[Hum}— Cómo detectar a un maricón

Esto es real como la vida misma, y muy recomendable para saber con quién nos la estamos jugando, porque en estos tiempos impíos, donde hasta Spiderman es gay, hay que estar prevenidos: cualquiera puede ser marica (sólo basta vder la televisión, como Telecinco). Así que, para protegernos de semejante epidemia, he hallado, por envío de España, los siguientes consejos de actitudes y comportamientos a evitar para que todos tengamos a salvo nuestra retaguardia.

  1. Llegar a los 30 sin tener barriga. ¡¡¡Seguro que es gay!!! Nada más que decir.
  2. Comer polos (helados de paleta) y otras mierdas de ésas que se chupan. Las únicas cosas que un hombre de verdad puede chupar son las patas de las cigalas, los percebes, las cabezas de las gambas y cualquier otro tipo de marisco. Todo lo demás que se chupe son mariconadas, y punto.
  3. Tener gato. Sólo un homosexual consumado tendría gato. Un gato es como un perro pero en maricón: tiene sentido común, se lava con su propia lengua, come pescado y nunca se emborracha. Es decir, el hombre que tiene un gato en casa vive en una profunda relación homosexual. Fijaros que a un perro se le llama con dignidad masculina: “Sandocán, cabrón, ¡ven aquí!”. Pero a un gato… “Bsss-bsss-bsss-bsss-bsss, ven, bonito”. ¡Ridículo!
  4. No ir de caza porque no hay sitio para cagar. Un hombre caga donde más le apetece. Quien nunca ha experimentado avistar un jabalí con los calzoncillos bajados no sabe qué es ser un hombre. Lo que las mujeres no saben es que ir a cazar es en verdad una excusa para los hombres para mear por todo el campo y así marcar el territorio.
  5. Mirar el buzón todos los días: De maricas. Un hombre llega a casa después de ocho horas de duro trabajo y de tomar tres copas con los amigos, cansado, sudado y medio borracho. ¿Y qué os parece si la primera cosa que hace es mirar el correo? Por el amor de Dios, un hombre sólo mira el buzón si le cortan el agua, la luz o el gas. Además, ¿habéis visto las llaves de los buzones lo pequeñas que son? Vamos, que no están hechas para los fuertes dedos masculinos. Son sólo para chicas y afeminados.
  6. Pedir descafeinados, café con leche desnatada o similares: maricón el último. A ver, ¡un café es un café! Es fuerte, intenso, aromático…. ¡es masculino! Las únicas cosas que se le pueden añadir al café son leche entera, coñac y güisqui, y todo lo demás son cosa de nenas. ¿Donde se ha visto “Oye, chaval, ¿me tiras la cafeína del café?” ¡¡¡¡Mariconazo!!!!!
  7. Dejar que una mujer nos reviente los granos. ¡Es totalmente de maricas! Los granos de un hombre no son para ser reventados. Un hombre es una máquina autosuficiente en materia de salud e higiene. Los hombres sólo van al médico y se bañan porque, si no, las mujeres no se acuestan con ellos.
  8. Saber el nombre de más de cuatro pasteles: Un hombre sólo conoce, como mucho, la Tarta Santiago, el Tiramisú, el Roscón de Reyes y la tarta de manzana. Lo suficiente para poder desayunar en el bar y tomar postre a la hora de comer. ¿Dónde se ha visto que un “hombre” como Dios manda entre en una pastelería y diga “Disculpe, me podría poner dos Garibaldis, una Pirámide y un Éclaire?” Vamos, con 20 equipos en primera división y 24 jugadores en cada equipo, ¿a quién le queda sitio en la memoria para recordar los nombres de los pasteles?
  9. Pescar con caña: para sarasas. Una cosa es salir a la mar a las dos de la mañana con doce amigotes, todos completamente borrachos, para tirar las redes mugrientas desde una barca llamada “Las tetas de Judas”, y otra muy distinta irse el domingo por la tarde en coche a los espigones con la caña, el túper con la tortilla de patatas y la cola light. Por no hablar de esos pececillos minúsculos en un cesto ridículo… Lo bueno de pescar es salir quince hombres en barca y no saber cuántos van a volver.
  10. Alimentar al perro con comida para perros. ¡¡¡¡Sólo un marica castigaría así a su perro!!!! La comida para perros la han inventado las multinacionales para amariconar a los pobrecillos. Un perro come lo que se cae al suelo o lo que desentierra. Es después de comer esas mierdas enlatadas que se vuelven afeminados: ya no beben agua del water, no tocan nada podrido y dejan de perseguir a los gatos.
  11. Ir a la feria del libro. ¡M-a-r-i-c-a! ¿Para qué gastarse los euros en libros cuando se puede ir a una feria agrícola y traerse una oveja a casa? Una feria de hombres es levantarse, aún resacoso, a las siete y media de la mañana, calzarse unas sandalias e irse para la feria de la cebolla de Villa Arriba, a la del tractor de Navas o a la recauchutados de Barbate. Una feria de hombres significa cervezas, cosas que manchen, risas, pedos y eructos, y jamás es pasarse el día entre libros y sus amanerados autores firmándolos.
  12. Conducir con las dos manos: gay. Si los cowboys consiguen atar con el lazo a los bisontes con una sola mano, ¿por qué un hombre ha de precisar las dos para agarrar el volante? El último sitio donde un hombre precisa tener dos manos es precisamente el volante. Las manos al volante sólo son para dos cosas: adelantar o tocar el claxon. Para el resto, la mano derecha ha de estar libre para poder sintonizar el partido en la radio, hablar por el móvil, agarrar la cerveza y, sobre todo, para meterle mano a la chavala que va al lado.
  13. Pasear a los perros con cadena. Los perros han nacido para andar sueltos. Pasear al perro es una actividad de riesgo. Nunca sabes hacia dónde va a girar, si va a volver a casa, si va a morderle la pierna a un policía, tumbar a una vieja, o si va a ser atropellado por un camión. Las cadenas son para los niños, y no hay más discusión.
  14. Mirar la fecha de caducidad de los alimentos en el súper: de nenas. Un hombre no mira esas cosas porque es inmune a los alimentos caducados. Como se ha dicho, es una máquina autosuficiente en salud, y unas salchichas caducadas o un filete de pollo un poco pasado son beneficiosos para la fauna intestinal masculina. Por no hablar de los que tocan los tomates, los pimientos, etc., en el súper para ver el estado. ¡¡¡¡Maricas!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s