[*ElPaso}— El Paso rinde homenaje a Antonio Capote Pozuelo

El Paso rinde homenaje a Antonio Capote Pozuelo

En una ceremonia que se celebró en la Casa de la Cultura Braulio Martín, que contó con la actuación de la Coral Polifónica Nuestra Señora del Pino y finalizó con la inauguración de una placa conmemorativa en el “Espacio de Ocio y Jardín El Paredón”, que pasa a llevar el nombre de Antonio Capote Pozuelo

[LE}— ‘Con todo y a muerte’, mejor que ‘a full’

26-06-2018

Con todo, a muerte, a tope y a por todas son alternativas válidas a la expresión a full (o a ful en su forma adaptada).

En los medios de comunicación se pueden ver frases como

  • «Si no estoy a full, me tengo que ir»,
  • «Las autoridades policiales estarán a full laburando en los alrededores para evitar cualquier cruce entre las hinchadas» o
  • «Es el partido. Vamos a ir ‘a full’ desde el inicio».

Esta expresión híbrida, formada por la preposición a y el adjetivo inglés full, se refiere a aquello ‘que se hace con mucha dedicación o intensidad’.

En español, este sentido ya tiene cabida en locuciones como a muerte, con todo, a tope y a por todas, que pueden suponer alternativas válidas en función del país y del contexto. Otras expresiones con esta misma significación serían a pleno rendimiento o al máximo.

También es posible emplear la adaptación a la ortografía del español a ful (con una sola l), que, como señala el Diccionario de Americanismos de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), se emplea en buena parte de América, en general en el registro popular.

Por esto, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir 

  • «Si no estoy a tope, me tengo que ir»,
  • «Las autoridades policiales estarán laburando a ful en los alrededores para evitar cualquier cruce entre las hinchadas» y
  • «Es el partido. Vamos a ir con todo desde el inicio».

Fuente

[Hum}— Jonás y la ballena

Una niñita le estaba hablando de las ballenas a su maestra.

La profesora dijo que era físicamente imposible que una ballena se tragara a un ser humano porque, aunque era un mamífero muy grande, su garganta era muy pequeña, pero la niña afirmó que Jonás había sido tragado por una ballena.

Irritada, la profesora le repitió que una ballena no podía tragarse a ningún humano porque era físicamente imposible. Entonces, la niñita le replicó:

«Cuando llegue al Cielo le voy a preguntar a Jonás»

Sarcástica, la maestra le preguntó,

«¿Y qué pasa si Jonás se fue al Infierno?»

La niña le contestó:

«Entonces le toca a usted preguntarle»