[Canarias}— Mapa. Punto de erupción y posible curso de los brazos de lava

En el mapa que sigue (Curso de lava) puede verse bien la ubicación de los cráteres (son varios que eventualmente se unirían) y el posible curso que seguirán los dos brazos de lava, porque, pera empeorar todo, no es sólo uno el que avanza hacia el mar destrozando fincas y casas, son dos.

clip_image001

Lo de El Paraíso parece un sarcasmo.

Y el video que puede bajarse de AQUÍ ilustra bien lo que ayer dije sobre que “La lava se desplaza lentamente como con la seguridad de quien, aunque sabe que va a hacer daño, no tiene prisa porque también sabe que nada ni nadie podrá detenerlo”. Quien grabó el vídeo dijo que la lava avanzaba a medio metro por segundo, y es así cómo recuerdo que avanzaba la del volcán San Juan, el de 1949. Cuando uno veía esa parsimonia y el implacable daño que causaba, le asaltaba una desesperación que luego, ante la clara impotencia, se tornaba en resignación. 

No es difícil imaginar el triste destino de las casas que aparecen en el video.

[LE}— Erupción del volcán en La Palma, claves de redacción

Con motivo de la erupción del volcán Cumbre Vieja en la isla española de La Palma, a continuación se ofrecen algunas claves para una redacción adecuada de las noticias relacionadas con este hecho.

1. La Palma, con el artículo en mayúscula. El artículo forma parte del nombre de la isla canaria en la que se encuentra el volcán, por lo que lo adecuado es escribirlo con mayúscula: La Palma.

2. Hacer erupción, entrar en erupción o erupcionar, pero no eruptar. Aunque las formas más habituales son hacer erupción o entrar en erupción, también es válido el uso del verbo erupcionar, recogido en el Diccionario de americanismos como propio de países como Colombia o Chile. Sin embargo, no es correcta la voz eruptar.

3. Preeruptiva, no pre eruptiva ni pre-eruptiva. Para referirse a la fase previa a la erupción del volcán, se está empleando el adjetivo preeruptiva, formado a partir de eruptiva (que el Diccionario de la lengua española define como ‘perteneciente o relativo a la erupción o procedente de ella’) y el prefijo pre-. Como el resto de prefijos, lo adecuado es escribirlo unido a la palabra a la que modifica, sin espacio ni guion intermedios: preeruptiva, no pre eruptiva ni pre-eruptiva.

4. Evacua y evacúa, acentuaciones válidas. El verbo evacuar puede conjugarse siguiendo el modelo de averiguar o el de actuar, por lo que son igualmente válidas las formas evacuo, evacuas, evacua, evacuan, con diptongo, y evacúo, evacúas, evacúa y evacúan, con hiato y tilde en la ‘u’.

5. Tremor, no trémor. En sismología, tremor alude a ‘un terremoto característico de los volcanes que refleja modificaciones en su estado interno’. Hay que tener en cuenta que se trata de una palabra aguda, es decir, que en su pronunciación se acentúa la última sílaba, /tremór/, y que no está justificado pronunciarla como llana, /trémor/.

6. Sismo y seísmo, términos adecuados. Tanto sismo como seísmo son formas apropiadas para nombrar a un terremoto o sacudida de la tierra. La primera es más común en Hispanoamérica y la segunda en España.

7. Vulcanólogo y volcanólogo, formas válidas. Tanto vulcanólogo como volcanólogo son formas válidas para referirse al especialista en vulcanología.

8. Prever, no preveer. Tal como indica el Diccionario panhispánico de dudas, el verbo prever se conjuga como ver, de modo que, al conjugarlo, las formas adecuadas son prever, previó, previendo, etc., no preveer, preveyó ni preveyendo.

9. Escritura de los grados. La unidad de los grados de temperatura se llama grado Celsius, con mayúscula en el segundo elemento, y su símbolo es el círculo de grado (no la letra o volada) seguido de la letra C mayúscula. Entre la cifra y el símbolo se deja un espacio, pero no entre el círculo y la C: «La temperatura es de casi 1000 °C». En escritos no especializados es admisible llamarla grado, sin más, y emplear sólo el círculo, y en este caso el símbolo se escribe unido a la cifra: «1000°».

10. Pirocúmulos, mejor que pyrocumulus. El término pirocúmulo, con el que se alude a la nube producida por la actividad volcánica, se escribe en una sola palabra y con tilde, al ser esdrújula. Por otro lado, esta grafía es preferible a pyrocumulus.

Fuente