamente inspiradas marchas.

Las descargas de cohetes acompañaron el recorrido procesional a lo largo del Camino Real, en la Cruz Grande, en Tenerra, en la Plaza y en las calles de costumbre. Las calles estaban engalanadas con descansos y doseles. En la Plaza se representó una bellísima loa alegórica con declamación y canto alusiva a la entronización del Sagrado Corazón de Jesús en nuestra ciudad”.

El recorrido procesional de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, en las primeras festividades, no era el mismo que el establecido con el transcurso de los años. Entre otros motivos porque todavía no se había construido El Calvario. El párroco don Norberto Pérez Díaz, durante el periodo que sirvió en la parroquia de El Paso, fue un gran impulsor de esa obra, y la construcción del Calvario fue una iniciativa suya en los años veinte.

Así, ya en el año 1926, el periódico tinerfeño La Gaceta de Tenerife, con fecha 2 de julio recoge, en su sección ‘Por Nuestros Pueblos’ (De la Vida Canaria), unas notas de la celebración de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús en El Paso, en las que existe una referencia de que la procesión del Sagrado se dirigió hasta El Calvario.

El Ayuntamiento de El Paso, en sesión plenaria extraordinaria celebrada el 4 de mayo de 1941, aprueba una moción declarando como fiesta local el Sagrado Corazón de Jesús.

El domingo 18 de junio de 1944, durante el recorrido procesional de la imagen del Sagrado, las calles estaban cubiertas de alfombras de flores, hechas con tal profusión y con tal arte que se llegó a afirmar que en la Isla jamás se habían hecho tantas y tan bellas alfombras de flores. Alguna tenía más de 40 metros de largo, y de ancho casi toda la amplitud de la calle. El Ayuntamiento, por medio de un jurado nombrado al efecto, concedió algunos premios.

Ese mismo día tuvo lugar la bendición y descubrimiento al público de una estatua del Sagrado Corazón de Jesús. Se trata de la escultura que se encuentra en lo alto de la fachada de la antigua fábrica de tabacos de don Pedro Capote Lorenzo, gran devoto y entusiasta propulsor de las festividades del Sagrado Corazón de Jesús en el municipio de El Paso, y que siempre puso a disposición de las mismas su empresa (principalmente el aserradero) para la elaboración de los elementos decorativos (tales como alfombras, tapices, arcos, farolillos).

Con un porte majestuoso, el rostro de la imagen denota cierta madurez. En su cabeza lleva una corona que durante la noche se ilumina y, con los brazos extendidos, mira hacia las cumbres del naciente de El Paso.

Con el trascurso de los años, en esta celebración, al pasar la procesión de la imagen del Sagrado Corazón, de sus pies se produce una lluvia de pétalos de flores y miles de papelitos de diversos colores en los que van impresas las 12 Promesas al Sagrado Corazón, todo acompañado por la suelta de centenares de palomas que en otro tiempo llevaron en sus anillas textos alusivos al Sagrado Corazón.

Es la encrucijada de calles, frente a la Iglesia Vieja de Ntra. Sra. de Bonanza, donde, con el paso de los años, antes de partir el cortejo procesional hasta El Calvario se hace el primer descanso sobre la mesa preparada a tal fin, cubierto con un característico mantel, fiel ejemplo de la tradición artesanal de nuestro pueblo.

Durante este descanso, momento muy emotivo, suenan los acordes del himno al Sagrado Corazón compuesto por D. Pedro Martín Hernández y Castillo, e interpretado por la Banda Municipal y la Coral Ntra. Sra. del Pino.

Hacia el año 1945, la iniciativa de don Secundino Pérez (don José Ana, como le llamaban familiarmente todos) con motivo de una misa eucarística celebrada en El Abrigado (barrio de La Rosa) quiso dignificar aquellos caminos, lo cual dio como resultado la confección de los primeros tapices de flores, en los que los vecinos del lugar colaboraron.

Estos primeros tapices, de armaduras de madera y tela metálica en las que se incrustaban flores y hojas diversas formando grandes paneles, fueron origen de una variada colección que culminaría en las que cada año adornaban las paredes de la Iglesia Vieja y casas adyacentes durante la fiesta celebrada en honor del Sagrado Corazón.

Son años en los que, en la celebración de la festividad, se vivía una efervescencia religiosa propiciada por la presencia anual de oradores sagrados, normalmente perteneciente a los Jesuitas. Recordamos al Padre Uranga y al padre Luis María Eguiraun, principalmente.

También asistimos a la irrupción de otras expresiones artísticas, como son los autos sacramentales y carros alegóricos de don Antonio Pino Pérez quien fuera odontólogo, poeta y alcalde de nuestra ciudad.

La novedad de la festividad del Sagrado Corazón fue el año 1946 el estreno del carro alegórico y triunfal “Luz y Sombra”, que sería repuesto en 1947 y 1948.

El autor de la letra fue, como decíamos, el poeta local don Antonio Pino, el de la música fue don José Pérez Pérez, la dirección técnica estuvo a cargo de don Tomás Capote Lorenzo, y el diseño a cargo del aparejador don Álvaro Menis. La financiación corrió a cargo de Pedro Capote Lorenzo. Los actores de la representación fueron mayoritariamente hijos del municipio.

En 1949 se representó un segundo carro titulado “Reinado Eterno”, repuesto en 1950. En 1951 se volvía a estrenar un nuevo carro, el tercero, con el título de “La Nave de la Esperanza”, que se repuso en 1952, 1953 y 1954. También se representaron dos poemas sacramentales, “Alrededor de la Cruz” y “Canto Sobrenatural”, este último en 1968, en la plaza de Pedro Capote Gutiérrez, o Plaza Vieja.

En la sesión plenaria del Ayuntamiento de El Paso del 15 de noviembre de 1947 se toma el acuerdo relativo a completarse el nombre del municipio pasando a denominarse “El Paso del Sagrado Corazón”. Se pretendió prolongar el nombre de El Paso y que creciera hasta redondearse del ‘Sagrado Corazón’, algo que nunca fue aprobado por la Superioridad.

Por estos tiempos, como las campanas de las hornacinas inferiores de la espadaña de la Iglesia Vieja de Ntra. Sra. de Bonanza —cerrada al culto a partir de la inauguración, en 1934, del nuevo templo parroquial— fueron trasladas a ese nuevo templo, los huecos vacíos se cubrieron con dos placas votivas alusivas al Sagrado Corazón, con los siguientes textos: “El Paso del Sagrado Corazón” y “Sagrado Corazón de Jesús, en ti confiamos”, encomiendas o frases que evidencian el arraigo popular a esta advocación en nuestro municipio.

Añadimos aquí que, desde el año 2007, ya en el siglo XXI, la Corporación municipal, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica, puso el nombre de ‘Sagrado Corazón de Jesús’ a la calle al este de la plaza Manuel Fermín Sosa Taño, en la que tiene lugar la puesta en escena de muchos de los actos —si cabe, los más señalados de esta festividad—, y en la exposición de motivos para tal proposición se señalaba: “dado que en esta calle es donde aflora y se materializa de una manera especial este sentimiento”.

El 24 de junio de 1949, festividad litúrgica, como hoy, del Sagrado Corazón de Jesús y de San Juan Bautista, comenzaba, a eso de las once horas, una erupción volcánica en el macizo de Cumbre Vieja. Posteriormente, ese volcán se conocería como ‘de San Juan’. Las celebraciones festivas de esta edición se verían perturbadas por ese fenómeno geológico.

Reciente en el tiempo y en la memoria, en el último tercio del año 2021 los habitantes de La Palma hemos tenido otra erupción volcánica, y así evocamos aquel 24 de junio de 1949 cuando aparecieron las primeras columnas ensortijadas y de humo negruzcoque, tras un silencio de siglos, anunciaban un volcán.

Días después, cuando la lluvia de cenizas volcánicas vestía de colores cadavéricos los árboles y cubría las calles de luto y de dolor, cuando flotaba en medio del espectro de la desolación y se hacía el aire irrespirable, volvía a salir en procesión y rogativa la imagen del Sagrado Corazón.

Salió del templo parroquial, y las crónicas nos dicen que: “se cubrió de aquel polvo impermeable, sin perder su augusta serenidad que nos confortaba y consolaba. Jamás hemos asistido a una procesión tan unánimemente fervorosa, de tan profundas dimensiones de religiosidad”.

Las ofrendas vegetales dedicadas al Sagrado Corazón constituyen muestras de devoción y arte singulares. Vamos asistiendo a la evolución de esta manifestación cultural, y las alfombras de flores y elementos vegetales que se utilizaban para procesionar sobre ella la sagrada imagen, irán dando paso a los tapices cada vez más elaborados, a pedestales y arcos para adornar las calles, y a la aparición de nuevas técnicas de elaboración de los trabajos para realce de la propia festividad.

Comienzan a utilizarse diversos y curiosos materiales naturales de distintas tonalidades y texturas, plasmando así imágenes más complejas. Ejemplo de éstos son los originales tapices que se elaboran con cáscaras de huevo trituradas y teñidas de diferentes colores y matices. En el año 1967 se realizaron por primera vez, en torno a cuatro grandes y artísticos arcos.

Todos los barrios rivalizaban en presentar la mayor perfección en sus tapices, agudizando el ingenio para concluir sus realizaciones con los temas más significativos y los elementos naturales más apropiados a base de tierras, flores, hojas, semillas, musgos, cardos, espigas, eucalipto, helechos, etcétera.

El artista local, don Wifredo Ramos, actual Cronista Oficial de nuestra ciudad, a finales de los años sesenta del siglo XX fue un habitual articulista en prensa escrita de la festividad del Sagrado Corazón. Queremos recordar algunas reflexiones que nuestro entrañable paisano hacía sobre esta fiesta.

En un artículo publicado en las páginas del Diario de Avisos, el 10 de julio de 1968, titulado “El Paso: Un pueblo vibrando de fervor y arte”, señalaba:

“Ante tanto encanto, y teniendo en cuenta que los tapices de flores han surgido en este pueblo, veríamos con agrado que en años sucesivos todos los barrios se animasen a presentarnos más, ya que se trata de algo muy típico que conviene destacar.”

“Sería interesante que cada año se guardasen aquellos trabajos más delicados que en su día pudiesen exponerse y conservarse en un museo. Se seleccionen aquéllos que destaquen por su primor para coleccionarlos en un original museo, y que el visitante pueda contemplarlos en cualquier momento, quedando un recuerdo de los distintos años, como ocurre —por ejemplo— con los «ninots» de las fallas de Valencia”.

Esta idea de un museo, ha sido una constante desde hace muchísimos años y parece que tiene visos de ser una realidad.

Al año siguiente, el 25 de junio de 1969, en el mismo diario y bajo el título de “El Paso: Artística apoteosis floral” firmaba un artículo en el que meditaba: “Soy de la opinión de que cada pueblo debe definirse con sus cosas peculiares. En este caso he comentado —y lo digo con la mejor buena fe— que de Mazo son típicos los arcos y descansos porque allí surgieron.

El Paso debería continuar con los tapices, los maceteros y los pedestales con cestos florales. Todo contribuye a destacar el tipismo de cada lugar y el de la isla en favor del enriquecimiento de su belleza y de su arte”.

El Paso es cuna de notables artistas, pero, en una manifestación cultural de este tipo, el arte se hace amplio y anónimo. Es la tarea, codo a codo de muchas personas, de todo el pueblo.

Pero como toda actividad transcendente tiene unas cabezas visibles, a modo de homenaje quisiera destacar —con el riesgo de omitir algún nombre, por lo cual, ya de antemano pido disculpas— a muchos de los artistas que durante décadas han contribuido al realce de la fiesta que hoy glosamos; artistas, en mayúsculas, con una mayor trayectoria y la incorporación de nuevas generaciones. Recordamos a Manuel López Pérez, Santiago González Mederos, Rodrigo González Pais (qepd), Juan Herrera López, Andrés Carmona Calero, Marcos Rodríguez Pages, las hermanas Carmen Gloria y Ela Leal (qepd), Juan Antonio Rodríguez García, Alexis González, Sergio Acosta, Cris González…

Como digo, son muchas las personas que contribuyen para que los trabajos de los barrios del municipio puedan verse expuestos en esa celebración festiva hecha arte.

2019, el año en que se cumplió el centenario de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, fue el último en que tuvimos esta manifestación festiva en la calle; luego vino la pandemia a golpearnos de una manera inmisericorde.

Ya el pasado año se realizó un arco común en el interior del templo parroquial y, este 2022 se recupera con toda la ilusión esta festividad y deseamos que, con el mayor esplendor, se celebre esta característica fiesta con un fuerte arraigo en la idiosincrasia festiva de nuestra gente.

[ElPaso}> Llegada del agua a la plaza de El Paso / María Victoria Hernández

24-06-2000

María Victoria Hernández*

(A mi buen amigo Raúl Rodríguez Pages, callado estudioso del pasado pasense)

Llegada del agua a la plaza de El Paso

La canalización de las aguas de los manantiales de Ejerjo —también conocido por Egeros— y Capitán, en la zona de La Cumbrecita fue una efeméride compartida por igual por los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane

Chorro de Don Diego

Chorro y abrevadero de Don Diego. Archivo/MVH

La canalización de las aguas de los manantiales de Ejerjo -también conocido por Egeros- y Capitán, en la zona de La Cumbrecita fue una efeméride compartida por igual por los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane.

Se puede decir, sin temor a dudas, que ha sido para los dos municipios uno de los logros históricos más importantes para su posterior desarrollo económico y social.

Tengamos en cuenta que mientras la prensa de la isla destacaba las extraordinarias y “faraónicas” obras de ingeniería del canal de Suez en Egipto, que unió dos mares, en las mismas fechas y páginas se daba cuenta de las obras de canalización, en 1867, de las primeras aguas de abasto público a los dos municipios del Valle de Aridane.

La contraposición de estos dos hechos y obras denota, amargamente, la precariedad de infraestructuras públicas con que contábamos en La Palma por esos años en una zona de la isla que hoy es el motor económico de la misma. Esta precariedad y “largas” no sólo es achacable a los organismos públicos sino también a algunas posturas radicales de algunos “mayores contribuyentes” palmeros, los “señores del agua”.

clip_image002

Plaza de El Paso, templo de Nuestra Señora de Bonanza. Archivo/MVH

El periódico palmero El Time de fecha 22 de enero de 1867, pg. 2, nos apunta claramente las fechas en que debieron llegar las aguas de la Empresa Hidráulica Aridane al hoy casco urbano del municipio de EL Paso. Recoge el rotativo diciendo:

        “La Empresa de Aridane marcha rápida y felizmente en su obra. De los cuatro trozos en que dividió la atargea (Sic) general por donde se han de conducir las aguas de Ajerjo y Capitán desde la Cumbrecita hasta los Llanos, los dos, el primero y el tercero, que fueron rematados el día 11 de abril del año próximo pasado [1866] con la condición de que había de darse concluidos en el plazo de diez y ocho meses, quedaron entregados en su totalidad el día 31 de diciembre, es decir, en menos de la mitad del plazo estipulado. De manera que hoy corre ya el agua por la atargea (Sic) desde la Cumbrecita hasta el lomo ó cueva de la Sabina; de allí por canales de madera hasta dónde llaman los Dornajos, y de este punto por atargeas (Sic) otra vez hasta la plaza de la iglesia del Paso”.

Queda con esta noticia esclarecido que el lugar de “la Plaza de la Iglesia” de El Paso ya contaba con el agua corriente de la Empresa Hidráulica Aridane, al menos y con anterioridad al 22 de enero de 1867. En nuestra opinión debieron llegar entre el 31 de diciembre de 1866, entrega de las obras, y días antes 22 de enero de 1867, fecha de publicación del rotativo.

Hoy El Paso conserva gran parte de la infraestructura hidráulica de Aridane. Por el camino hacia la Cruz Grande, pasando por el chorro y abrevadero de Don Diego, hacía el de Las Canales, el margen izquierdo de la vía lo marca el deslinde del muro (en realidad pequeño acueducto compacto) de la Empresa Hidráulica Aridane, con “cajitas de reparto” en piedra tallada y el tubo de cerámica embutido entre el amasijo de piedras y cal o cemento hidráulica.

Continúa el entubamiento por el margen derecho de las Cuestas de Hermosilla, a simple vista apreciable la tubería de cerámica en los cortes de acceso a fincas y heredades. Destaca en el fondo del barranco de Tenisca el arco, acueducto, de piedra por el que se cruzaba el agua a la población de Los Llanos de Aridane.

Tantos los abrevaderos de Las Canales, Don Diego, Paso de Abajo y Trocadero, este último en Los Llanos de Aridane, responden a un mismo concepto de construcción, planchas de piedra talladas unidas, en su parte superior, por un trozo de metal. Todos estos tramos son dignos de conservación y son muestra de una época.

Han pasado 155 largos años de la efeméride. Nos parece apropiado al menos darlo a conocer y compartir. 

(*) María Victoria Hernández es cronista oficial de la ciudad de Los Llanos de Aridane (2002), miembro de la Academia Canaria de la Lengua (2009) y de la Real Academia Canaria de Bellas Artes San Miguel Arcángel (2009)

Fuente

[ElPaso}> “Un volcán tras la ventana”. Así es la fotografía de La Palma finalista de los Premios Pulitzer 2022

12-05-2022

Un volcán tras la ventana

Así es la fotografía de La Palma finalista de los Premios Pulitzer 2022

Un volcán desde la ventana

La imagen, tomada el 28 de septiembre de 2021, muestra, vista desde la cocina de unos vecinos de El Paso, la violenta erupción del volcán de Cumbre Vieja

“Lava vista desde la ventana de una cocina en El Paso tras la erupción de un volcán en la isla canaria de La Palma, España, el 28 de septiembre de 2021”. Así describe la organización de los Premios Pulitzer 2022 la imagen del fotoperiodista español Jon Nazca que ha conseguido situarse entre las finalistas de uno de los galardones más prestigiosos del mundo.

La fotografía describe en sólo un plano la erupción urbana más devastadora en la historia de la Isla Bonita, que arrasó miles de hectáreas de terreno, viviendas familiares, carreteras y todo tipo de edificaciones.

“En algún lugar de nuestro hermoso, inmenso e infinito Universo, tuvo que acontecer anoche una alineación perfecta de galaxias masivas, para que mi nombre estuviera aquí estampado”, compartió el autor de la foto en sus redes sociales.

Las fotografías del staff de Reuters llegaron a la gran final tras presentar una espectacular colección de imágenes sobre el cambio climático, sus consecuencias extremas y los desastres naturales que han afectado al ser humano.

Fuente

[ElPaso}> De El Paso… al cielo: la historia del ascenso más emotivo del fútbol español

02/05/2022

En la temporada más difícil de su historia, el Atlético Paso ha logrado el ascenso a Segunda RFEF.

El club palmero inscribe su nombre en esta categoría tras vencer a domicilio en la última jornada al Herbania, en un año marcado por la erupción del volcán de Cumbre Vieja. Meses de incertidumbre, muchos partidos aplazados, jugando fuera de su estadio más de media liga, y con un sacrificio enorme para entrenar cada semana en una zona de la isla que quedó asolada por la lava.

clip_image001Los jugadores del Atlético Paso celebran su ascenso a la cuarta categoría del fútbol nacional

Muchas historias humanas han afectado a un club hecho para ascender al que la vida le dio un vuelco aquel 19 de septiembre cuando la tierra rugió y erupcionó un volcán que no dejó de soltar lava y areniza hasta las navidades. Tras esto, meses de reconstrucción, carreteras que quedaron destrozadas y que provocaban desplazamientos de horas para ir a entrenar cada día. Un sinfín de contratiempos con los que ha tenido que luchar el cuadro palmero hasta llegar a la meta.

No fue hasta febrero cuando el Atlético Paso pudo regresar a su estadio, que fue un centro de abastecimiento durante los meses de erupción. Y a partir de ahí comenzó a resurgir el equipo. Comenzaron a recuperar partidos aplazados, llegando a jugar 14 partidos en apenas dos meses, y no fue hasta esta última jornada cuando pudo celebrar el ansiado ascenso.

«No hay un club en el mundo que haya superado tantas adversidades. Esto es mágico» – Jorge Muñoz, entrenador del equipo palmero

clip_image002William Nazco, presidente del Atlético Paso

«Quiero acordarme de todas las personas que han perdido sus casas por el volcán. Han sido meses difíciles y este ascenso se lo dedicamos a ellos», decía el presidente del Atlético Paso, William Nazco, minutos después de que su equipo lograra el ascenso. El técnico Jorge Muñoz destacó el logro de su equipo: «No hay un club en el mundo que haya superado tantas adversidades. Esto es mágico».

Tras el descalabro de equipos canarios en Segunda RFEF, han descendido cuatro de los cinco que militan en la categoría, el Atlético Paso toma el relevo y promete dar guerra a nivel nacional porque es un equipo que no se rinde ante nada y que está preparado para luchar contra todas las adversidades que se le presenten por el camino.

Fuente

[ElPaso}> Hechos destacados. Club Deportivo Atlético Paso: Apuntes para su Historia / Carlos Valentín Lorenzo H.

(Artículo inicialmente publicado en el ‘Programa de las Fiestas del Pino 2015’)

Carlos Valentín Lorenzo H.

Club Deportivo Atlético Paso: Apuntes para su Historia

Antecedentes

Las raíces primarias de la práctica del fútbol en El Paso las encontramos en los albores de los años veinte del siglo pasado, pues se tiene constancia documental del intento de organizar un “team” de “foot-ball” en este municipio, cuando este deporte todavía era una excentricidad y merecía sólo la atención de algunos jóvenes practicantes y de un puñado de aficionados curiosos.

1 Campo de fútbol de La MontañitaLa Montañita

Ya en los tiempos de la II República, años previos a la contienda civil española, el fútbol causaba furor, y fueron algunas sociedades recreativas y deportivas las que van surgiendo y organizándose para practicar lo que con el transcurso de los años se ha denominado “el deporte rey”. Así, se organizan dos conjuntos locales en nuestro municipio: Juventud Católica, y Obrero Fútbol Club. La práctica deportiva del fútbol en El Paso se desarrollaba en esa época en el histórico campo de fútbol de La Montañita. El periódico Diario de Avisos, publicado en La Palma por entonces, recoge con fecha 16 de julio de 1932 la siguiente información sobre la construcción del citado recinto deportivo:

«El Paso. Campo de Deportes. La agrupación “Juventud Católica” de este pueblo está llevando a cabo con gran entusiasmo la construcción de un amplio campo de deportes, en el sitio denominado “La Montañita”, lo que reviste gran importancia para la juventud pasense, dada la afición tan grande que, de poco tiempo a esta parte, se ha despertado entre ésta hacia el fútbol y otros juegos deportivos. La enhorabuena a dicha entusiasta juventud por el vivo deseo que tiene en fomentar el deporte, que tanto  favorece el desarrollo físico de los pueblos».

Fueron muchas las páginas históricas que se escribieron en el legendario campo de La Montañita: inolvidables partidos de rivalidad local entre el Juventud Católica y el Obrero F. C. (¡Si el Obrero quiere la copa, que la hagan de betún, porque la de verdad se la llevó el Juventud!. Con este cántico los aficionados de uno de los contendientes celebraban las victorias, que lógicamente también tendría su adaptación cuando el triunfo sonreía al otro adversario).

2. Juventud Católica[Nota.- Si bien en muchas de las fotos se dan, siempre de izquierda a derecha, la posición y el nombre o apodo de los jugadores que en ellas aparecen (XX si no fue posible conseguir nombre o apellido, y entre paréntesis el apodo, si lo hubiere, por el que el jugador era coloquialmente conocido), en las que se indica ‘entre otros’ se dan sólo algunos datos, pero sin identificar quiénes son en la foto].

Juventud Católica. Entre otros: Juan Afonso; Manuel Padrón; Eliseo San Gil; Ismael de Paz; Norberto XX; Manuel González (Melo); Miguel XX (Catana); Marín Capote; Ernesto de Paz; Ezequiel González. || Recostado en el suelo y con gorra: Antonio Pérez (El Gato)

Los partidos de rivalidad local entre el Juventud Católica y el Obrero F. C. no dejaban de ser encuentros pintorescos, con un público en muchos casos que no entendía el Reglamento y que asistía a aquel raro y extraño espectáculo como si de un número de circo se tratase. Más atento, en ocasiones, de ver correr a veintidós muchachos con calzones que les llegaban casi a las rodillas y con una vestimenta sui generis, que comprobar si aquella bola de cuero entraba o no entre los tres palos. Sin embargo, el fútbol fue calando cada vez más entre la población, mereciendo incluso la citación en las cortas reseñas de deportes de los periódicos locales de la época.

Hacemos referencia a una noticia publicada en el Diario de Avisos, el 23 de febrero de 1933, donde se señalaba que había tenido lugar un encuentro de fútbol en el campo del Aceró, de Los Llanos, entre los equipos ‘España’ de esta localidad y el ‘Obrero’ de El Paso, correspondiendo la victoria al primero de ellos por el tanteo de seis goles a cero.

clip_image006

Obrero Fútbol Club. En pie: 1. Ismael de Paz || Sentados: 1, Regino Simón || Los demás, entre otros: Amado, Melo González, Ismael González, Montero, Manolo de Paz (Gorila), Norberto, Julián, Eliseo Calero, Antonio Figueroa, Antonio Liberato Rodríguez (Liberato), (Perito)

En los anales balompédicos de la Ciudad de los Almendros figura también el Club Deportivo Taburiente fundado en 1942 y que, por espacio de un par de temporadas, ostentó la representación de nuestro municipio en las contiendas futbolísticas. Fueron muy sonadas las goleadas recibidas por este conjunto durante la temporada 1942-43, año de su debut en el campeonato insular de liga, en la zona del Valle de Aridane. Un dato demoledor que evidencia la poca categoría futbolística que en sus inicios tuvo el conjunto “blanquirrojo” de El Paso es que, en la primera vuelta del campeonato, en cinco partidos recibió la cifra de cincuenta y tres tantos en contra, y sólo consiguió marcar dos tantos a su favor.

clip_image008

C. D. Taburiente. Delante: Los hermanos Ismael de Paz y Ernesto de Paz || En medio de ellos, Antonio Pérez (El Gato)

Es a finales de la década de los años cuarenta del siglo pasado —entre 1948 y 1949— cuando se organiza el Atlético de El Paso, equipo que podemos considerar como el precursor del actual Club Deportivo Atlético Paso. Este conjunto no llegó a federarse y, por lo tanto, nunca participó en campeonatos oficiales, pero sí disputó, con carácter amistoso, varios partidos. Algunos encuentros celebró el Atlético en el campo de fútbol del Aceró, y recordamos aquella gran victoria obtenida frente a los reservas del C.D. Canarias, de Los Llanos de Aridane, por el tanteo de ocho goles a cinco. Partido que tuvo lugar el domingo 30 de enero de 1949 y que el periódico Diario de Avisos recogía en una crónica del mismo en la edición del 8 de febrero de dicho año. Se citaba: “Una vez más… se ha manifestado el coraje bravío de los muchachos de El Paso”.

5 Atlético de El PasoAtlético Paso. En pie: 1. Victoriano Miguel Hernández Díaz (Zapatero); 2. Miguel Ángel Pérez Taño; 3. Miguel Ángel Fernández; 4, Pedro Martín (Peruco); 5. Marín Martín || En cuclillas: 1. Manuel Rodríguez Rodríguez (Pío); 2. Estanislao Domitilo Vicente Hernández Pérez (Neno); 3. Indalecio Hernández Pérez; 4. Gilberto García Sosa; 5. Antonio Capote (Toño Gabino); 6. Silverio Cruz (Perico)

Fundación del Club Deportivo Atlético Paso y primera participación en la Liga Insular

Estos precedentes de equipos de fútbol locales constituyen el verdadero embrión para que la semilla de un club federado germinara en nuestro municipio y se constituyera la entidad deportiva del Atlético Paso.

El Club Deportivo Atlético Paso fue fundado el 17 de junio de 1952, aprobándose su Reglamento interno por la Federación Tinerfeña de Fútbol el 4 de julio y por el Gobierno Civil de la Provincia el 8 de agosto de ese mismo año.

La primera Junta Directiva fundadora fue la siguiente:

  • Presidente: D. Pedro Capote Lorenzo.
  • Vice-presidente: D. Antonio Capote Lorenzo.
  • Secretario: D. Pedro Hernández Martín.
  • Vice-Secretario: D. Juan J. Afonso Martín.
  • Tesorero: D. Carlos Pérez Taño.
  • Vocal 1º: D. Juan J. Pérez Sosa.
  • Vocal 2º: D. Rosalino Mederos Díaz.
  • Vocal 3º: D. Tomás Monterrey González.
  • Vocal 4º: D. Vicente González Fernández.

En cuanto a los colores adoptados por el Atlético Paso hemos de señalar —como bien escribiera acertadamente en una ocasión el cronista local— que “son el verde, que permanentemente alborea en nuestros montes y campos, y el negro de nuestros volcanes y malpaíses. No es posible concentrar mejor en tal prenda los colores de nuestro siempre bello paisaje”.

El Club Deportivo Atlético Paso debuta en el Campeonato Insular de Liga en la temporada 1952-53. El conjunto verdinegro entraría en la escena futbolística con un equipo sin figuras, con jugadores repescados que no habían sido titulares en los respectivos clubs existentes en el Valle, y con la destacada incorporación de jóvenes canteranos del municipio.

Dado que el viejo campo de La Montañita no era apto para albergar partidos oficiales de las competiciones insulares, el Club Deportivo Atlético Paso debe entrenar y jugar como local en el campo de fútbol del vecino municipio de Los Llanos de Aridane, y así lo hace durante tres temporadas (el campo de fútbol municipal de El Paso sería inaugurado el 31 de agosto de 1955).

El Atlético Paso celebró su primer encuentro oficial en el campo de fútbol Aceró, de Los Llanos de Aridane, el 28 de septiembre de 1952, frente al Aridane C.F. del barrio de San Telmo, de Santa Cruz de La Palma, que, al igual que el equipo de El Paso, debutaba en competición en la presente temporada. La alineación del Atlético Paso fue la siguiente: Elías, Odón, Cabrera, Tomás; Eugenio, Eduardo; Neno, Manuel de Paz, Marcelino, Zapatero y Acosta. El resultado final del partido fue de tres a uno a favor del equipo capitalino, y el primer gol del Atlético Paso en un partido de competición oficial lo obtuvo Francisco Acosta.

clip_image012

C. D. Atlético Paso. Fotografía tomada el 19 de octubre de 1952 en el Estadio Aceró (Los Llanos de Aridane) antes del encuentro entre Atlético Paso y Atlético Morro que terminó Atlético Paso, 2 – Atlético Morro, 1.

En pie: 1. Marcelino Herrera Díaz; 2. Manuel Cabrera García; 3. José Miguel Jurado Pérez (Jurado); 4. Elías Núñez Hernández (Elías); 5. Eugenio Ramos Nazco; 6. Francisco Acosta León || En cuclillas: 1. Eduardo Ramos Pérez; 2. Luis Capote Pino; 3. Pedro Pedrianes Rodríguez (Pedrianes); 4. Manuel Herrera Expósito (Tatá); 5. Victoriano Miguel Hernández Díaz (Zapatero)

Tendrían que transcurrir tres jornadas de liga para que el Atlético Paso consiguiese su primera victoria, que se produjo el 19 de octubre de 1952 frente al Atlético Morro de Tazacorte, en el campo de fútbol Aceró, por el tanteo de dos goles a uno.

A mitad de temporada, después de finalizada la primera vuelta, el Atlético Paso se situaba último de la tabla clasificatoria, empatado a cinco puntos con los conjuntos de Santa Cruz de La Palma, el Atlético Palma y el Aridane C.F.

La directiva verdinegra, encabezada por su presidente, D. Pedro Capote Lorenzo (1899-1971), no quería que El Paso se quedara atrás frente a los equipos punteros del campeonato, por lo que se comenzó a fichar jugadores para hacer un equipo competitivo. A D. Pedro Capote, reputado empresario tabaquero, hay que considerarlo el verdadero promotor de la construcción de un formidable equipo en la ciudad de El Paso, que alcanzaría su máximo apogeo en la siguiente campaña deportiva con la llegada de nuevas figuras.

clip_image014D. Pedro Capote

Fue D. Pedro Capote un personaje que supo contagiar su entusiasmo a quienes le rodeaban. La incorporación a las filas del Atlético Paso de importantes jugadores foráneos, principalmente de la isla de Tenerife, fue posible gracias a los sustanciosos contratos de trabajo en la fábrica de Tabacos Capote que se le ofrecían a los nuevos fichajes. Así, recalaron en el club pasense, en esta primera campaña y entre otros: Elías, Perucho, Tatá, los hermanos Pedrianes (Pedro y Peacho), Canarito, Tomás el “Zurdo”, y Farrique.

En cuanto a la dirección técnica, el Atlético Paso, en esta primera temporada, llegó a contar hasta con tres entrenadores: Marcelino Herrera Díaz, que a su vez era jugador; posteriormente; Marcos Acosta Rodríguez, y acabaría la temporada; Eduardo Rodríguez Torres, quien se había incorporado iniciada la temporada también como jugador.

En el mes de abril de 1953, las páginas del periódico deportivo tinerfeño Aire Libre se hacían eco del acto de colocación de la primera piedra del campo de fútbol de El Paso. La aspiración de los aficionados verdinegros de contar con un campo de fútbol propio adquiría visos de convertirse en realidad.

A la conclusión del Campeonato Insular de Liga, temporada 1953-54, la clasificación final fue la siguiente: 1º C.D. Mensajero, 26 puntos; 2º U.D. Aridane, 24 puntos; 3º S. D. Tenisca, 19 puntos; 4º C. D. Tanausú, 18 puntos; 5º C.D. Atlético Paso, 17 puntos; 6º Atlético Morro, 14 puntos; 7º Atlético Palma, 11 puntos; 8º C.D. Marino, 8 puntos y 9º Aridane C. F., 7 puntos.

clip_image016

C. D. Atlético Paso. Temporada 1952-53. En pie: 1. Enrique Perucho Rosell (Perucho); 2. Juan Martín Morales (Canarito); 3. Manuel Herrera Expósito (Tatá); 4. Manuel Cabrera García; 5. Pedro Pedrianes Rodríguez (Pedrianes); 6. José Miguel Jurado Pérez (Jurado); 7. Elías Núñez Hernández (Elías) || En cuclillas: 1. Victoriano Miguel Hernández Díaz (Zapatero); 2. Eduardo Rodríguez Torres; 3. José Miguel Pedrianes Rodríguez (Peacho); 4. Tomás XX (Zurdo); 5. Alfredo Rodríguez Agüín (Farrique).

¡Aquel equipo de leyenda!

clip_image018Antonio Fuentes en su época de jugador del Real Celta de Vigo. Años cuarenta

Durante el inicio de la temporada 1953-54 el equipo pasense continúa en la misma línea de progresión con la que había finalizado la competición anterior. En el mes de agosto de 1953 se contrata como nuevo entrenador a Antonio Fuentes Fajardo (1917-1992), tinerfeño, ex mediocentro del Real Celta de Vigo de los años cuarenta. Fuentes fue uno de los jugadores más finos que ha dado el fútbol tinerfeño. Natural del barrio de El Toscal, de la capital tinerfeña, comenzó jugando en el Iberia para dar, a los 21 años, el salto al Real Celta de Vigo. A los 28 años tuvo que retirarse prematuramente de la práctica del fútbol, por prescripción facultativa.

La Junta Directiva sigue apostando por reforzar el conjunto e incorpora jugadores de superior categoría a los que habitualmente se encuentran en La Palma. Esta temporada se producen los fichajes de Eusebio, Alemán, Arteaga y Gilberto. Se logró un gran equipo, lleno de grandes figuras. El Atlético Paso estaba entre los grandes del fútbol palmero y constituía un firme candidato a optar al Campeonato Insular de Liga. La novedad de la competición de la Liga Insular, en esta temporada, radicaba en el hecho de que los cuatro primeros clasificados podrían participar en la siguiente campaña en la Primera Categoría Regional. (La competición se definió como Liga de Ascenso a Primera Regional).

9. Temp. 1953-54C. D. Atlético Paso. Temporada 1953-54. En pie: 1. Enrique Perucho Rosell (Perucho); 2. Manuel Herrera Expósito (Tatá); 3. Victoriano Miguel Hernández Díaz (Zapatero); 4. Ángel Alemán Pérez (Alemán); 5. Juan Arteaga; 6. Pedro Pedrianes Rodríguez (Pedrianes); 7. Juan Manuel Morales (Canarito); 8. Elías Núñez Hernández (Elías); 9. Tomás XX (Zurdo) || En cuclillas: 1. Eduardo Rodríguez Torres; 2. Gilberto González Álvarez (Gilberto); 3. Eusebio Hernández Pérez (Eusebio); 4. José Miguel Pedrianes Rodríguez (Peacho); 5. Luis Capote Pino

El Club Deportivo Atlético Paso se alza con el título de Campeón de Liga Insular, en dura pugna con el C. D. Mensajero. En la última jornada de liga, disputada el 2 de mayo de 1954, el Atlético Paso vence al Tanausú por tres goles a uno, consiguiendo de esta manera el título insular, tan sólo dos temporadas después de su fundación.

La clasificación final de la Liga Insular quedó de la siguiente manera: 1º C.D. Atlético Paso; 2º C. D. Mensajero, ambos empatados a 19 puntos. (Se dilucidó el campeón por mejor “golaverage” particular del conjunto pasense). El Atlético Paso ganó al C. D. Mensajero 3-2, en la primera vuelta, en el Estadio Aceró, y empató 1-1, en la segunda vuelta, en el Campo de Bajamar); 3º C. D. Tanausú; 4º S. D. Tenisca; 5º C. D. Marino; 6º U. D. La Palma; 7º U. D. Aridane y 8º Atlético Morro. El equipo de El Paso ganó ocho partidos, empató tres y perdió otros tres. Marcó 30 goles y encajó diecisiete. En la Copa Insular, el Atlético Paso quedó subcampeón, perdiendo la final ante el C. D. Tanausú por el marcador de dos tantos a uno.

El título insular le da la opción al Atlético Paso de disputar el título provincial frente al campeón tinerfeño, el Real Unión del barrio de El Cabo capitalino, en un enfrentamiento a doble partido. El partido de ida se disputó el día 29 de junio de 1954, a las 16´30 horas, en el Estadio Municipal Acero, de Los Llanos de Aridane. A las órdenes del colegiado Sr. Ramos, los equipos se alinearon así:

  • Atlético Paso: Elías, Jurado, Pedrianes, Eusebio; Canarito, Alemán; Perico, Arteaga, Peacho, Tomás “Zurdo”, y Farrique.
  • Real Unión: Noda; Alberto, Rojas I, Rojas II; Cabrera, Felipe; García, Martín, Cartaya, Diego y Goyo.

El único tanto del partido lo consiguió Peacho, y en la crónica del Diario de Avisos del 30 de junio se señalaba: “El A. Paso ha hecho un buen partido aunque le fallasen algunos elementos. Tuvo poca fortuna en el remate y debió ganar por más tantos”.

El partido de vuelta se celebró el 4 de julio en la capital tinerfeña y el conjunto verdinegro contó con alguna baja en su once titular lo que diezmó las posibilidades de hacerse con el título. El resultado final sería de dos goles a cero a favor del Real Unión que conquistó el título de campeón Regional de la Primera categoría. En las páginas del Diario de Avisos, del 8 de julio de 1954, se recoge: “Técnicamente, el partido fue malo y sólo se caracterizó por el entusiasmo de los contendientes… A El Paso le faltó el concurso de un defensa, Jurado, y al Unión, el del buen medio Felipe”.

clip_image022Copa de Campeón Liga de Ascenso a 1ª Regional. Temporada 1953-54. Título de Campeón de Liga Insular obtenido por el Atlético Paso.

A finales de febrero y principios de marzo de 1954, el Atlético Paso realizó una pequeña gira por las islas de Tenerife y Gran Canaria para jugar unos partidos amistosos con rivales de aquellas islas. Estos enfrentamientos fuera de La Palma, junto a la buena temporada realizada en el campeonato de Liga Insular, contribuyeron a que el nombre del conjunto de la Ciudad de los Almendros trascendiera de los límites insulares y se llegara a hablar, a nivel regional, de las excelencias futbolísticas del equipo representativo del municipio de El Paso.

clip_image024

Álbum Mencey

El 23 de febrero de 1954, el Atlético Paso embarcó rumbo a Tenerife, acompañado de varios directivos y aficionados. Allí jugó en el Estadio Heliodoro Rodríguez López frente al C. D. Tenerife B, el 25 de febrero, perdiendo el encuentro por dos goles a uno. Los goles del filial blanquiazul fueron marcados por Mora por partida doble, y el del Atlético Paso lo consiguió Gilberto. Las crónicas deportivas relatan “la asistencia de gran cantidad de público y la lucha resultó reñidísima, manteniendo el interés del público hasta última hora”.

Al día siguiente, el Atlético Paso se desplaza, también por vía marítima, hasta Las Palmas de Gran Canaria donde tiene previsto celebrar, en el Estadio Insular, otros dos partidos amistosos. El primero de ellos, el 28 de febrero, le enfrenta al C. D. Porteño de la ciudad de Las Palmas y, el martes 2 de marzo, se enfrentaría al equipo B de la U. D. Las Palmas.

clip_image026

1. Vicente González Fernández (Berto el de la farmacia);  2. Juan José Pérez Sosa (Juanito Pérez);  3. Benigno Mederos Perera;  4. Antonio Fuentes Fajardo (entrenador del Atlético Paso)

La prensa local, concretamente el Diario de Las Palmas, hace un seguimiento exhaustivo de la visita del equipo palmero. Así, en la edición del sábado 27 de febrero de 1954, se recoge una amplia entrevista a Antonio Fuentes, entrenador del Atlético Paso. En ella manifiesta que la expedición está compuesta por tres directivos (Benigno Mederos, Juan Pérez y Vicente González), el propio Fuentes (entrenador) y los jugadores: Perucho y Feliciano (que pertenece al U. D. La Palma) porteros; Pedrianes, Eusebio y Jurado, defensas; Canarito y Alemán, medios; Peacho, Arteaga, Gilberto, Tomás el “Zurdo”, Farrique, Perico y Manuel, delanteros.

El Atlético Paso cae derrotado por dos goles a uno frente al Porteño. Sin embargo se destaca la buena actuación del conjunto palmero, del que se dice “gustó su juego… fue bastante convincente, ya que el equipo palmero agradó por su fútbol bien coordinado y el entusiasmo que todos sus jugadores desplegaron”. El tanto del Atlético Paso fue conseguido por mediación de Arteaga de penalti. También se destacaba en la prensa que: “Una nutrida representación de la extensa colonia palmera que existe en la capital grancanaria, saboreando aromáticos puros, hizo acto de presencia para animar al conjunto de la isla Bonita”.

En el segundo partido amistoso, en Gran Canaria, el Atlético Paso juega contra el equipo B de la U. D. Las Palmas. El partido se resolvió con una derrota contundente de los verdinegros, pues por cinco goles a cero venció el conjunto amarillo de la Unión Deportiva. Se deduce del marcador que existió mayor diferencia de juego con este rival que con los anteriores que había jugado los amistosos precedentes.

También por esos años se convirtió en costumbre la visita a la isla de La Palma de algún club peninsular, de superior categoría, aprovechando el desplazamiento a Canarias para enfrentarse a la U. D. Las Palmas o al C. D. Tenerife. Estos equipos jugaban partidos amistosos contra equipos palmeros o selecciones insulares y, normalmente, en su estancia en la Isla tenían lugar dos encuentros, uno en el campo de Bajamar (zona capital) y otro en el campo del Aceró (zona del Valle).

Recordamos la presencia del Orihuela, Jerez, y Mestalla. En estos logros tuvo mucho que ver la actuación del presidente de la Delegación Insular de Fútbol, Sr. Teniente Coronel, D. Manuel Mulero Clemente. El organismo insular realizaba un esfuerzo al desplazar hasta nuestra Isla a estos conjuntos para que los jóvenes valores aprendieran de ellos y pudiesen brindar en el futuro buenas actuaciones futbolísticas.

Real MurciaReal Murcia. Temporada 1953-54. Formación en el Estadio Insular de Las Palmas, el 21 de marzo de 1954. Partido correspondiente al Campeonato de Liga de Segunda División. El equipo murciano con anterioridad había visitado la Isla de La Palma y se enfrentó en un partido amistoso al Atlético Paso.

En el mes de marzo de 1954 visita la isla el Real Murcia, de la Segunda División Nacional, aprovechando el desplazamiento a las Islas para jugar contra el C. D. Tenerife y las fechas libres del calendario por la coincidencia del encuentro internacional que jugaba España contra Turquía. Así, el Real Murcia se enfrenta en partido amistoso al Club Deportivo Atlético Paso, el 9 de marzo, en el Estadio Municipal Aceró. El conjunto del Atlético Paso se hallaba reforzado por destacados elementos de equipos del Valle. El resultado fue favorable al conjunto verdinegro por el marcador de uno a cero.

Los equipos presentaron las siguientes alineaciones:

  • Atlético Paso: Plasencia; Eusebio, Pedrianes, Jurado; Canarito, Rubio; Hugo, Arteaga, Babo, Sergio, Chanillo (Lepanto).
  • Real Murcia: Higinio; Inga, Bazaco, Marcial; Bardají, Bernardo, (Arnedillo); Fernández, Gárate, Valés, Narro Ventura (Gómez).

De los jugadores que completaron el once verdinegro, señalamos que el portero, Plasencia, el mediocampista, Rubio, y los delanteros, Hugo, Babo y Sergio pertenecían a la disciplina del C. D. Tanausú. El delantero Chanillo era jugador del C. D. Marino, y el también delantero Lepanto lo era del Atlético Morro. El único tanto del encuentro lo consiguió Sergio.

En la crónica deportiva de este encuentro, publicada en el Diario de Avisos el 10 de marzo de 1954, el entrenador del conjunto murciano, Sr. Ventura, destacaba que: “el campo de fútbol de Los Llanos de Aridane tiene equivocada la orientación”.

Cabe citar como dato curioso que, por esas fechas, se estaban realizando las obras del futuro Estadio Municipal de El Paso, y en un artículo publicado en las páginas del Diario de Avisos el 5 de mayo de 1954, titulado: “Ante el gran triunfo del Atlético Paso” (escrito con motivo del campeonato insular de liga obtenido por el equipo de la ciudad de El Paso) se señalaba: (…) Las obras de nuestro campo de deportes siguen a ritmo acelerado y no pasará mucho tiempo sin que podamos decir sin equivocarnos que poseemos el mejor campo de la Isla, pues así lo han reconocido técnicos y profesionales del deporte. La clase de terreno, la perfecta orientación con relación al sol, esa posición solar que en una tierra calurosa como la nuestra tanto importa, y que hace material y sumamente desagradables en algunos campos las actuaciones de los equipos y la asistencia de los espectadores, todo eso está salvado en el nuestro, que será el indiscutible campo de los grandes encuentros de la Isla (…).

Los aficionados de El Paso, los más viejos del lugar, aún recitan de memoria la alineación de aquel equipo del Atlético Paso, que obtuvo el primer título insular de su Historia. En más de una ocasión, hemos oído a esos simpatizantes del equipo pasense, los más veteranos, rememorar con auténtica nostalgia hechos, acontecimientos, anécdotas y características del juego del equipo verdinegro de la temporada 1953-54.

Algunos llegan a comparar la calidad de aquel equipo campeón con la actual de los equipos de Segunda División B o incluso de Segunda División A. También reviven los grandes partidos, que a lo largo de la temporada condujeron a su equipo a la victoria final. Caso del triunfo, dos a cero, ante la U. D. Aridane, y el empate agónico, a uno, en Bajamar frente al C. D. Mensajero. Y por supuesto, en la retina de los veteranos aficionados sigue impresa aquella tarde de mayo de 1954 cuando el entrenador Antonio Fuentes fue paseado a hombros tras el grandioso triunfo sobre el Tanausú y que daba el campeonato insular en la última jornada de liga. A través de todas esas aportaciones, de testigos directos del juego del Atlético Paso, durante esa campaña, queremos realizar una sucinta semblanza de los componentes de aquel conjunto del Atlético Paso, que hemos denominado como un  “Equipo de Leyenda”.

clip_image030

C. D. Atlético Paso. Equipo titular. Campeón Insular de Liga temporada 1953-54. En pie: 1. José Miguel Jurado (Jurado); 2. Elías Núñez Hernández (Elías); 3. Eusebio Hernández Pérez (Eusebio); 4. Juan Martín Morales (Canarito); 5. Ángel Alemán Pérez (Alemán); 6. Pedro Pedrianes Rodríguez (Pedrianes); 7. Enrique Perucho Rosell (Perucho) || En cuclillas: 1. José Miguel Pedrianes Rodríguez (Peacho); 2. Juan Arteaga; 3. Gilberto González Álvarez (Gilberto);  4. Tomás XX (Zurdo); 5. Alfredo Rodríguez Agüín (Farrique)

    • Así, encontramos que en la portería se alternaban Elías y Perucho. El tinerfeño Elías era un portero de grandes reflejos, ágil y seguro. El meta valenciano, Perucho, ya había jugado en La Palma durante su servicio militar en el Español y posteriormente en el C. D. Mensajero. Al conjunto de El Paso llegó con 32 años y para ser suplente de Elías, pero sus destacadas actuaciones terminaron por hacerlo titular.
    • En la defensa, jugaban Jurado, Eusebio, y Pedrianes. Jurado, lateral de categoría y plena garantía, natural del municipio de El Paso, en aquel equipo campeón insular de la temporada 1953-54 era el único jugador que actuaba en el equipo titular nacido en este municipio. Del Atlético Paso salió rumbo al CD Tenerife.
      Eusebio, otro jugador tinerfeño. Le gustaba salir con la pelota jugada. Defensa con clase y, a pesar de su 1,71 de estatura, dominaba el juego aéreo, su secreto era el salto anticipándose al contrario.
      Pedrianes, natural de Santa Cruz de La Palma, jugador éste que comenzó, en principio, en labores de delantero centro, para hacerlo después como central de gran categoría, flexible, un valladar por alto y con gran pegada.
    • Los mediocampistas: Canarito y Alemán. Canarito, vistoso y elegante en su juego. Se caracterizaba por dar extraordinarios pases.
      Alemán, a pesar de su juventud, era un batallador incansable en el centro del campo, hacía jugar y recuperaba con facilidad. Terminaría jugando en el C. D. Tenerife de lateral.
    • Y los cinco delanteros: Peacho, Arteaga, Gilberto, Tomás el “Zurdo” y Farrique. Peacho (también se le cita como Peracho) era jugador muy técnico, escurridizo, desequilibrante en sus acciones, con gol y fácil remate de cabeza.
      Arteaga, considerado por muchos aficionados como el mejor jugador de aquel equipo. Natural de la Gomera, venía de jugar en el C. D. Tenerife. Jugador virtuoso, completo, daba pases precisos y hacía jugar al equipo a su antojo. Muchos lo calificaban como un auténtico fenómeno. Jugador correcto y disciplinado, que contribuía con sus compañeros a conseguir la victoria sin empañarla con gestos ni ademanes poco correctos.
      Gilberto, gran goleador que demostró la fama de la que venía precedido. Técnica depurada, elegante en su juego y maestro tirando faltas. Tras pasar por el C.D. Mensajero se iría a Portugal (junto a Hugo Melián, el extremo del Tanausú) a jugar en el Nacional de Funchal (Madeira).
      Tomás el “Zurdo”, de su pie izquierdo se decía que tenía un guante de seda en él. Fino jugador. Enganchaba unos zurdazos impresionantes.
      Farrique (en el mundillo futbolístico nadie lo conocía por su verdadero nombre), un extremo izquierdo que marcó una época en la liga insular. Su fuerte era la velocidad, gran regate, mucha picardía.

Los demás jugadores que completaban la plantilla:

  • Manuel Cabrera García, natural de Los Llanos, lateral de plena garantía.
  • Manuel Herrera Expósito (Tatá), Un todoterreno, duro, trabajador incansable y con gran sacrificio de lucha en cada partido. Cuentan de él la anécdota de que persiguió al jugador que marcaba durante un partido, incluso cuando éste salió del terreno de juego a recibir unas instrucciones en la banda.
  • Y, por último, Eduardo Rodríguez. Jugador muy técnico, fuerte físicamente y rápido. Llegó a desempeñar labores de entrenador en el primer año que estuvo jugando en el Atlético Paso.

~~~

FUENTES CONSULTADAS

BIBLIOGRAFÍA

  • ANTEQUERA AMOR, Francisco J. Fútbol en La Palma Etapa Histórica. Santa Cruz de La Palma Centro de la Cultura Popular de Canarias, 2010.
  • ANTEQUERA AMOR, Francisco J. Fútbol en La Palma Compañeros de Viaje. Santa Cruz de La Palma Centro de la Cultura Popular de Canarias, 2010.
  • PLASENCIA MORENO, José Alonso UNA QUINTA PRODIGIOSA Recuerdos Históricos de una gran época del Fútbol en La Palma Excmo. Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane. Editorial Bencomo, 2003

PRENSA

  • Aire Libre (Semanario deportivo tinerfeño que se publicó desde 1943 hasta 1965).
  • Diario de Avisos
  • Diario de Las Palmas
  • Falange: Diario de la tarde (Se publicó en Las Palmas de Gran Canaria desde 1936 hasta 1963, año en que cambia su nombre por el de “El Eco de Canarias”).
  • (Hemeroteca de la Biblioteca Universitaria. ULPGC).

FUENTE ORAL

  • ·Pedro Pedrianes Rodríguez. Exjugador del At. Paso. Memoria viva del acontecer de aquellos años.

FOTOGRAFÍAS

  • ·Agradecimientos a: www.fotoselpaso.com. / Jorge Herrera / Pedro García / Manuel Ángel González.

[ElPaso}— Turismo volcánico en El Paso

02-11-2021

David Felipe Arranz*

El escritor y cineasta francés Guy Debord (1931-1994) escribió en La sociedad del espectáculo (1967) que “bajo todas sus formas particulares, información o propaganda, publicidad o consumo directo de entretenimiento, el espectáculo constituye el modelo presente de la vida socialmente dominante” y que el espectáculo puede ser “difuso” o de carácter consumista, como el de la sociedad estadounidense, o “concentrado”, de carácter dictatorial, basado en el culto al jefe. Años después, en Comentarios sobre la sociedad del espectáculo (1988), añadió el análisis del espectáculo “integrado”, que es transversal, mezcla de los dos anteriores y que caracteriza a las sociedades actuales: “renovación tecnológica incesante, fusión estatal-económica, secreto generalizado, falsificación sin réplica y presente perpetuo (ni pasado, ni futuro)”. Ahí es nada.

Entre jueces improvisados e inquisidores vocacionales, en el reino de lo políticamente correcto —según quién— en que algunos han convertido España, emerge en La Palma, entre erupciones de lava y lenguas de fuego, el turista volcánico, que es un insulto para quienes han perdido su hogar. En un arrebato de cinismo morboso, un curioso que se ha desplazado hasta el mirador de Tajuya, en El Paso, dice que esto de viajar a la isla a ver el volcán “es una forma de apoyar”. No sabemos cómo, pero el caso es que la desfachatez va trampeando el sentido ético. Otro alucinado asegura que “al final esto casi se está normalizando, llevamos más de cuarenta días de volcán”.

Pero cuando el propio director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Miguel Ángel Morcuende, anima a este circo colectivo —“agradecemos que vengan tantos turistas”—, es normal que, vencido el terror inicial, ya hayan pasado diez mil visitantes a solazarse con el espectáculo, desde el balcón y con palomitas. Morcuende, en un último arrebato de lucidez, ha desaconsejado la práctica deportiva en la zona. Que igual a alguno le parecerá mal no contemplar desde una lancha el derrumbamiento de la isla. Un cincuentón murciano, con vocación de mirón, dice que “es un viaje de contrastes. Ves a la gente muy triste, desesperanzada con este temor constante”, mientras se hace su obligado selfi con el paisaje ceniciento de fondo para fardar con los colegas a su vuelta. En la carretera que va desde Los Llanos al mirador de Tajuya, en El Paso, ya hay más atascos que en la madrileña Gran Vía en hora punta para ver cómo las coladas destruyen las viviendas, fincas y cultivos de los demás.

En los hoteles de la isla, la ocupación es del 100%, dividida entre los palmeros que se han quedado sin hogar y los curiosos que van a deslumbrarse con la tragedia volcánica: suben y bajan en los ascensores y comparten desayuno, almuerzo y cena sin que a nadie, al parecer, le moleste este turismo arriesgado, del que puedes volver con un ojo a la funerala o el semblante abochornado por tener más cara que espalda.

El turista volcánico ya no pierde el tiempo con el cataclismo en el telediario o en el cine, no quiere ser un espectador intermediado y que se lo cuente una chica con gafas protectoras y mascarilla; el turista volcánico quiere ser testigo personal de cómo el cono suelta más lava y más fluida, sentir el escalofrío del seísmo estando en bermudas y chanclas, porque su casa está a salvo en la península. En la televisión, todos los tertulianos ya son vulcanólogos, geólogos y expertos en catastróficas desdichas. De manera que, cuanta más lava escupa el volcán, más imbéciles tomarán su vuelo a La Palma, con el horizonte del sueño del magma y la zozobra del gentío, corriendo bajo la lluvia de cenizas; y, una vez satisfecha su curiosidad morbosa, volverán a sus quehaceres, lejos del peligro.

La decencia y el respeto por el dolor y la desgracia ajenos ya no se usan porque el personal aquí ya no tiene decencia ni respeto. “En el mundo realmente invertido, lo verdadero es un momento de lo falso”, escribe Debord. Y, en España, nos parece que ya vamos sobrados de lo segundo. La realidad de esta vida de apariencia que todos llevamos consiste en ver la lava avanzando y aproximándose a la casa del vecino, no a la nuestra.

En la sociedad del espectáculo, los medios son al mismo tiempo su fin, porque, como aseguran los paisanos que han ido a disfrutar del show volcánico, “lo que aparece es bueno, lo que es bueno aparece”, máxima circense. La actitud que el espectáculo exige por principio es esta aceptación pasiva que en realidad ya ha obtenido por su manera de aparecer sin réplica, por su monopolio de la apariencia. O sea, que ya vamos un paso más por delante de las profecías de Guy Debord.

(*) Filólogo y periodista

Fuente

[ElPaso}— El turismo volcánico desborda La Palma en el puente de Todos los Santos: autobuses llenos y atasco en la carretera

El turismo volcánico desborda La Palma en el puente de Todos los Santos: autobuses llenos y atasco en la carretera

NotaCMP. La foto que encabeza este artículo es de la pequeña plaza de la iglesia de Tajuya, un barrio de El Paso, que ahora es conocida en el mundo porque se ha convertido en el lugar preferente para observar el volcán

El Cabildo habilita transportes para ir de la capital al mirador más concurrido. Van tan llenos que la cola para cogerlos dura más de una hora. Otros turistas aparcan donde pueden y llegan andando por una carretera sinuosa y llena de ceniza arenilla