[Hum}— El gallego y el espejito

Un gallego iba por la calle y se encontró un espejito de cartera, lo levantó, miró y dijo:

—¡Coño! ¡A este tío lo cunozcu yo!

Y se guardó el espejito en el bolsillo del pantalón. De regreso a su casa volvió a mirarlo y repitió:

—¡Joder! ¡Que a este tío lo cunozcu yo!

Al entrar a su casa guardó el espejito en el bolsillo de su pantalón y se sentó en la mesa del comedor. Mientras la Josefa le servía la comida, el gallego volvió a mirar el espejito y repitió:

—¡Ostia! ¡Yo a este tío lo cunozcu yo!

Cuando Josefa se dio cuenta, le preguntó:

—Oye, Manuel, ¿qué tienes en la manu?

—Nada impurtante, mujer—, contestó el gallego.

Y con gesto de apuro guardó el espejito en el bolsillo de su pantalón.

Terminada la cena, el gallego se fue a dormir y dejó el pantalón sobre una silla. Josefa, intrigada, una vez dormido su esposo se acercó a la silla, sacó del pantalón el espejito, lo miró y exclamó:

—¡Ya lu sabía yo: es una foto de mujer! ¡Y qué cara de puta que tiene!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s