[FP}— Hoy se cumplen 60 años de mi llegada a Venezuela

26-07-2021

Carlos M. Padrón

En detalle expliqué esa llegada en los dos artículos que refiero abajo. Ya han pasado 60 años, pero, no puedo usar la manida expresión ‘parece que fue ayer’ porque ese gran hito en mi vida tiene ya más visos de sueño que de realidad, y se me antoja aún más irreal cuando, como ahora, lo recuerdo desde mi tierra natal.

[LE}— «Lacrimógeno», no «lagrimógeno»

Lacrimógeno, y no lagrimógeno, es la forma adecuada del adjetivo que alude a lo que irrita los ojos y produce lagrimeo.

Uso incorrecto

  • Gas lagrimógeno, golpes y hasta el presidente del Galo aventando botellas de agua a los xeneizes.
  • Los manifestantes arrojaron bombas lagrimógenas a las fuerzas de seguridad.
  • Es la típica película lagrimógena.

Uso correcto

  • Gas lacrimógeno, golpes y hasta el presidente del Galo aventando botellas de agua a los xeneizes.
  • Los manifestantes arrojaron bombas lacrimógenas a las fuerzas de seguridad.
  • Es la típica película lacrimógena.

El diccionario académico explica que lacrimógeno (‘dicho especialmente de ciertos gases: que irritan los ojos produciendo lagrimeo’ y, en sentido despectivo, ‘que mueve a llanto’) proviene del latín lacrĭma.

Esta ‘c’ latina original evolucionó en español a una ‘g’. Así surgieron palabras, en este caso, como lágrima, lagrimear o lagrimoso. Sin embargo, también era habitual que se mantuviera en paralelo la ‘c’ etimológica y formara derivados cultos, como ocurre con lacrimógeno (de lacrĭma, ‘lágrima’), lacustre (de lacum, ‘lago’), dominical (de dominĭcus, ‘domingo’) o clerical (de clerĭcus, ‘clérigo’).

Fuente