[*Otros}– Palmeros en América / David W. Fernández: José Pinto de Guisla y Van de Walle (2/2)

Gaspar José Pinto de Guisla y Van de Walle
(1701-17¿?)

Tanto Urrelo como los sanfelipeños se preparan para la lucha. Zuloaga ordena a Urrelo que reúna toda la tropa necesaria para rendir y poner en sujeción a San Pelipe, pero dos días después, al saber que los sanfelipeños recibían refuerzos de los holandeses e ingleses, y pensando que peligraba toda la Provincia, da una contraorden y opta por pactar. El doctor Bernardo Raimundo Dacosta Romero hará de mediador entre ambas partes. Los sanfelipeños envían un propio a Bogotá para lograr que el Virrey conozca la causa y los arrebatos de Zuloaga, pero el Virrey aprueba lo dispuesto por éste. Sin embargo, Zuloaga no cree conveniente renovar el nombramiento de Basasábal.

Por fin Urrelo entra en San Felipe. Ante él desfilan los declarantes de la ciudad. Viñas, Moneda y Arias son encerrados en Puerto Cabello. Otros son expulsados. Los cabildantes continúa díscolos, pero ahora la mayoría apoya a Urrelo, quien embarga las haciendas a los cabildantes. Se considera a Viñas el cabecilla del motín. Pasa el tiempo y, por fin, llega a España el sumario. El Consejo de Indias está en sesión plenaria. Los miembros del Real y Supremo Consejo emiten opiniones diversas. El Marqués de la Regalía —coterráneo de Pinto, que había sido Gobernador y Teniente de Capitán General de Venezuela, y quien, años antes, en informe al Rey, reconoce la necesidad de alguna tolerancia en el comercio libre si se quiere que el pueblo viva en una provincia tan pobre como Venezuela— pide que se siga la causa contra Basasábal. Otros opinan de igual modo. Por acuerdo final, San Felipe queda con su título de Ciuad, que estuvo a punto de perder, y los rebeldes van, unos a Caracas y otros al destierro perpetuo. Los más sufren la confiscación de sus bienes. Ninguno es condenado a muerte.

Si entre las sublevaciones de tipo económico que se realizan en Venezuela contra la Guipuzcoana, el levantamiento de Juan Francisco de León es el de mayor envergadura, y la rebelión de Andresote, en 1732, fue la primera entre las de alguna importancia, el motín de San Felipe es el mejor organizado y el único que logró su cometido: que el vasco Basasábal no fuera Teniente Justicia Mayor de San Felipe. Pues Andresote no alcanzó su propósito de algunas libertades de comercio en los valles de Yaracuy. Ni tampoco Juan Francisco de León consiguió el suyo: la expulsión de los vascos. Sin embargo, San Felipe, por voluntad de su pueblo, todavía en la primera mitad del siglo XVIII, en una época en que el poderío de los monarcas era absoluto, obtiene, por medio de todo un levantamiento contra los que en Venezuela representan al Rey, que sea anulado el nombramiento de uno de estos representantes reales.

Los promotores del motín de San Felipe fueron, como en el drama de Lope de Vega, “Todos a una»; sin embargo, no fue movimiento acéfalo, sino que estuvo dirigido por el grupo de los que componían el Cabildo. Entre éstos se ha señalado a Viñas como el principal ejecutor, pero, a pesar de ello, parece ser que Pinto, Alcalde Ordinario y familiar de casi todos los cabildantes, fue el que actuó como dirigente de estos hechos en los primeros momentos; así se desprende no sólo de una de las órdenes de expulsión dadas por Zuloaga el 16 de enero de 1741 —en la cual aparece Pinto citado de modo particular, y encabezando la lista de los condenados al ostracismo— sino también de la mención que hace de Pinto en sus declaraciones Francisco Venancio García, pardo libre, uno de los hombres que iba en compañía del Alcalde de la Santa Hermandad en la comisión que se entrevistó con Urrelo. Sería presumible que luego, en luna de miel, las delicias de himeneo hicieron que no fuera Pinto sino Viñas el que llevara la voz cantante que se oyese en el San Felipe revolucionado.

Pinto tuvo dos hijos, los cuales nacieron en Venezuela:

A.= Antonio Ignacio Pinto de Guisla y Matos (1743-1824), sucesor de la casa y mayorazgo de Guisla y Pinto —fundado por don Diego de Guisla y Corona, y su mujer doña María Pinto de Guisla, en 1698, del que se instituyó don Pedro de Guisla y Corona, en 1706—, y de los patronatos fundados respectivamente por don Miguel de Ceballos y Estrada en 14 de mayo de 1695 por ante Pedro Jiménez y el capitán Servan Grave y doña Margarita Portillo, su mujer, en 11 de noviembre de 1648 ante Tomás González de Escobar.

Fue Caballero de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, Coronel de Infantería de los Reales Ejércitos, Gobernador de las Armas en la isla de La Palma, donde murió. Había contraído matrimonio dos veces, pero ninguno de ellos dejó descendencia.

B.= Juan José Pinto de Guisla y Matos (17..-18..), casado en Venezuela con doña Luisa Díaz Payva, natural de Nutrias (Barinas), hija de don Pedro Díaz y de doña Francisca de Payva. Tuvo un hijo llamado

a.= José de Santa Ana Pinto de Guisla y Díaz Payva (17. .-1865), también nacido en Venezuela y bautizado en Santo Domingo de la Cotiza, que era entonces un pueblo de las Misiones Dominicas de Barinas, y hoy es municipio del distrito Rangel en el estado Mérida. Fue el útimo varón de la casa de Guisla de Pinto, y, por ello, último poseedor del mayorazgo y los patronatos de su casa que había heredado de su tío. Fue Capitán de Milicias Provinciales de Canarias.

En Santa Cruz de La Palma se casó con doña María de las Nieves Poggio y AIfaro, nacida el 25 de septiembre de 1797, e hija del teniente coronel don Joaquín Poggio y Alfaro, y de doña María Magdalena de Alfaro y Poggio, nieta por línea paterna del teniente coronel don Félix Poggio Escobar Maldonado y Valcárcel, y de doña Laureana de Alfaro y Poggio, su esposa y prima hermana; y nieta por línea materna de don Francisco Antonio de Alfaro y Poggio y de doña María de las Angustias Poggio y Valcárcel.

Murió en Santa Cruz de La Palma, dejando descendencia que alcanza a nuestros días, como sus nietos, los abogados Pedro Cuevas Pinto de Guisla (1875-1957), orador elocuente y Decano del Colegio de Abogados de la isla de La Palma, donde fue Delegado del Gobierno de S. M. y Presidente del Cabildo Insular; y Ezequiel Cuevas Pinto de Guisla (1880-1936), también notable por su elocuencia oratoria, y Fiscal de la Audiencia Territorial de Barcelona (España).