[*Otros}– Los informes sanitarios confirman que el agua de la Fuente Santa es medicinal

03.12.08 

Se sabía, pero había que demostrarlo; y ahora, ya es indiscutible: Las aguas de la Fuente Santa, en el municipio de Fuencaliente (La Palma), tienen propiedades minero-medicinales y termales, según certifica la dirección general de Industria tras comprobar los resultados positivos de los diferentes estudios, principalmente sanitarios, realizados en el manantial por varios departamentos.

La historia ya le otorgaba propiedades curativas, aquéllas que ya se reflejan en documentos del siglo XVII de diferentes casas reales europeas, pero la fuente, que fue sepultada por el volcán de San Antonio en 1677, y localizada después de 300 años de búsqueda, necesitaba de estudios científicos que lo corroboraran.

«No son aguas cualquiera, ni mucho menos; ahora ya podemos afirmar que tienen una calidad y unas cualidades que permiten cumplir con toda la normativa para ser declaradas minero-medicinales», afirmó González Mata, director general de Industria.

El político palmero dejó claro que «Hemos dado un primer paso fundamental, pero ahora queda desarrollar y aprovechar la Fuente Santa. El futuro promotor o inversor ya sabe las condiciones del agua, la calidad que tiene, y ahora se decidirá, a través del consorcio que se ha creado al efecto entre las diferentes administraciones locales, insulares y regionales, qué se hará con el manantial».

González Mata afirmó que «Nos sentimos orgullosos de tener la certificación de la calidad de las aguas, …. (la Fuente Santa) fue parte de la economía y de la historia de La Palma, y, después de un gran esfuerzo económico, se logró descubrir el naciente de la fuente. Ahora queremos que vuelva a ser en el futuro cercano un motor económico para la Isla. Para ello, ya hemos dado el primer paso».

El director general de Industria dijo que a partir de ahora se deben dar todos los pasos necesarios para lograr la declaración del aprovechamiento de este recurso; es decir, su explotación, «para lo que también es clave haber certificado las propiedades de las aguas», destacando además que el manantial debe regirse por la normativa minera y no hidráulica, ya que «se trata de un aprovechamiento mineral».

Fuente: EL DÍA, Fuencaliente

***

Cortesía del Dr. Juan Antonio Pino Capote.