[Hum}— Confesión

El condenado a muerte espera la hora de ejecución, cuando llega el sacerdote y le dice:

—Hijo, traigo la palabra de Dios para ti.

—Pierde el tiempo, Padre. Dentro de poco voy a hablar con Él personalmente. ¿Algún encargo?

Cortesía de Ramón López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s