[*Opino}– Se divorcian tras descubrir que eran la misma pareja en la Red

Carlos M. Padrón

No creo que haya que ser psicólogo para saber la respuesta: a través del computador no se puede ejercer la “autoridad” que concede el papel maldito, o sea, el acta de matrimonio. Chateando por Internet son novios, pero en la vida real son marido y mujer atados por un contrato.

Chateando, cada uno descubrió en el otro el mismo conjunto de cualidades que, de cara a cara, les llevaron a enamorarse una vez en la vida real. Pero ese conjunto desapareció por obra del “derecho de propiedad”, sentido de “posesión” y seguridad legal que concede el papel maldito.

Por eso he dicho “Si es una buena novia, ¿por qué arriesgarte a casarte con ella?”.

***

16/10/2007

Belgrado. (EFE).- Un hombre y una mujer que entablaron contacto por Internet y se enamoraron tras intercambiar unos pocos mensajes electrónicos, eran en la vida real pareja, pero sus problemas matrimoniales les llevaron a buscar un alivio virtual, precisamente lo que les llevó al divorcio.

Según informa hoy el semanario serbio “Zabavnik», los dos no podían imaginarse la vida sin el apoyo que se daban el uno al otro “chateando” sobre los problemas que sufrían. Él empezó a llamarla “Azúcar” y ella a su pareja virtual “Príncipe de la satisfacción».

Cuando la relación se volvió lo suficientemente seria, decidieron encontrarse, pero la reunión disipó la ilusión, ya que resultaron ser la mujer y el marido que a diario tenían graves disputas y en la práctica de ninguna manera se denominaban con nombres cariñosos.

Inmediatamente decidieron divorciarse alegando el engaño matrimonial como motivo.

El semanario asegura que se trata de una pareja de la ciudad central bosnia de Zenica, e indica que se debería plantear ante los psicólogos por qué una pareja se lleva excelentemente por internet y mal “sin el computador».

La Vanguardia