[Hum}— Las mujeres y sus bolsos

Los hombres estamos cada vez más estupefactos de dos capacidades:

A) La capacidad de las mujeres para guardar porquerías en sus bolsos

B) La capacidad de los bolsos para poder guardar en su interior tantas porquerías.

Viene al caso lo anterior porque no creo que exista hombre sobre la tierra que, escoltando hasta la puerta de su casa a la querida, amada o simpática acompañante, no haya vivido la experiencia de ver cómo ella inicia la importantísima y difícil tarea de buscar sus llaves.

El primer paso, altamente tecnificado, de esta operación consiste en sacudir el bolso, dado que, si al hacer este estrepitoso ejercicio, suena en el interior un conjunto de llaves, es que por ahí deben de estar. No conozco, hasta la fecha, mujer que no ejecute este primer paso; es de ley.

Suenen o no suenen las llaves, la mujer pasa a la segunda fase, o sea, la etapa táctica. Lo llamo táctica no por estratégica, sino porque, metiendo su mano en el bolso y a base de puro tacto, va buscando por todo el interior las mentadas llaves.

Aquí es donde los hombres nos quedamos perplejos, como lo indica el inciso “B” antes mencionado, pues aparecen:

  • Cepillo para el cabello
  • Rímel
  • Polvera con espejo integrado (normalmente, el espejito esta hecho un asco)
  • Teléfono celular
  • Bolígrafos (2 cuando menos, y uno de ellos no sirve)
  • Billetera tamaño jumbo con fotos de la familia
  • Monedero.
  • Calculadora cientifica (que usan sólo para hacer sumas, como si la del teléfono no sirviera)

A estas alturas del inventario, uno espera que del interior del mencionado bolso salga una bazooka o una llave de cruz. Continúo:

  • Encendedores (3, uno de la dueña del bolso, uno que no sirve y uno más del cual se desconoce su origen). Hago la aclaracion de que el hecho de que traigan encendedores no implica que la portadora fume como loca. Lo usa para calentar la punta del lápiz delineador. Todo tiene un porqué en esta vida.
  • Lápiz labial (por lo menos 2). Entiéndase, dos tonos distintos.
  • Revista
  • Teléfono Celular (mismo que nunca oyen, por estar en el interior del bolso)
  • Pila de repuesto y cargador.
  • Estuche con lentes (para el sol, aún cuando hayan salido de su casa a las 9 de la noche)
  • Costurero portátil
  • Pinzas depiladoras
  • Lápiz delineador
  • Bolsita con kleenex
  • Estampita de San Judas Tadeo
  • Crema para las manos
  • Desodorante
  • Pinzas rizadoras de pestañas (me he enterado de que algunas usan, en caso de no contar con las pinzas, una cuchara). Lo anterior implica que los fabricantes de cucharas piensan vender próximamente sus artículos en el departamento de belleza de las grandes tiendas.
  • Cigarros (algunas incluso llevan cigarrera)
  • Tarjeta telefónica… por si acaso el celular no sirviera para la ocasión

Después de realizada esta labor de inventario, se concluye, por fin, que en el interior del bolso no están las llaves. Resulta ser que las rementadas llaves aparecen en el bolsillo de su saco o de sus pantalones jeans.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s