[Opino}– ‘¿Por qué somos pobres los españoles?’

Carlos M. Padrón

A pesar de que soy totalmente alérgico a los impuestos —y diga lo que diga el Papa, sólo los aceptaría como obligación si naciera yo de nuevo y me lavaran el cerebro desde edad de pecho— de todo lo dicho en el artículo que copio abajo, que parece ciencia ficción pero no lo es, lo que más me llamó la atención —y me alteró el humor cuando viví en Madrid— es lo del pago a los Bancos de comisiones POR TODO, las operaciones evidentes y las que no lo son tanto.

Tal vez sea porque por casi 30 años mi trabajo en IBM fue con Bancos y sé bien cómo operan en casi todos los países, pero eso de que yo deposite mi dinero en un Banco para, supuestamente, tenerlo en lugar seguro y asequible, y que —y esto no supuestamente, sino al 100% de seguridad— el banco haga negocio con ese mi dinero prestándolo a interés, y no sólo no me pague nada de interés a mí, o me pague una miseria, y encima quiera cobrarme por “hacerme el favor” de guardarlo, me pareció un robo descarado; algo basado en un sistema ideado para explotar a los ciudadanos, y apoyado por el gobierno.

Es de cajón que si para tener disponible mi dinero lo deposito en manos de alguien a sabiendas de que ese alguien va a hacer negocio con él, soy yo el que debe recibir pago de “alguien”, y no yo quien tenga que pagarle a “alguien” por ese depósito.

Porque quieren que les depositen dinero es por lo que los Bancos lanzan campañas publicitarias, y por eso es el Banco el que debe estar agradecido —y mostrar en metálico ese agradecimiento— de que yo le deposité mi dinero; no al revés.

~~~

A un amigo que vive en la Florida (EE.UU.) le envié un e-mail con esta pregunta: ¿Por qué somos pobres los españoles? Y ésta fue su respuesta:

Hola. ¡Cómo se ve que los árboles no le dejan ver el bosque! ¿Cómo pueden los españoles llamarse pobres cuando son capaces de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago yo, y se dan el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y celular un 80% más caras de lo que me cuestan a mí?

¿Cómo pueden llamarse pobres cuando por servicios bancarios y tarjetas de crédito pagan el triple de las comisiones que aquí se pagan, o cuando por un auto que a mí me cuesta 2.000 dólares, ustedes pueden pagar el equivalente a 20.000 dólares? El por qué ustedes sí pueden darse el gusto de regalarle $18,000 dólares al gobierno y nosotros no, es algo que ¡NO ENTIENDO!

Nosotros, los habitantes de Florida, somos pobres. Por eso el Gobierno Estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (hay otro 4% que es Federal; total = 6%), y no el 16%, como a ustedes los ricos que viven en España.

Además, son ustedes los que tienen ‘Impuestos de Lujo’ —como los impuestos por gasolina y gas, por alcohol, cigarros, cigarrillos, cerveza, vinos, etc. que alcanza hasta el 320% del valor original, y otros como impuesto sobre las utilidades y sueldos, impuesto sobre automóviles nuevos, impuesto a los bienes personales, impuesto a los bienes de las empresas, e impuesto por uso del automóvil. ¡Y dichoso el que todavía se da el lujo de pagar un 16% de IVA por estos impuestos, además de todos los tramites y pagos nacionales y municipales!

Si ustedes no fueran ricos, ¿qué sentido tendría que les pusieran unos impuestos de ese calibre? ¿POBRES? ¿de dónde? Un país que como España es capaz de cobrar —y por adelantado, mediante anticipos— el IMPUESTO A LAS GANANCIAS Y A LOS BIENES PERSONALES, necesariamente tiene que nadar en la abundancia, porque considera que los negocios de la nación y de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias a pesar de saqueos y asaltos, mordidas, terremotos, sequía, invierno, corrupción, saqueo fiscal e inundaciones y, por supuesto, que es seguro que todos deben de ganar muchísimo.

Los pobres somos nosotros, los que vivimos en USA y que NO pagamos Impuesto sobre la Renta si ganamos menos de $3,000 al mes por persona (más o menos 2.300 €). En España, en cambio, pagan seguridad privada en bancos, urbanizaciones, municipales, etc. mientras que nosotros nos conformamos con la pública. Ustedes hasta envían a sus hijos a colegios privados, y mire si seremos pobres aquí en EE.UU. que las escuelas públicas nos prestan los libros de estudio previendo que no tengamos con qué comprarlos.

Supongo que, como todo rico, usted tiene un auto y está pagando un 8 ó 10% anual de seguro; si le sirve de información, yo pago sólo $345 dólares por año. Y, como a ustedes les sobra el dinero, sí pueden efectuar pagos anuales en concepto de eso que ustedes llaman IMPUESTO DE CIRCULACIÓN, mientras que acá nosotros no podemos darnos esos lujos y pagamos $15 dólares anuales por el STICKER, sin importar qué modelo de auto se maneje; pero, claro, eso es para gente de recursos.

Vamos, que usted se quedó en ESPAÑA porque es RICO. Son los pobres como yo los que nos vinimos a probar suerte a otros lados.

Bueno, le mando un abrazo, y luego me cuenta cómo les va con el nuevo presupuesto; lo que sí es seguro es que les aumentaran más los impuestos. Pero no se preocupen que la inflación se los va a diluir. Pero bueno, eso es lo de menos cuando se tiene el dinero para pagarlos. Y tengan por seguro que en el próximo discurso le van a dar un tremendo aplauso a su presidente.

Además, eso es lo que hay que pagar por vivir en la 8ª potencia mundial, el mejor lugar del mundo y tercero donde la gente se siente más feliz del planeta.

Un saludo:

Su pobre amigo inmigrante.

Fuente: Harto. Visto en el blog de Jesús Salamanca