[*HG}– Gazapo vanguardista: Se suicida en Italia

Titular en La Vanguardia (España) del 21/11/08:

Un hombre mata a su mujer y a sus tres hijos y después se suicida en Italia.

Queda claro que el suicidio fue en Italia, pero, ¿dónde mató ese hombre a sus cuatro víctimas?

Porque lo de ‘se suicida en Italia’ tiene sentido propio que podría causar confusión, y porque ‘en Italia’ no sólo tiene que ver con el suicidio sino con todo el hecho, lo que debieron escribir —aunque La Vanguardia insista en poner los lugares al final, según lo ordena el para ellos primer mandamiento del Fablistanismo — pero no escribieron es, p.ej.,

En Italia, un hombre mata a su mujer y a sus tres hijos y después se suicida.

[*UA}– PADRONEL ha superado el MILLÓN DE VISITAS

Carlos M. Padrón

1millon2

Cuando el 22 de mayo de 2006 arrancó Padronel —en cuya gestación intervinieron mi amigo Jairo, que me dio y demostró la idea, y luego mi hija Elena que insistió en que la pusiera en práctica— no tenía yo ni remota sospecha de las sorpresas que este blog iba a depararme, ni que muchas de ellas serían problemas de mayor o menor gravedad, pero problemas que me causaron preocupación y cuya solución tomó bastante tiempo.

Desde su inicio, Padronel ha tenido cuatro alojamientos diferentes, ha estado bajo dos programas diferentes y no compatibles entre sí, y ha presentado tres distintos formatos. El que ahora presenta es —por sobriedad, claridad y carencia de elementos decorativos o superfluos— el que menos me disgusta de entre los permitidos por su alojamiento actual, que tampoco es el de mi agrado pero el único, de entre los que conozco, que minimiza el riesgo de problemas técnicos, y de los para mí dolorosos bloqueos (corte total de acceso al blog) supuestamente debidos a que las muchas visitas causan congestionamiento en el CPU (computador servidor) del alojamiento de turno.

Esto no obstante, las visitas han ido en aumento, y aún la primera versión de Padronel, alojada todavía en mi dominio, sigue recibiendo un promedio de 3.500 visitas por semana —que cuentan también para el cómputo— a pesar de que se quedó obsoleta desde el 04/07/2008 y de que está mutilada, pues perdió sus imágenes cuando se hizo la migración del blog a un alojamiento diferente y bajo un programa diferente.

La parte buena es que cuando el 22/05/2007 cumplió Padronel un año de vida habiendo recibido más de 110.000 visitas y, para celebrarlo, mi hija Alicia me hizo una ilustracióncomo también hizo la que encabeza este post­ (¡gracias, hija!)—  no pensé que en tan sólo 18 meses más alcanzara el millón de visitas, a pesar de los bloqueos ya mencionados, que lo tuvieron  fuera de servicio por un total de casi tres semanas.

Ciudades-28

Esto se explica porque su cobertura ha crecido tanto que pasa de medio mundo, llegando a una o más ciudades —cada una con una cantidad de visitantes que a veces ha pasado de 100— de todos los países de América y de la mayor parte de los de Europa, sean o no de habla hispana —Rusia y Ucrania incluidos—, de algunas regiones tan aisladas como Alaska y Newfoundland, y de otros países para mí tan sorprendentes como Ruanda, Mozambique, Kenya, Etiopía, Yemen, India, Israel, Camboya, Tailandia, Filipinas, Japón, Corea, Singapur, Australia, Nueva Caledonia, Nueva Zelanda,… y un punto en el Golfo de Guinea que, según todos los indicios, no es un país ni una ciudad sino un portaviones useño que tiene algo que ver con el Medio Oriente.

coberturaNOW

Cobertura de las 24 horas inmediatas anteriores a la publicción de este artículo.

Y esa gran cobertura es la parte buena, no tanto por la cantidad de visitantes sino porque todos ellos, dispersos por el globo, han tenido que saber de la existencia de mi pueblo natal, El Paso y , por lo menos, dónde está ubicado, y tal vez hasta hayan leído algo de su historia, costumbres, leyendas, personajes, etc., que, repito, es lo que más me interesa.

¡Mil gracias a todos esos visitantes, en particular a los asiduos!

 

[*HG}– Gazapo del día: ‘Sino’ en vez de ‘si no’

Escrito en Periodista Digital (España) en el artículo titulado “Se busca mujer o gay para sustituir a ZP”, publicado el 26/11/08:

Todas las apuestan coinciden en que será una mujer o, sino, "un homosexual salido ya del armario".

Porque el autor de ese escrito ignora la diferencia entre ‘sino’ (conjunción adversativa) y ‘si no’ (locución condicional), habrá que decirle que lo que debió escribir es,

Todas las apuestan coinciden en que será una mujer o, si no, "un homosexual salido ya del armario".

[*Otros}– San Bartolo de La Galga / José G. Rodríguez Escudero

12.08.08

San Bartolo —como se conoce popular y cariñosamente a San Bartolomé, patrón del barrio de La Galga en el término municipal palmero de Puntallana— se venera en la pintoresca ermita homónima erigida al borde de un profundo y sobrecogedor barranco.

Barrancos de La Galga y La Fuente

(Barranco de La Galga)

La primera referencia histórica de este recinto religioso se encuentra en las Sinodales del obispo Vázquez de Arce en 1515, lo que da una idea de su antigüedad. En aquella temprana época tan sólo se oficiaba misa cuando sus vecinos “por las tempestades e aguas no puedan venir a la iglesia de Puntallana”.

El cronista Lorenzo Rodríguez se refería a la parroquial de San Juan Bautista del casco municipal. En primera instancia estuvo esta ermita bajo la advocación de Nuestra Señora de La Galga, más tarde de La Piedad y por último, de San Bartolomé.

El enladrillado de la capilla ya se había producido en 1602, fecha recogida en la Visita del prelado don Francisco Martínez Cenicero. Otro visitador, don Gaspar Rodríguez del Castillo, mandó construir la pequeña sacristía en 1610, obra que concluyó en 1642.

Garrido Abolafia nos aclaraba que, en esta construcción, se trajeron de los montes colindantes las piedras y maderas necesarias. Otras obras se produjeron a lo largo de 1651 en la que el mayordomo, el capitán Andrés de Valcárcel y Lugo, se ocupó de la hechura de un lienzo de pared, la ventana de la capilla y la puerta de acceso lateral y su arco de cantería en el que viene esculpido dicho año.

SAN BARTOLOMÉ

(Imagen de San Bartolo)

Treinta años más tarde, tras la visita de don José Tovar, se dan las órdenes precisas para reconstruir el recinto, debida a su precaria situación y lamentable estado de sus paredes.

Si bien no se conoce a ciencia cierta quiénes fueron los que costearon su construcción original, serían ahora los vecinos del barrio puntallanero los que correrían con todos los gastos. Previamente, el obispo les había otorgado la facultad de pedir limosna, consciente de la pobreza en la que se hallaban inmersos.

Se derribaron los dos altares por considerarlos innecesarios, y se encaló y se acometieron varias obras menores. No obstante a principios del siglo XVIII la ermita volvía a amenazar ruina y sería el albañil José de Paz el encargado de rehabilitar el pequeño templo.

Nuevamente los humildes vecinos aportaron el dinero con la ayuda del mayordomo de la ermita. En 1795 don Domingo Alfaro daba a conocer el grado de “indesensia de algunos ornamentos y la summa pobreza en que se halla esta fabrica y siendo como es sumamente urgente el proveer de remedio”.

El párroco de San Juan Bautista del casco era quien oficiaba las misas, las bodas, los bautismos, los entierros,… pero la distancia entre ambos templos y la pobreza de los vecinos de La Galga motivaron la dejación de obligaciones por parte de los beneficiados. El visitador Alfaro había sugerido que los religiosos del convento de La Piedad de Los Sauces fuesen los encargados de los ritos litúrgicos al mismo tiempo que ordenaba una auditoría de las cuentas de la ermita.

A lo largo de su historia y la de sus mayordomos, siguieron sucediéndose los pleitos y los impagos, las ruinas y las rehabilitaciones.

La pequeña plaza ganada al risco —balcón de vista incomparable— rodea la preciosa ermita que muestra una típica distribución de este tipo en las pequeñas iglesias palmeras. El proyecto de la plaza de San Bartolo, en lo que era un descampado, se redactó en 1951, pero no sería hasta 1978 cuando se tomaría en serio.

Una comisión compuesta por los vecinos del pago tenía como único cometido la realización de la tan ansiada plaza. Los propios galguenses serían quienes recaudarían el dinero y realizarían las obras pequeñas con sus propias manos. En un informe que apoyaba esta iniciativa popular, elaborado por la Agencia de Extensión Agraria de San Andrés y Sauces, se reflejaba el gran sacrificio que estaban dispuesto a hacer los vecinos al aportar cada familia unas siete mil pesetas de media y seis jornadas de trabajo.

La fachada es una modesta obra formada por una puerta de medio punto y cantería (construida en 1651 que da acceso a la única nave), una espadaña achatada con dos campanas y rematada por una cruz de madera y un pequeño balcón de tea con su puerta de acceso al coro. Una sola nave conforma su interior. El elemento más antiguo conservado es el arco toral, apoyado en pilastras y columnas de capiteles góticos y cantería gris.

Ermita de San Bartolo Detalle

(Ermita de San Bartolo)

Después de numerosos añadidos y tras varias restauraciones a través de los siglos, se observa una serie de piedras incrustadas asimétricamente a lo largo y ancho del resto de sus muros exteriores pintados de blanco. Las cubiertas son de estilo mudéjar, siendo –como dijera Pérez Morera- “la techumbre de par y nudillo, con cuatro faldones, limas, mohamares y cuadrantes en las esquinas con canes de perfil mixtilíneo”.

Junto a la pequeña imagen del santo mártir (efigie del siglo XVI-XVII) también se custodian, entre otras tallas, la preciosa Virgen de Piedad (gótica) en la hornacina central; una bella pintura de San Isidro Labrador (XVIII) en el ático; la escultura de San Gonzalo de Amarante y la de San José;

AMARANTE

elementos entronizados en un hermoso y pequeño retablo barroco confeccionado por Bernabé Fernández en 1705, erigido en la capilla mayor. Está fabricado con un solo cuerpo y tres calles con tres hornacinas, profusamente decoradas con elementos vegetales. El venerado San Amaro (s. XVI) está situado en una repisa lateral al igual que la imagen pequeña de San Antonio de Padua.

(Talla de San Gonzalo Amarante)

Según la tradición, San Bartolomé evangelizó Mesopotamia, la India y Armenia, donde fue desollado vivo y luego decapitado. Siguiendo con su iconografía habitual, en la imagen de La Galga también se aprecia la larga túnica y manto de los demás apóstoles. Siguiendo con la Leyenda Aurea, se le representa con “cabellos negros, figura blanca, ojos grandes, nariz recta, barba que comienza a platear, túnica púrpura y cándido manto adornado de piedras preciosas…”. En nuestro santo, las piedras preciosas —concretamente tres— están incrustadas en la diadema o aureola dorada de ráfagas situada sobre su cabeza.

(Imagen de San Amaro) SAN AMARO XVI

En cuanto a sus atributos personales son un cuchillo en la mano derecha que presenta al espectador y el demonio a sus pies, al que tiene sujeto con una cadena.
Sostiene un libro abierto sobre su mano izquierda, símbolo de su evangelización. Desde el siglo XIII también se le ha representado con su propia piel colgando del brazo y el largo bordón con cruz de simple o largo travesaño. En algunas escenas –sobre todo pictóricas- se le representa atado al potro o a un árbol mientras los verdugos le arrancan la piel a tiras.

Un enorme arco confeccionado con helechos, flores, panes, brezo y frutos adornan la calle que da acceso al pequeño templo y por donde pasa la procesión. Los festejos, con gran profusión de actos variopintos, concluyen el último fin de semana de agosto con una gran fiesta de hermandad con orquesta en el frondoso y vecino Cubo de La Galga (foto que sigue), una de las mejores muestras de laurisilva de las Islas.

Cubo de La Galga

(Cubo de La Galga)

A pesar de que la onomástica del patrón es el 24 de agosto, hay ediciones en la que, para facilitar una mayor afluencia de personas, las fiestas se trasladan al domingo más cercano.

En el municipio se conocen popularmente estas fiestas como las de “los Hombres”, mientras que las celebradas en septiembre en honor a la “Virgen de la Piedad”, se las llama de “Las Mujeres”, por ser las señoras y señoritas de la región las que se ocupan de su preparación.

Otra curiosidad de esta festividad: la Cueva del Infierno (donde piratas y corsarios guardaban a buen recaudo los tesoros robados) se encuentra a unos 15 mts. bajo el nivel del mar, “en dirección al fuego eterno”, y en su oscuridad, se decía que vivía el demonio. En el día del Santo los vecinos pretendían mantenerlo alejado, disponiendo ajos y lazos para atar sus testículos, porque era el día en el que el Maligno (representado a los pies del Apóstol) andaba suelto pululando por el pueblo (sale también en la procesión atado al cuello con una cadena que el santo sostiene en su brazo izquierdo).

El santo patrón, cubierto por un gran manto rojo y cíngulo dorado, recorre un corto itinerario de su calle principal dos veces en el año: en la víspera y en su onomástica. Lo hace sobre unas sencillas andas de madera adornadas con flores frescas, que son portadas a hombros por los devotos vecinos.

El emotivo reencuentro de aquellos que aún están y el especial recuerdo para los que no, constituye un momento muy esperado por este pequeño barrio orgulloso y seguro de tener a San Bartolo como protector, al que piden para poder regresar a verlo el año que viene durante sus bonitas fiestas en el verano de La Palma.

***

BIBLIOGRAFÍA

  • GARRIDO ABOLAFIA. Puntallana: Historia de un Pueblo Agrícola, Ayuntamiento de Puntallana, CajaCanarias, 2002.
  • LORENZO RODRÍGUEZ, Juan Bautista. Noticias para la Historia de La Palma, Cabildo de La Palma, 1975
  • ROIG, Juan Ferrando. Iconografía de los Santos, Ediciones Omega, Barcelona, 1950

[*Opino}– La obsesión femenina por los senos «perfectos»

El entrecomillado en “perfectos” lo puse yo, pues los implantes mamarios distan mucho de resultar en un seno perfecto.

A leguas se nota que los senos que muestra la foto que acompaña a este artículo, tan bien redondeados y enhiestos, son falsos, y sigo sin poder entender por qué a las mujeres les gusta algo así que, al menos a mí y a muchas otras personas que conozco —tanto hombres como mujeres— nos resulta feo y repulsivo.

El artículo dice que lo hacen para ser más atractivas a los hombres; no lo creo, es para competir con otras mujeres.

Sólo entendería que lo hicieran quienes han sufrido la extirpación de seno(s), siempre que optaran por algo de tamaño discreto.

Además, en los primeros puestos del ranking de los países en que más implantes mamarios se hacen tiene que estar Venezuela, pues aquí la implantación de tetas de silicona es algo que se ve a diestra y siniestra, y en mujeres de hasta las clases sociales de muy poco poder adquisitvo..

***

16 Noviembre 08

A. Jiménez

Las brasileñas prefieren tallas más pequeñas, como una 85, mientras que las italianas y españolas se decantan por la 95 o la 100.

Tras un crecimiento de un 10% anual en el último lustro, la crisis financiera ha provocado en 2008 una caída de cerca del 15% en las ventas de prótesis para aumentar los senos. Por otra parte, surgen nuevas alternativas a la silicona, como remodelar el busto con grasa de las “cartucheras”.

Despierta algo más que las pasiones pero, bien por exceso o por defecto, y por la gravedad —que también hace lo suyo— cada vez más mujeres se lanzan directas al bisturí para “colocar” o aumentar la talla del sujetador. Al menos, así lo apuntan las últimas estadísticas.

senosfalos

Cerca de 55.000 prótesis de silicona vendidas en España anualmente dan fe de la popularidad de este fenómeno, que ha aumentado en los últimos años. De hecho, según han revelado fuentes del sector, en el último lustro el incremento en el mercado ha sido de un 10% anual. No obstante, con motivo de la galopante crisis económica, entre 2007 y 2008 las cifras han dado un giro y se está registrando un descenso de cerca del 15% aproximadamente.

Números arriba o abajo, las españolas echan cuentas y se las ingenian para permitirse un pecho perfecto. Por eso, España es el país de la Unión Europea que implanta más prótesis mamarias, y el cuarto en el mundo, detrás de Estados Unidos, México y Argentina [1]. El motivo es que, a fin de cuentas, mostramos más nuestro cuerpo que los vecinos del norte.

Se insiste, además, en que el aumento mamario mediante prótesis, técnicamente denominado mamoplastia, es una de las intervenciones de cirugía plástica más populares en nuestro país. Y el perfil más frecuente que acude a consulta está entre los 20 y los 35 años, aproximadamente. Las primeras, porque comienzan una vida activa en sus relaciones de pareja y quieren estar atractivas, y las segundas porque, tras el embarazo, su geografía corporal se ha visto alterada y sus senos ya no son lo que eran.

El perfil tiene que ver con el gusto y usos de los diferentes países. No se tiene el mismo concepto en Brasil que en Italia o España. En el primero el socialmente aceptado es un volumen medio-bajo, porque hace más calor, el cuerpo se expone más al sol y no resulta cómodo ni estético un volumen de 110, por ejemplo. Para sentirse cómoda, la mujer prefiere una 85-90.

Por el contrario, las españolas eligen una talla normal, entre 90 y 95, pero raramente una 100. Las italianas, las más exhuberantes, se decantan por algo más llamativo, por encima de la 100 de talla.

Lo último

Desde la polémica desatada hace más de una década en los Estados Unidos a consecuencia de las “chapuzas” que se registraron en manos de profesionales poco calificados en clínicas fraudulentas, las cosas han cambiado, y a raíz de este problema se cuestionó el uso de silicona y se quiso sustituir por aceite de soja, algo que fue retirado por las autoridades. Otro de los problemas que dieron mala fama a la silicona fue que antes se temía que las prótesis enmascararan el cáncer, pero ahora existen mamografías de alta resolución capaces de distinguir las prótesis de los nódulos.

Una de las innovaciones que se plantean es la que en países como Japón a se ha aplicado hasta ahora mujeres mastectomizadas, y ahora en España también para aquéllas que desean aumentar o embellecer sus senos. Se trata de reconstruir las mamas extrayendo células de la grasa abdominal o del muslo de la propia paciente.

La medicina regenerativa representa el futuro, como extraer mediante una simple aspiración las celulas grasas —los adipocitos, hasta ahora vistos sólo como implicados en el desarrollo de las antiestéticas cartucheras— de la cadera de la paciente y reinyectarlas en su pecho; el resultado es más natural.

Esas céluas grasas se introducen sobre el plano muscular, creando un depósito de células vivas con capacidad de crecimiento. Los fracasos de hace unos años se debían al manejo inadecuado de estos trasplantes, y a la inyección de grandes volúmenes en una sola sesión, que determinaban la “asfixia” y muerte celular. Pero esto ya está superado, y ahora se inyectan adipocitos, preferiblemente adipocitos “jóvenes” (pre-adipocitos) en las cantidades apropiadas, y éstos se desarrollan adecuadamente.

Es una cirugía ambulatoria, mínimamente invasiva, que no precisa de grandes incisiones ni para obtener el tejido ni para insertarlo y que minimiza los efectos propios de una intervención, al tratarse de injertos de la grasa de la propia paciente.

Recientemente, ha salido a la luz con una denominación un tanto pintoresca: el “mamolifting con lipofilling”. No obstante, los profesionales advierten de la importancia de ser precavidos y no dejarse llevar por la publicidad, pues con este tipo de cirugía, además de resultar muy cara, pueden formarse calcificaciones. Todavía hay que trabajar mucho y con cautela al respecto, pues cando se inyecta la grasa, parte se transforma en quistes oleosos (de aceite) y parte se va a calcificar. Y esas calcificaciones pueden enmascarar un tumor mamario.

Ante el “boom” de lo mínimamente invasivo, otra de las variantes de aumento del busto es el gel de ácido hialurónico no animal. Se trata de un gel denso que se introduce por una cánula donde iría la prótesis. Basta una pequeña sedación, y no requiere hospitalización alguna. Los resultados son inmediatos, aunque el tamaño nunca será el mismo que con un implante. Esto es, el volumen que se alcanza es de aproximadamente 120 centímetros cúbicos, frente a los 400 que puede tener una prótesis.

Se trata de un método eficaz para aquellas mujeres que sólo deseen que sus senos aumenten un poco de tamaño. Los resultados son óptimos, pero, aunque dura, no es un aumento permanente: a los dos años ha desparecido por completo. Es pan para hoy y hambre para mañana, porque al final se reabsorbe.

Grasa, células madre, geles… y suero salino. Todo con tal de lucir un busto merecedor de las miradas más descaradas e indiscretas. Así, otra variante consiste en introducir detrás del músculo pectoral y a través del ombligo, una envoltura, una especie de “bolsita vacía”, que se rellena con la cantidad deseada de este suero. No está muy extendido este método, y el tacto que queda es desagradable y no resulta natural.

Una vez levantado el polvo de las críticas, por el momen
to, lo mejor es decantarse por lo tradicional, aunque perfeccionado: las prótesis de gel de silicona cohesivo, introducidas través de una pequeña incisión debajo de la areola. La dudas en este caso se ciernen sobre el dilema de si podrán amamantar a sus hijos. La mujer interpreta erróneamente como mama todo lo que es el pecho, pero como la prótesis se coloca detrás de la glándula mamaria, y el resto es grasa, lo que puede ocurrir es que fabrique menos leche.

Para evitar males mayores, es imprescindible hacer revisiones anuales después de colocar un implante, ues éstos no se garantizan de por vida; generalmente duran unos diez años aproximadamente. Las de suero salino, de hecho, duran menos, unos cuatro años.

Informarse bien y acudir a una buena clínica es tarea primordial antes de tomar cualquier decisión, porque la ignorancia es atrevida y puede jugar una mala pasada.

LR

[*HG}– Gazapo del día: Operadas de cáncer de pecho con grasa obtenida por una liposucción

Titular en La Razón (España) del 24/11/08:

Médicos del Hospital Gregorio Marañón implantan células madre adultas para reconstruir una mama a cinco pacientes operadas de cáncer de pecho con grasa obtenida por una liposucción realizada a la propia paciente horas antes.

O sea, que la operación de cáncer de pecho fue hecha con grasa obtenida por una liposucción, que es como si se dijera que fue hecha con un bisturí láser.

Porque lo de ‘operadas de cáncer de pecho con grasa obtenida por una liposucción’ tiene sentido propio que podría causar confusión, y porque ‘con grasa obtenida por una liposucción’ no tiene que ver con ‘operadas de cáncer de pecho’ sino con ‘células madre adultas’, lo que debieron escribir pero no escribieron es, p.ej.,

Para reconstruir una mama a cinco pacientes operadas de cáncer de pecho, médicos del Hospital Gregorio Marañón les implantan células madre adultas obtenida de la grasa extraída por una liposucción mediante una operación realizada a la propia paciente horas antes.

[*Otros}– Los Canarios en América / José Antonio Pérez Carrión: Diego Antonio Manrique

Este notable hijo de las Afortunadas, después de haber peleado en Italia y Portugal como un valiente a favor de la soberanía nacional, fue ascendido por méritos de guerra a mariscal de campo, y nombrado vocal en la causa seguida a D. Juan de Prado, por su conducta durante el sitio.

Vino a Cuba de capitán general el año de 1765, a reemplazar al célebre conde de Ricla. Su mando fue corto y no pudo, por tanto, demostrar en ese destino sus dotes de gobierno, pues falleció, de fiebre amarilla, a los veintisiete días de su llegada al país, recayendo tan importantísimo mando en el brigadier D. Pascual de Cisneros.

Sus restos mortales fueron exhumados en 1806 v trasladados al Cementerio General de Espadas.

El apellido de los Manrique de Canarias desciende por línea directa de una de las casas solariegas más ilustres y antiguas de España, de la que han salido muchos hombres distinguidos, cuyo principal tronco está, según la Historia Universal, en las Laras de Castilla, origen que se remonta al Conde Fernán González, que murió el año 970 de nuestra era, y descendía por su padre de Ramiro I, rey de Asturias v Galicia; y por su madre, de los antiguos señores de Lara.

[*ElPaso}– De los bailes en Monterrey

14-11-2008

Carlos M. Padrón

Por muchos años, Monterrey fue sólo un teatro, con su escenario, su patio de piso de madera y sus palcos, altos y bajos, que se extendían por todo el perímetro del patio. Al fondo del escenario había un telón que ocultaba las tramoyas y la puerta al baño de damas y al de caballeros.

Cuando a mediados de los ’50 regresaron de Venezuela los hijos de los Monterrey, construyeron al lado oeste del teatro una extensa terraza que comunicaba con aquél y que por años fue el mejor lugar de la isla de La Palma para celebrar bodas y otros eventos sociales.

Sin embargo, antes de que existiera esa terraza el teatro se usaba para representaciones teatrales —claro está, era un teatro— pero mucho más frecuentemente para bailes, que eran los llamados “asaltos” (nunca logré averiguar el origen de este nombre, que se daba a los bailes que tenían lugar en la tarde) y a los bailes propiamente dichos, que tenían lugar en la noche, después de la hora de la cena, y se prolongaban hasta la madrugada.

Cuando yo tenía unos 14 años, durante los meses de invierno había tanto frío en la calle que, los domingos, todo varón que podía pagaba su entrada y se metía en el Teatro Monterrey, fuera o no a bailar, con tal de huir del frío, porque, además, en las calles no había nada que hacer; estaban desiertas. Las mujeres no pagaban entrada, pues sabido es que la carnada es siempre gratis.

De los muchachos que, como yo, no teníamos dinero para la entrada, algunos optaban por aprovechar algún despiste de don Víctor Monterrey, el padre de la familia —que se apostaba sentado a la entraba para reclamar el ticket a todo varón que quisiera pasar— y se colaban a toda carrera sin que él pudiera detenerlos.

Otros, cuya educación o temor a represalias no nos permitía hacer eso, nos apostábamos en la pared, cerca del marco de la puerta, donde quedábamos bastante protegidos del frío, y a veces el bueno de don Víctor nos decía “Pasa”. Al menos yo entraba muy contento, me iba a la parte trasera del telón y, si tenía suerte de encontrarme con alguna de las muchachas de mi edad que gustaba de bailar y quisiera hacerlo conmigo, bailábamos allí mismo, tras el telón del fondo del escenario, lejos de la vista de las «viejas» que ocupaban los palcos.

En esa época, las mujeres, muy celosas de su reputación y, sobre todo, del “qué dirán”, aplicaban a sus parejas de baile lo que se llamaba “la retranca” —que, según dije en ¡Mi hija se casará virgen!  consistía en que la mujer cruzaba su brazo izquierdo sobre el pecho del hombre con el que bailaba para así impedir que él se acercara demasiado, o sea, que “se pegara”, que era el término que para eso se usaba—, y las madres y demás “viejas” del pueblo se sentaban en los palcos altos porque, como también dije en «ELLA«, desde allí no perdían pie ni pisada de cuanto ocurría abajo, en la pista de baile. Y al día laborable siguiente al del baile, en todos los lugares de reunión de mujeres, que eran principalmente las C3 y la Fábrica de los Capotes (fábrica de cigarrillos y cigarros, y única industria del pueblo), se comentaba qué muchacha había puesto una buena retranca, y cuál no, y de ésta se hacía leña a mansalva.

Una joven llamada Rosario estaba, desde hacía tiempo, en la mira de “Los honorables cuerpos de vigilancia de la moral pública” porque, en opinión de éstos, ella había venido permitiendo en cada baile un milimétrico y progresivo acercamiento de su novio, hasta que ocurrió que en el baile de un cierto domingo, fuera por lo que fuere, Rosario no le puso al novio retranca alguna y éste se pegó al máximo.

Cuando el lunes siguiente llegó Rosario a su trabajo en la Fábrica de los Capotes, todas las mujeres le cayeron encima con críticas de grueso calibre que la víctima aguantó en silencio hasta cierto punto. Cuando ya no pudo más, se levantó de su asiento y a voz en cuello, para que la escucharan todos en el local, mujeres y hombres, gritó:

—¡Yo fui la que me pegué! Y me pegué todo lo que pude, ¡pues, como voy a casarme, tengo antes que saber con qué cuento!

Al menos a la valiente Rosario nadie le dijo más nada sobre el tema, aunque a sus espaldas la “curtieron” por mucho tiempo. Tampoco se supo si su apreciación de aquello con lo que esperaba contar fue o no acertada, aunque no descarto la posibilidad de que alguna de las componentes de “Los honorables cuerpos de vigilancia de la moral pública” le haya preguntado al respecto.

[*HG}– Gazapo vanguardista: Deuda desde el lunes

Titular en La Vanguardia (España) del 21/11/08:

Bancos y cajas podrán pedir el aval del Estado para emisiones de deuda desde el lunes.

O sea, que si la emisión de deuda fue anterior a ese lunes, no se podrá pedir el aval, ¿cierto? Pues no.

Porque lo de ‘deuda desde el lunes’ tiene sentido propio que podría causar confusión, y porque ‘desde el lunes’ no tiene que ver con ‘deuda’ sino con ‘podrán pedir el aval del Estado’, lo que debieron escribir pero no escribieron es, p.ej.,

Bancos y Cajas podrán pedir desde el lunes el aval del Estado para emisiones de deuda.

o, mejor aún,

Para emisiones de deuda, Bancos y Cajas podrán pedir desde el lunes el aval del Estado.