[Col}> Manuel "Lera" / Alberto Taño Martín

MANUEL «LERA«

A tía Armenia, por todo.

El muchacho aguardaba impaciente en el camino, ya distinguía luces y oía ladridos en algunas casas del pueblo. Esperaba la señal, la luz de la cocina. Entonces bordearía la construcción más moderna del sitio, el garaje, y descendería por la entrada principal, bajo el parral, hasta la casa. El «Caruso» y la «Forastera» lanzarían sus primeras señales de ansiedad.

Manuel 'Lera'

Manuel ya calentaba café y se preparaba su rutinario cazo de leche de cabra con gofio. Después del saludo, el muchacho cogió la llave grande del alféizar de la chimenea y bajó por el hurón, el «Rapadura». El viejo ponía nombre y sobrenombres a todo y a todos.

El chico lo acompañaba desde finales de la temporada pasada, cuando la abuela se lo pidió a su hermano Manuel. Cazaban siempre en «El Lomo del piojo», un cazadero cercano que después de algunos años había llegado a conocer como las huertas y los patios de su casa. Sabía de todas sus madrigueras, de sus puertas y «suspiros», de sus dificultades, del tiempo de espera paciente en cada una de ellas.

Cuando regresó con el hurón en la «aljaba», Manuel ya terminaba de preparar el saco. El muchacho había tardado en ponerle el «guisio» al carnicero, le faltaba práctica y le sobraba desconfianza.

— Por fin, tío Manuel, ¿adónde vamos?

El chico, estimulado por las experiencias de otros amigos de su edad, deseaba cambiar, conocer otros lugares, por eso temía la respuesta.

— ¡Bah! Yo creo que adonde mismo, no nos molesta nadie y no nos ha ido tan mal. Más arriba o más abajo el perro siempre llama alguno.

Manuel «Lera» era hombre de costumbres y le costaba variarlas. Manuel cazaba como cazó su padre, tiempos difíciles en que cazar era, además de evasión, sustento.

En la isla ya rajaba el sol. En lo que iba de mañana sólo habían huroneado uno que el perro había llamado «de morada». El conejo arrancó pero se les aculó cerca de una de las puertas de la madriguera, no quiso botarse, el bicho lo mató y no lo pudieron sacar. Manuel volvió a prometer un zálamo para la próxima cacería.

— ¡Corre! Escucha al «Caruso», está llamando, éste lo tiene cerca, está «encubilado». ¡Tapa, tapa! ¡Que no se eche fuera!

El chaval ya sabía que la principal cualidad del perro era localizar y avisar de la presencia del conejo en las rocas volcánicas. Si el conejo se echaba fuera, poco se podía hacer. El viejo «Caruso» al diente era un desastre, parece ser que siempre lo había sido. Con la «Forastera» no se podía contar aún, quizás nunca, se había pasado la mañana jugueteando y ahora andaba tras los lagartijos.

A pesar de su ímpetu adolescente y de su habilidad para correr sobre la lava con la ayuda del palo de almendrero con regatón, llegó exhausto. Sentía los latidos acelerados de su corazón y un cosquilleo vertiginoso en la parte baja —muy baja— de su vientre, sensación que sólo había experimentado en estos lances y cuando el profesor advertía de los minutos finales de un examen con preguntas por responder.

Actuó con rapidez. Soltó el palo y se desprendió de la mochila. Dejó que el perro siguiese llamando por el hueco mayor y tapó con piedras las otras dos o tres posibles salidas. Podía ser la última oportunidad de romper el «cerrete». El viejo sólo cazaba hasta el mediodía, el calor y el terreno imponían el horario. Aunque no fuese así, Manuel no podía pasar sin su siesta de pijama bajo las sábanas y sin la partida de zanga en el Bar Central, ya por la tarde.

No tardó en llegar. Apartó al perro y tendió una de las redes que portaba en el saco. Manuel revisó el trabajo de Alberto, quizás en esos momentos de docencia veía en él a su añorado nieto, tan presente y tan lejano por la emigración.

Regresaban, ya la «María» estaba a la vista. Así llamaba Manuel a la Hillman, gris, matrícula cincuenta mil, que le había servido desde años atrás —después de vender su última bestia— como peón y ayuda cuando iba a coger pasto al Caletón, en la recogida de almendras en Tacande, en la vendimia en Las Manchas y en el transporte a la costa, donde Manuel, después de años de sacrificio y ahorro en las medianías, había logrado adquirir unos celemines de tierra y sembrar plataneras, su principal medio de vida.

Pasaron los años, Manuel murió, pero Alberto nunca lo olvidará. Quizás veía en el viejo al abuelo que no llegó a conocer.

Alberto Taño Martín
El Paso (La Palma), junio de 2000

[MS}> La vacuna universal para la gripe, más cerca: un nuevo fármaco inmuniza frente a 20 virus diferentes

La vacuna universal para la gripe, más cerca: un nuevo fármaco inmuniza frente a 20 virus diferentes

La nueva vacuna, basada en la tecnología de ARN mensajero, ha tenido éxito en pruebas de laboratorio, y pasará a ser ensayada en pacientes

[MS}> La bacteria de la lepra puede regenerar órganos vitales

La bacteria de la lepra puede regenerar órganos vitales

En un estudio experimental que tiene como protagonistas a investigadores británicos de la Universidad de Edimburgo, se concluye que manipulando en laboratorio la bacteria Mycobacterium leprae (también conocida como bacilo de Hansen), responsable de la lepra, es posible regenerar el hígado en animales adultos, sin fibrosis ni tumorigénesis

[LE}> «Huir a» y «huir de», diferencias

Para expresar que una persona abandona un lugar para evitar un daño o un peligro, lo más adecuado es decir que huye de ese lugar o daño, con la preposición ‘de’, y no que huye a él.

Uso no recomendado

  • Rumanía, Hungría y Eslovaquia han mostrado su disposición a recibir ciudadanos ucranianos que están huyendo a la guerra.
  • Los haitianos también huyen a la pobreza y a la falta de alimentos.

Uso recomendado

  • Rumanía, Hungría y Eslovaquia han mostrado su disposición a recibir ciudadanos ucranianos que están huyendo de la guerra.
  • Los haitianos también huyen de la pobreza y de la falta de alimentos.

Tal como se comprueba en el Diccionario del estudiante de la Real Academia Española, cuando el verbo ‘huir’ significa ‘alejarse deprisa, por miedo o por otro motivo’, puede ir acompañado de un complemento con ‘de’ para indicar el punto de partida (huyeron del lugar del crimen) y un complemento con ‘a para señalar el destino (huyó al extranjero). De modo similar, la frase «La población no sabe a dónde huir» se refiere a que no tiene un lugar al que poder ir.

Es posible que ‘huir’ vaya seguido del lugar que se abandona, y en tal caso no se escribe la preposición (huir la ciudad), o de una persona que se quiere evitar, y entonces va con ‘a’ (le huye a su rival). Sin embargo, se trata de una construcción que el Diccionario panhispánico de dudas considera rara y que en las noticias conviene evitar cuando se pueda transmitir una idea opuesta a la que realmente se quiere expresar.

Fuente


[Cur}> España sigue temiendo a las brujas: el 33% cree que hay personas que lanzan hechizos y maldiciones

España sigue temiendo a las brujas: el 33% cree que hay personas que lanzan hechizos y maldiciones

Un análisis global sobre la tendencia a creer en lo sobrenatural sitúa a nuestro país como uno de los más supersticiosos de Europa Occidental

[Cur}> Así surgió el termómetro de mercurio, un instrumento con paradigma propio

Así surgió el termómetro de mercurio, un instrumento con paradigma propio

El aire se expande y se contrae con la temperatura del agua. Lo mismo ocurre con metales como el mercurio. Tras siglos estudiando estas reglas de la Química, un nuevo aparato médico nacía