[Hum}— Depurada técnica de ventas

Una mujer entró a una tienda de valiosas alfombras persas. Después de un rato vio una que le gustó mucho y se acercó para inspeccionarla.

Al inclinarse para tocarla se le escapó accidentalmente una sonora y “aromática” emanación gaseosa. La mujer quedó como petrificada, y, aún sin incorporarse, miró con cuidado a ambos lados por si cerca de ella hubiera alguien que pudiera haber “disfrutado” de su sonora y “perfumada” entrega.

Al no ver a nadie se incorporó más tranquila, pero al girar sobre sí misma para marcharse se encontró de frente a un vendedor que, era obvio, había estado justo detrás de ella todo el tiempo.

Volvió a quedar petrificada, esta vez frente al vendedor que, con ceño adusto, le dijo:

“¿Buenos días, señora, ¿en qué puedo ayudarla?”

Ella, muy apenada, sólo atinó a decir, señalando la alfombra que había inspeccionado minutos antes:

“Señor, ¿cuánto cuesta esta alfombra?”

Muy circunspecto, el vendedor respondió:

“Mire, señora, si con sólo tocar esa alfombra a usted se le salió un pedo, cuando le diga el precio ¡¡¡se va a cagar!!!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s