[Drog}— Eso de que el amor romántico puede con todo es una gran mentira

08-06-2021

Carlos M. Padrón

En esta misma sección he publicado más sobre los peligros del amor romántico, al que he llamado drogamor. Por suerte, cada vez sale a la luz más evidencia de que es eso: una droga. Y a veces más peligrosa que la cocaína, heroína, etc. porque contra la adicción a éstas hay tratamientos de rehabilitación que aún no he visto para el drogamor que, para colmo, sigue siendo publicitado por libros, cine y rtelevisión sin que contra él se haga nada en educación.

Eso de que el amor romántico puede con todo es una gran mentira

Psicólogas destierran otro mito sobre la psicología y explican por qué no es cierto que el amor permita superar todo tipo de dificultades

[LE}— «Cláusulas suelo», mejor que «cláusulas suelos»

El plural adecuado de la expresión cláusula suelo es cláusulas suelo, mejor que cláusulas suelos.

Uso no recomendado

  • Justicia prepara juicios rápidos para desatascar las demandas pendientes de cláusulas suelos.
  • Los autónomos y las pymes ya pueden reclamar las cláusulas suelos.
  • Los afectados por las clausulas suelos ya pueden reclamar.

Uso recomendado

  • Justicia prepara juicios rápidos para desatascar las demandas pendientes de cláusulas suelo.
  • Los autónomos y las pymes ya pueden reclamar las cláusulas suelo.
  • Los afectados por las cláusulas suelo ya pueden reclamar.

Según indica la gramática académica, los plurales de expresiones como año luz, ciudad dormitorio o mueble bar son, respectivamente, años luz, ciudades dormitorio o muebles bar; esto es, con marca de plural sólo en el primero de los sustantivos.

Pese a esta generalización, la misma obra también precisa que en compuestos similares como momento clave o situación límite se emplean ambas formas en plural: momentos clave o momentos claves y situaciones límite o situaciones límites.

Esta posibilidad de doble plural se ve favorecida en aquellos términos que admiten que se intercale el verbo ser: los momentos son claves y las situaciones son límites, pero los años no son luz.

En el caso concreto de cláusulas suelo, se recomienda mantener el plural sólo en el sustantivo cláusula, ya que el segundo elemento no tiene valor adjetival (las cláusulas no son suelos).

Al tratarse de una denominación ampliamente asentada no es preciso destacarla en cursiva ni entrecomillarla.

Se recuerda además que, de acuerdo con las normas académicas sobre colocación de la tilde en los diptongos, lo adecuado es escribir cláusula con acento gráfico en la primera ‘a’ y no en la ‘u’.

Fuente