[Hum}— Depurada técnica de ventas

Una mujer entró a una tienda de valiosas alfombras persas. Después de un rato vio una que le gustó mucho y se acercó para inspeccionarla.

Al inclinarse para tocarla se le escapó accidentalmente una sonora y «aromática» emanación gaseosa. La mujer quedó como petrificada, y, aún sin incorporarse, miró con cuidado a ambos lados por si cerca de ella hubiera alguien que pudiera haber «disfrutado» de su sonora y «perfumada» entrega.

Al no ver a nadie se incorporó más tranquila, pero al girar sobre sí misma para marcharse se encontró de frente a un vendedor que, era obvio, había estado justo detrás de ella todo el tiempo.

Volvió a quedar petrificada, esta vez frente al vendedor que, con ceño adusto, le dijo:

«¿Buenos días, señora, ¿en qué puedo ayudarla?»

Ella, muy apenada, sólo atinó a decir, señalando la alfombra que había inspeccionado minutos antes:

«Señor, ¿cuánto cuesta esta alfombra?»

Muy circunspecto, el vendedor respondió:

«Mire, señora, si con sólo tocar esa alfombra a usted se le salió un pedo, cuando le diga el precio ¡¡¡se va a cagar!!!»

[LE}— «Averigüe» y «averigüen» se escriben con diéresis

Las formas averigüe y averigüen, del verbo averiguar, se escriben con diéresis en la u, por lo que no resultan adecuadas correctas las grafías averigue ni averiguen.

Uso incorrecto

• Averigue todo lo que pueda sobre pagos con tarjeta de crédito.

• Ha pedido a la comisión encargada de la inspección que averiguen si se trata solo de un hecho aislado.

Uso correcto

• Averigüe todo lo que pueda sobre pagos con tarjeta de crédito.

• Ha pedido a la comisión encargada de la inspección que averigüen si se trata solo de un hecho aislado.

Tal y como se señala en la Ortografía de la Lengua Española, la diéresis se emplea para indicar que la u se pronuncia en las secuencias gue y gui, que aparecen en palabras como antigüedad o pingüino. Así, las formas mencionadas del verbo averiguar, junto con averigüé, averigües, averigüemos y averigüéis, también deben llevar este signo ortográfico. 

Fuente