[*Otros}– Palmeros en América / David W. Fernández: Domingo Vicente de Guisla Boot y Salazar de Frías

Domingo Vicente de Guisla Boot y Salazar de Frías

(1696-1755)

De la relación del “Viaje muy puntual y curioso que hace por tierra don Miguel de Santisteban desde Lima hasta Caracas en 1740 y 1741” se hallan sendas copias manuscritas en la Biblioteca Pública de Nueva York (EEUU) y en la Biblioteca Nacional de París (Francia), y fue editada por la Academia Nacional de la Historia, en Caracas, primero resumida (1965) y luego in extenso (1970).

Acerca de la misma, también Horacio Cárdenas Becerra publicó “Un personaje del siglo XVIII: Don Miguel de Santisteban” (1975). En el relato del viaje se habla de un caballero llamado don Domingo de Guisla que en 1740, por las circunstancias de la guerra entre España e Inglaterra, proyecta en Lima, junto con el referido don Miguel de Santisteban, el viaje que por tierra realizan ambos hasta Caracas, y que es motivo de la mencionada relación.

De Santisteban se han hecho amplias referencias al publicar y estudiar su obra, pero de Guisla, el viajero que acompañó a Santisteban por los caminos de América, no se ha hecho estudio alguno, por lo que, dado el escaso conocimiento que de él se tiene, hemos de mencionarlo aquí de manera especial.

Parten ambos por vías distintas, y el 10 de octubre de 1740 arriba Guisla a Quito después de haber salido de Lima el 6 de junio próximo pasado.

Juntos continúa desde Quito la travesía por Ibarra y Tulcán, y dejando atrás la actual República del Ecuador, penetran en Colombia, pero en Pasto se enferma Guisla de fiebre palúdica, por lo que es necesario demorarse 14 días en la ciudad hasta que una dosis oportuna de quina le devuelve la salud, disipándole el ardor del cuerpo y el agotamiento.

Los maravillosos efectos del remedio observados por Santisteban lo llevarán —12 años más tarde, residenciado en Bogotá, y siendo ya un avezado conocedor de la quina— a intercambiar información sobre los resultados de la acción de la planta con el sabio José Celestino Mutis (1732-1808),

Prosiguen juntos por Popayán y La Plata, pero desde aquí Guisla continúa viaje hacia Caracas mientras que Santisteban toma otra vía que lo lleva al estado Mérida (Bailadores, Estanques, Jají) sonde tiene noticia de que hace un mes había pasado por allí Guisla. En Pueblo Nuevo se encontraron nuevamente y prosiguieron juntos por Tabay y Mucuchíes.

Se internan en el actual estado Trujillo y siguen rumbo al estado Lara por la vía de El Tocuyo, pero deteniéndose en la Hacienda de La Palma, del capitán don Juan Bernabé González Yépez, nieto del castellano don Juan de Yépez, fundador de la estirpe de los Yépez, de larga descendencia en las tierras tocuyanas. El dueño de la hacienda los atiende con esplendidez y les sirve en la mesa vino malvasía de Canarias que deleita especialmente a Guisla quien hacía mucho tiempo que no probaba esta exquisitez de su suelo nativo.

Continúan viaje, y el 22 de septiembre de 1741 Guisla y Santisteban arriban a Caracas. El mismo día visitan al Gobernador don Gabriel de Zuloaga, por boca de quien saben que dentro de un mes partirían de La Guaria para la Metrópoli dos navíos de la Compañía, y en su conserva una fragata de don Jerónimo de Guisla, hermano del referido don Domingo, fragata ésta que volvía a la isla de La palma de donde había venido de registro.

Al partir Santisteban para La Guaira el 20 de abril de 1742, registra en su relación que Guisla quedó en Caracas de donde debió regresar a Lima para morir allí trece años más tarde.

***

Domingo Vicente de Guisla Boot y Salazar de Frías había nacido en Santa Cruz de La Palma (Canarias) el 12 de abril de 1696, y fue bautizado dos días después en la parroquia matriz de El Salvador, de su ciudad natal.

Fue su padre don Juan de Guisla Boot Campos y Castilla, quien en América había sido jefe de las Fuerzas de Santa Fe de Bogotá, en la actual República de Colombia. Y fue su madre doña Beatriz Hermenegilda Lorenzo de Monteverde y Salazar de Frías, igualmente de linajuda prosapia.

Don Domino de Guisla había sido capitán de milicias y Alcaide del Castillo de San Miguel en su isla natal de La Palma, y posteriormente incorporado al Ejército de Andalucía. Fue Corregidor y Justicia Mayor de Calca y Lares, en el Perú, en cuyo empleo se desempeño realizando una buena administración.

Contrajo matrimonio en Lima el 8 de diciembre de 1746 con doña Isabel de Larrea y Riaño, nacida el 13 de septiembre de 1718, e hija del capitán don Juan Ignacio de Larrea y Eguía, caballero de Vergara, en Guipúzcoa, y de doña Rosa de Riaño y Acuña Guevara y Ayala, natural de Lima

Fue caballero profeso del Hábito de Calatrava, y testó, ante don Francisco Maléndez, el 14 de agosto de 1755, en Lima, donde falleció el 17 de agosto de 1755.

Don Domingo y doña Isabel fueron padres de:

• Don Juan de Guisla y Larrea, nacido en Lima en 1747

• Doña María de Guisla y Larrea, que falleció soltera en Lima el 14 de abril de 1819.

• Doña María Hermenegilda de Guisla y Larrea, nacida en Lima el 3 de abril de 1751. Se casó en su ciudad natal el 29 de octubre de 1775 con su primo hermano, don Carlos José de Guisla Boot Salazar de Frías y Abreu y Van de Walle.

Don Domingo Vicente de Guisla Boot y Salazar de Frías fue un miembro de la nobleza canaria que se había establecido en América donde desempeñó cargos político-administrativos, fundó hogar en el que nació su hija, la IVª Marquesa de Guisla Guiselin que, no obstante ello, contribuyó durante la Guerra de Independencia de Hispanoamérica a defender la causa patriota.