[Col}— Por los caminos del mar / Dr. Juan Antonio Pino Capote

23/11/ 2015

Dr. Juan Antonio Pino Capote

clip_image001

En primer lugar, quiero agradecer a Ana María que me haya invitado a este foro que imagino motivado, no tanto por mi presentación, sino por “Tu Santa Cruz”, nuestra bendita ciudad. Invicta, Leal y Benéfica según títulos que ostenta desde la antigüedad.

Ana María, al invitarme no me puso ningún tipo de norma ni de tiempo ni de discurso ni de tema o título. Por eso elegí este título ya que POR LOS CAMINOS DEL MAR puede venir o salir de todo y así, el mar es tan espléndido como esta invitación para hablar de lo que quisiera. Como se puede intuir, este título implica ya un cierto tono de poesía. Y así será, aunque yo no soy poeta pero si siento y aprecio la poesía y lo poético.

La poesía que me inspiró el título es de mi padre, lo que también implica un componente sentimental y evocador. En algún momento la difundí por Internet por medio de este PPS. Que todo lo fue y los espera por los caminos del mar, como Santa Cruz y todas las islas. Hasta que se abrieron los caminos del aire.

Como pueden saber, mi foro de referencia es la Real Academia de Medicina. Pero yo no voy a importunarles con un discurso doctrinal o científico que es lo que allí hacemos. Solo voy a referirme a uno de esos discursos que allí pronuncié con motivo de una apertura de curso y que se titulaba “Sueños para Vivir”.

Llegué a esta bahía chicharrera POR LOS CAMINOS DEL MAR, procedente de la isla de La Palma en una mañana soleada de junio, después de un sueño mecido por las olas del Atlántico, a bordo de un correíllo, para examinarme del curso preuniversitario. Desde la baranda, al aproximarnos a la bahía, contemplé un espectáculo jamás soñado por un chico del único pueblo de la isla de La Palma que no tiene mar, El Paso, porque está en el centro y linda con todos los demás, menos con el mar .

Así se explica mi añoranza del mar. Algo inmenso y precioso y en continuo movimiento arrullador. El mar, la mar, como dice Alberti. Sobre el mar se ha ocupado mucho el arte, con poesía, prosa, pintura y fotografía. El mar ha sido una constante en la historia y vida de Santa Cruz al igual que nuestro limpio cielo y nuestro macizo de Anaga. Pero hay otras dos constantes, no menos importantes, que no se ven, pero se perciben, como la sensación física de bienestar que proporciona su clima y una situación mental proclive a los sueños. Como dice la canción, “mirando al mar soñé…”. D. José Manuel Ledesma y Dª Ana María Díaz escribieron la obra Mirando al Mar, de inspiración claramente marítima.

La benignidad de nuestro clima permite que se viva mucho más en la calle y que ésta sea la casa de todos, en la que se propician los encuentros y los intercambios, físicos y emocionales. Los encuentros sorpresivos, muy gratos a veces y otras no tanto pero siempre encuentros. Momentos para la emoción y el sentimiento.

De la canción de Alfonsina, cantada por Marisol, me gusta destacar los siguientes versos: “Háblame del mar marinero, háblame del mar. … Desde mi ventana no puedo yo verlo. Desde mi ventana, el mar no se ve…”

Y he aquí que nuestra Santa Cruz es una ciudad escalonada con edificación abierta al mar, lo que permite que el mar sea visto desde muchas ventanas y de la mayoría de los áticos y azoteas de Santa Cruz y La Cuesta. Y también se ve al final de algunas calles largas.

Es evidente, como ya hemos dicho, lo que ha supuesto el mar, la mar, en cuanto a la inspiración artística, sin hacer alusión a su aportación a la riqueza de los pueblos ribereños y pesqueros, además de lo que supone el transporte de mercancías y de personas, con las que se van y vienen los sueños. La conclusión se expresa muy bien en el último verso de este poema de mi padre que, a su vez, denota la nostalgia del mar. ”Que todo lo fue y lo espera por los caminos del mar…”

Y así, con nuestro bello horizonte subtropical o supertropical, según se mire, de nuestro inmenso mar Atlántico, ancho y plano, en contraste con los horizontes más próximos a los polos, donde son acampanados, vamos a hablar de sueños. Y así, en clave de sueños, les voy a contar una bella historia de la que he sido testigo privilegiado.

Mi discurso Inaugural del curso académico de la Real de Medicina en 2002, se tituló SUEÑOS PARA VIVIR. Y así ampliaremos el eslogan de Santa Cruz para vivir en Santa Cruz para soñar y Santa Cruz para ser feliz. (Ser feliz a tu manera, porque la felicidad no es lo que dicen los demás, sino lo que a ti te hace feliz realmente)

Iniciaba mi discurso con el siguiente párrafo: Su título “Sueños para vivir”: un título y una sugerencia. Y bajo este título un discurso doctrinal referido a las vivencias y avatares de una especialidad médica, la anestesiología, en el último tercio de siglo pasado, en forma de sueños que han sido los que hemos suministrado a nuestros pacientes y los que hemos vivido los especialistas como aspiraciones que se han hecho realidad..

Todos necesitamos dormir, y soñar es también necesario alguna vez. Soñar en el sentido freudiano para compensarnos de los contratiempos y acontecimientos desagradables o soñar despiertos para colmar nuestras aspiraciones creativas y existenciales. Si, como ha dicho Umbral, “Las cosas no son como son, sino como yo las recuerdo”, a la postre no habrá gran diferencia entre lo soñado y lo vivido. Y si esto es así, ¿por qué no soñar?

Vamos a referirnos a los sueños como recurso de la mente para no sufrir, o para idealizar la vida y a los sueños como recurso de la Medicina para evitar el sufrimiento quirúrgico. El sueño como recurso humano ya lo definió muy bien un poeta que dijo: “Yo sé que hay vagas gentes que desdeñan el verso noble y la ideal medida.

Para esas pobres gentes que no sueñan. ¡Qué poca cosa debe ser la vida!”

clip_image002

Hablaba un eslogan político municipal de una Santa Cruz para vivir. Yo voy a hablar de Tu Santa Cruz para vivir y tu Santa Cruz para soñar. Y esto lo dice uno que ha pasado más de 45 años de su vida impartiendo sueños a los santacruceros y otros canarios, aparte de los que antes había impartido a los ingleses y asturianos, porque soy anestesiólogo. Aquéllos eran sueños para vivir. También les hablaré de los sueños para ser feliz. Algo hemos dicho de los sueños que evoca el mar, nuestro aliado y nuestra primigenia fuente de riqueza como pueblo de pescadores

Cuando amablemente Ana María me invitó a dirigirme a ustedes, y me dijo que hablara de lo que yo quisiera, recordé la frase de Montaingne: Que cada hombre diga lo que sabe y no más. Entonces pensé que mi tema bien conocido es la especialidad que he ejercido como médico durante más de 45 años. Una especialidad que fue una bendición divina para la humanidad doliente. La anestesiología

Con motivo de la celebración del centenario del descubrimiento de la anestesia, alguien dijo lo siguiente:

“La historia de la cirugía es una historia de los últimos cien años. Se inicia en 1846 con el descubrimiento de la anestesia y, por tanto, con la posibilidad de operar sin dolor. Todo lo anterior no pasa de ser una noche de ignorancia, sufrimiento y estéril tanteo en la oscuridad. En cambio, la “historia de los cien años” ofrece el panorama más grandioso que conoce la Humanidad”.

Gracias a esto se consiguieron los sueños de los pacientes, sueños para curarse y seguir viviendo. Se ha dicho y escrito mucho sobre la filosofía de este estado de inconsciencia e insensibilidad provocado de manera artificial. El Dr. Pinto Grote escribió: “Sumir a una persona fuera del tiempo y del espacio durante todo el acto quirúrgico es una tarea casi metafísica”. Lo que junto a la definición impresa en el logotipo de nuestra especialidad que dice en latín “Sedare dolorem opus divinun est” (Aliviar el dolor es una obra divina), es la razón por la que me había referido a los anestesiólogos como “Los Señores de los sueños”.

Sumir a una persona en un estado de insensibilidad al dolor y, como ya he dicho en palabras del Dr. Pinto Grote, es una tarea metafísica y éste fue un sueño perseguido por los hombres de todos los tiempos. La primera referencia a este sueño que hoy conocemos como anestesia (an = sin; estecia = sensación; en suma, sin dolor) se encuentra en la Biblia cuando Dios Jehová hizo caer sobre Adán un sueño profundo tras el cual le extirpó una costilla con la que creó a Eva. Hay otros cuadros y pinturas sobre este tema bíblico. Después de esto, los hombres lo intentaron todo para encontrar una forma eficaz de suprimir el dolor quirúrgico. Como he dicho antes, una serie de tanteos en la oscuridad. Desde el golpe en la cabeza, el vino, la mandrágora y otra serie de pócimas que aturdían o emborrachaban, unas con más perjuicios que otras pero sin que ninguna diera el resultado deseado de forma clara y eficiente.

De forma algo novelada les contaré la historia de una especialidad, muy sufrida para los ejecutores, por lo arriesgada, hasta no hace mucho tiempo, para evitar el sufrimiento de otros. Un descubrimiento que se inició en el Nuevo Mundo para que, al cruzar el Atlántico, desde el Nuevo Mundo, se desarrollara en el viejo mundo, en Inglaterra y después, cruzando de nuevo el Atlántico vinieran a Canarias. Así la historia nos enseña cómo estos sueños artificiales también se desarrollaron y nos vinieron por los caminos del mar.

Muy someramente les contaré la historia de los sueños artificiales, al tiempo que entenderán los mecanismos básicos de la anestesia. Una especialidad con la que muchos hemos tenido contacto como pacientes y los que podremos tener nosotros y nuestros familiares o amigos.

A mediados del siglo XIX, en el campo de la química circulaban ya dos elementos químicos con diferente uso: el óxido nitroso y el éter etílico, entre otros muchos. A los humanos, como niños, siempre les ha gustado experimentar cosas raras con lo que tienen a su alcance. Además de su empleo en química y física el gas nitroso y el vapor éter, aún hoy usado como disolvente, los curiosos probaron sus efectos inhalatorios, y el uno, aparte de un agradable sopor, producía risa, por lo que se le conoció también como gas hilarante o gas de la risa, y lo usaban los feriantes para los que querían reírse mucho y disfrutar de sus efectos. El éter, usado medicinalmente para algunas afecciones respiratorias, también se usaba, en lugar del alcohol, en algunas fiestas privadas, llamadas éter parties o fiestas del éter. ¡Lo que han hecho y hacen los hombres para divertirse y evadirse!

Bueno es decir también que, antes de esto, los horrores que sufrían los que tenían que someterse a la cirugía eran motivo de espectáculo, también los nervios de aquellos valientes cirujanos tenían que ser firmes a toda prueba para operar con rapidez y eficacia, entre movimientos incontrolables de los pacientes y sus gritos. Para estos espectáculos había un anfiteatro.

Pero volviendo al gas nitroso y el vapor éter, les contaré brevemente lo que pasó con ellos, pues dieron lugar a uno de los más beneficiosos y grandes descubrimientos de la Medicina como ya se ha dicho.

Un estudiante de Medicina de la Universidad de Pensilvania ilustró así lo que ocurría con el gas hilarante, oxido nitroso: Las frases escritas en un dibujo son: “!Que concatenación de ideas!, “Este mundo es un pequeño planeta sucio y no contribuiré a poblarlo” Me siento inclinado a la alegría”, No existe más que el pensamiento”, ”efectos de inhalar óxido nitroso, única manera agradable de emborracharse.” Emborracharse sin sentir las graves secuelas de la resaca y hacerlo hasta no sentir dolor, lo que con el alcohol y otras pócimas era una quimera y esta placidez que se obtenía con el oxido nitroso era una promesa. Y esto era la anestesia en sus inicios, un envenenamiento controlado y con pocas secuelas.

Y así comenzó esta bella historia de la anestesia. Fueron dos dentistas estadounidenses, Horace Wells y Thomas G. Morton, los que se decidieron a ensayar el gas hilarante y el éter para las extracciones dentales bajo sus efectos.

El primero fue Wells, que había observado cómo a los que inhalaban el gas no les dolían los golpes fuertes, incluso con heridas, contra una mesa o silla. A mi juicio, aunque Wells lo había probado en sí mismo y en otros colegas se precipitó al llevar su descubrimiento al Hospital General de Massachusetts, ante un público docto. El óxido nitroso, que se guardaba en vejigas, es muy volátil y difícil de manejar porque se escapa con facilidad. En esta ocasión solemne, por las razones que sean se quedó corto con el anestésico y el paciente se quejó, originando la mofa general. El bueno de Wells cayó en la depresión y terminó suicidándose.

Thomas Green Morton, discípulo de Wells y también dentista, eligió el éter, más fácilmente controlable y más potente. Habiendo escarmentado en cabeza ajena, no lo llevó al Massachusetts hasta que estuvo bien seguro de su dosificación, para lo cual fabricó un inhalador regulable. Y fue el día 16 de octubre de 1846 a las 10 de la mañana — yen la cúpula del hospital, que es donde se hacían las intervenciones quirúrgicas para que los gritos de los pacientes no se oyeran en las otras dependencias— cuando tuvo lugar la gesta.

Cuando el decano de los cirujanos de Boston exclamó: ¡Esto no es un engaño! Y el doctor Henry Bigelow dijo: “Lo que hemos visto aquí hoy, dará la vuelta al mundo”. Y así fue, y estos dos potentes y buenos anestésicos se usan aún hoy en día. El óxido nitroso es de uso universal y cotidiano en todos los quirófanos del mundo. El éter se sigue usando en países pobres y en el tercer mundo.

Y así, del nuevo al viejo mundo, POR LOS CAMINOS DEL MAR, vino la anestesia a Inglaterra, donde el Escocés Sir James Simpson descubrió e introdujo la anestesia clorofórmica de la que algunos han oído hablar. De niño fui cloroformizado por el Dr. Camacho en La Palma para la operación de un absceso en el muslo. A La Palma había regresado desde el Nuevo Mundo, donde este palmero insigne, don Miguel Pérez Camacho, emigrado y formado como cirujano de prestigio en Cuba, llegó con la mochila des sus vastos y experimentados conocimientos. Otra cosa es la fortuna que pudo hacer, como todos los canarios retornados. Justo es decir que enseño técnicas avanzadas a los cirujanos tinerfeños, y también vino a las islas algún cirujano catalán para aprender de él.

El cloroformo era más agradable y potente que el éter, pero daba más problemas, y el éter se convirtió en el gran anestésico de las dos guerras mundiales con lo cual su uso se perfeccionó por la exigencia de operar y anestesiar a multitud de heridos, y también se aprendió a asociarle algunos potentes analgésicos como la morfina, con lo que la cantidad necesaria de éter era menor.

El alcohol ha sido siempre un factor de importancia vital en la lucha contra el dolor, tanto físico como mental. Fue la primera substancia que dio al hombre la idea de tomar algo para aliviar el dolor. Alguien ha dicho que el éter y el cloroformo son hijos del alcohol.

Así fue, durante poco menos de un siglo, que la vía de administración de estos vapores era la respiratoria, entraban y salían a través del pulmón. Y durante éste período de sueños arriesgados y peligrosos aún, se fue perfeccionando la técnica con paso más forzado en las guerras mundiales, en dónde el éxito final de la técnica dependía mucho de la pericia del que la administraba. A efectos médico-legales, el responsable era el propio cirujano que asumía la doble función de cirujano y anestesista, delegando esta última en practicantes o enfermeros/as debidamente entrenados.

Al mismo tiempo iban apareciendo otros medios y técnicas que contribuyeron al perfeccionamiento de la anestesia, como fueron, el empleo de la vía intravenosa, la intubación de la tráquea para un mejor control de la vía respiratoria y también la aparición de los anestésicos locales y regionales, como la famosa RAQUI, anestesia raquídea, espinal o subdural que tanto contribuyo a la cirugía en el siglo pasado y que aún hoy tiene verdadera vigencia en su versión EPIDURAL para el parto sin dolor. Por supuesto que no vamos a entrar en detalles de todos los descubrimientos que contribuyeron al logro de la eficaz y eficiente anestesiología moderna. Justo es decir que, hasta hace algunas décadas, la gente moría por la anestesia, y se asumía tranquilamente la frase de que “no aguantó la anestesia” (no toleró la anestesia). Recurso que también usaban los cirujanos para encubrir sus fracasos.

Pero si quiero contarles un detalle de vital importancia para la especialidad porque vino de la mano de un veneno mortal que también cruzo el Atlántico: el curare, el veneno que los indios del Amazona ponían en sus flechas emponzoñadas.

La primera referencia escrita que se tiene del curare corresponde a las cartas del historiador y médico italiano Pietro Martire d’Anghiera. La obra completa de este autor con el nombre de Decades de Orbe Novo se publicó en 1516 y reseñaba el uso de flechas emponzoñadas con curare por los nativos americanos.

En 1856, el médico francés —otra vez Europa— Claude Bernard (1813–1878), menciona en su libro “Leçons sur les effets des substances toxiques et medicamenteuses” (1857) que el efecto del curare era debido al bloqueo funcional de la placa neuromotora, paralizando a los guerreros que morían por asfixia, al no poder respirar.

Vean por donde el curare es más antiguo que el éter o el cloroformo, pero el secreto estaba bien guardado en las selvas amazónicas. Su empleo científico en la anestesia no comenzó hasta mediados del pasado siglo. Y así, POR LOS CAMINOS DEL MAR, viajó también del Nuevo Mundo a Europa donde se estudió y se empleó con éxito en la anestesiología moderna, de la que es un componente básico en la actualidad.

Como niño y joven me tocó vivir la etapa de la transición de LOS CAMINOS DEL MAR a los CAMINOS DEL AIRE con la extensión de la aviación a nuestro archipiélago que es cuando nuestra historia se acelera de forma prodigiosa, y no en cuanto al tiempo, que siempre es el mismo, sino en cuanto a acontecimientos gratificantes y provechosos para todos en general y para nuestra especialidad en particular.

La década prodigiosa, la de los 60, no lo fue sólo por las canciones de los Beattles. En ella se produjeron importantísimos acontecimientos que marcaron un punto de inflexión en el desarrollo de la Sanidad y la tecnología médica en general y, en particular, para la anestesiología. En ella se cumplió el sueño de los hombres de llegar a la Luna. Paralelamente, ocurrió en España la expansión industrial y el desarrollo de la red sanitaria con magníficos hospitales, llamados Residencias Sanitarias y dotados espléndidamente con tecnología puntera. Profesionales de reconocido prestigio emigraron de los obsoletos Hospitales de la Beneficencia a las modernas residencias, al igual que los desertores del arado emigraron a las grandes ciudades industriales en busca de una mejor calidad de vida y unos ingresos más seguros en las ciudades. También podría añadir que en esta década me casé y volví a Tenerife, pero esto no viene a cuento.

La conquista de la Luna supuso algo más que ver realizado el sueño de Julio Verne y un triunfo de la Humanidad en el Universo. Supuso una inmensa investigación que trajo como consecuencia el alto nivel actual de tecnología que ahora explotan las multinacionales de la electromedicina para el control ajustado de los pacientes. Así, llegan medios de exploración y monitoreo a todos o casi todos los quirófanos del mundo.

También en esta década los anestesiólogos reciben el pleno reconocimiento de la especialidad, no sólo como anestesiólogos, sino también como reanimadores, ocupando en la red sanitaria puestos con el mismo tratamiento social y económico que sus otros colegas cirujanos y demás especialistas. Pero también, finalizada esta década, se implanta en España la formación de especialistas por el sistema MIR, gracias a lo cual se forman grandes equipos y servicios de Anestesiología, Reanimación y tratamiento del Dolor, como se reconoce hoy a nuestra especialidad. Y, a su vez, dotados de unos medios excelentes de administración de unos nuevos fármacos cada vez más selectivos y purificados y con moniteo de los parámetro biológicos en lo que unos autores rusos llamaron “sinfonía de parámetros” que nos permiten ver todas las variables cardiovasculares, respiratorias, farmacológicas y hasta la función cerebral en cada momento, pasando así de los sueños arriesgados, a los sueños seguros que nos llevan a la felicidad de la curación sin necesidad de sufrir un trayecto tormentoso.

En un principio comparábamos el sueño anestésico al sueño marítimo, en que nos dormíamos a bordo de un barco en una isla y a la mañana siguiente despertábamos en la otra. Al aparecer los caminos del aire, es mejor comparar este sueño con un vuelo en el que se induce el sueño como el despegue y el despertar, como el aterrizaje. Pero además lo comparamos a la seguridad que ofrecen los datos de tablero a los pilotos, como a nosotros la sinfonía de parámetros.

Pero también hay que compararlo a un artista porque aunque los procesos sean los mismos, los pacientes no lo son porque no hay dos iguales, y ahí está el arte de adaptar todos los medios y conocimientos a cada circunstancia especial. Así con la paleta del pintor con todos los medios, físicos y químicos, haremos el mejor y más bello diseño de actuación y escucharemos la sinfonía de parámetros, en un ajustado equilibrio vital.

Al final de la década prodigiosa, ya por los caminos del aire, volví a Tenerife después de un periplo formativo por Inglaterra, segunda cuna de la anestesiología, y por el norte de España.

Gracias a la labor de unos pioneros, los doctores Ginovés, Pinto y Loño, la especialidad se encontraba en el nivel de desarrollo propio de la época, sin desmerecer. Porque los canarios habían aprendido a superar el mal llamado “aislamiento”, o tal vez por esto mismo, se interpretó el mar como un camino y un horizonte, y no como una limitación. Y así, estos pioneros nos trajeron el beneficio de la anestesia en la década de los 50 por los largos caminos del mar.

El sentimiento de aislamiento y lejanía y la idealización de los continentes, crea una necesidad de alcanzar objetivos superiores, imaginarios, que les atribuimos a los profesionales de otras orillas. La sorpresa es que algunas veces superamos a los que creímos superiores por nuestro afán de simple emulación y superación.

Poco después de la década prodigiosa, y ya ahora en la de los 70, contábamos ya con dos grandes centros hospitalarios, el Hospital Universitario de Canarias y la famosa Residencia de La Candelaria, que a la sazón se convertiría en Hospital Universitario de La Candelaria. En esta década y la siguiente la especialidad de los sueños se disparó como una asíntota. Nuevos descubrimientos farmacológicos, nuevos diseños electrónicos del aparataje, instauración de nuevas técnicas quirúrgicas tan avanzadas como los trasplantes de órganos y demás logros de la cirugía, posibles gracias a los sueños inducidos por el arte y ciencia de la anestesia.

Con las exigencias de la formación de especialistas por el sistema MIR, con el que formamos una pléyade de “señores de los sueños”, entre los que se han preparado muchos canarios y peninsulares. Con el enriquecimiento de los intercambios, contamos con muchos especialistas motivados, jóvenes y creativos con los que se han hecho aportaciones científicas y técnicas al acervo de la especialidad. No vamos a entrar a contar estos detalles pero si les contaré uno que me atañe personalmente.

Desde inicios de la década de los 80, que comenzamos como pioneros en Canarias y en España, con la consulta de preanestesia hemos acumulado conocimientos y técnicas que cristalizaron en tres guía de preanestesia. La primera con un solo autor y las otras en colaboración con los inquietos especialistas de nuevo cuño.

Entre los beneficios de estas consultas están en primer lugar los intangibles e invaluables, como es el calor humano tranquilizador (información para reducir la ansiedad) y la relación interpersonal. Luego viene el ajuste individualizado de los protocolos y, en último lugar, pero no menos importante, el gran ahorro económico y emocional que se consigue al reducir la estancia media preoperatoria en el hospital, como puede verse en la portada de la Guía II. Al no ingresar a los pacientes hasta que están perfectamente estudiados, facilita el hecho de que se ingrese sólo la noche antes de la intervención ó incluso en el mismo día cuando se trata de la cirugía mayor ambulatoria.

Y así pasamos de los sueños inciertos e inseguros a los sueños bien controlados y seguros, dentro de la seguridad que los humanos podemos ofrecer en cualquier actividad, como ocurre con el tráfico, la navegación, la aviación y muchas otras. De esta especialidad, altamente evolucionada surgieron otras dos como son las Clínicas del Dolor y los Cuidados Intensivos.

Pasando a otro nivel, aún nos quedan otros sueños y aspiraciones por descubrir. Con frecuencia hemos visto que algunos de nuestros sueños se cumplen, aunque no en el tiempo y manera que los habíamos soñado, a veces mejor.

En la quietud de los días gloriosos, tan frecuentes en muchos lugares de las Islas, cuántos no han deseado pararse, detenerse un punto para la recreación de un instante tan sólo acariciando una idea bella que nos posee y poder sentir sin zozobras y sin tormentos, la lentitud de un goce. En el puro aquí y ahora.

En nuestro apacible y luminoso clima meridional hay mucho espacio para la imaginación, y en él, los sentimientos y emociones están a flor de piel. La invitación es pararse para vivir, sentir y con-sentir, sentir con los demás y sentirnos felices porque los sentimientos viajan a mayor velocidad que la luz o la electricidad. y son los que pueden darnos la ansiada felicidad. Pienso que la felicidad es fundamentalmente un fenómeno mental-emocional. Pero existen condicionantes externas que facilitan que esto ocurra, para que entre todos los sentimientos y emociones surjan el amor esplendido y la presencia profunda con el sello de la felicidad única y posible

Todos sabemos que existe la percepción extrasensorial, más allá de las palabras, los gestos y las actitudes. Todos hemos oído hablar de la telepatía, de la empatía, el feeling. Esas vibraciones que sentimos en la proximidad de algunas personas. Es bueno emitirlas y captarlas.

Los sentimientos y emociones no se ven, sólo se sienten, no son substancia sino proceso. Están ahí y se sabe que se transmiten a gran distancia y a mayor velocidad que la luz o la electricidad. Experimentos con fotones y entrelazamientos cuánticos y partículas de ADN así parecen afirmarlo, aunque no se tenga un gran nivel de evidencia científica de ello. Pero es bueno tenerlos en cuenta para pensar que todos estamos interconectados para amarnos y soñar con un mundo feliz.

Y, para seguir soñando en el presente y con el futuro, les hablaré muy someramente de otros sueños o interpretaciones que hago a la luz de los nuevos conocimientos que se nos ofrecen desde el nuevo mundo de la física cuántica o mecánica cuántica o de la incertidumbre del universo cuántico. Como lego en esta materia y como soñador, sólo voy a fijarme en lo que estos nuevos descubrimientos atañen a nuestros sentimientos, pensamientos y emociones, tan importantes en nuestras vidas.

Ni que decir tiene que es fácil perdernos en el mundo cuántico si buscamos en las redes, especialmente para los que no sabemos nada sobre la física cuántica, a la que se dedican hoy centenares o millares de sesudos científicos del mundo.

Stepehn Hawking ha dicho recientemente que los agujeros negros ya no son tan negros. “Si caes en un agujero negro, no te rindas”, dijo Hawking en una conferencia en Estocolmo, “Hay una salida”. En historia comparada, los agujeros negros me recuerdan “El mar tenebroso”, El Atlántico y el “finis Terrae” o el “non plus ultra” (no más allá) de las columnas de Hércules, en el pensamiento geográfico primitivo.

Encontrarán propuestas y especulaciones teóricas de físicos y filósofos, muy difíciles de entender, pero ilusionantes. Pero sólo nos vamos a fijar en una: nuestro ADN es cuántico. Y esto lo digo porque un experimento esclarecedor de la NASA así parece afirmarlo.

Se comprobó, mediante fotones, que a una distancia de 700 kms, entre las ciudades de Los Ángeles y Phoenix, el ADN de un donante se modificaba con las emociones y sentimientos de éste..

Esto abre una puerta a toda clase de posibilidades sobre cómo el ADN permanece conectado a su donante, y lo que esto nos dice es, de nuevo, que estamos conectados con nuestro ADN a través de nuestras emociones, y el efecto es igual tanto si ese ADN está en nuestro cuerpo como si está separado de él por cientos de kilómetros, A esto se le llama “Energía no-local”, o que está presente en todo momento y lugar, porque esta energía no tiene que viajar del punto A al B.

Por otra parte, se dice que el holograma cuántico registra absolutamente todas las actividades y que, desde él, son éstas perfectamente reproducibles. Algunos suponen que todos estamos interconectados, más por las emociones, sentimientos y pensamientos que por las redes o el WhatsApp, pero no tenemos consciencia de ello. Así lo proponen las siguientes afirmaciones: Las cosas que alguna vez han estado en contacto entre sí, siguen influyéndose mutuamente a distancia tras haberse cortado el contacto físico. ¿Qué es el amor? Un intento de crear entrelazamiento cuántico entre dos o más seres conscientes macroscópicos.  Desde que alguien se ha cruzado en tu vida, ya no eres el mismo.

Actualmente podemos pensar que los prisioneros del mito de La Caverna de Platón, no tardarán en ver la luz.

Lo visto, nos permite soñar con una Humanidad interconectada entre sí y con el Universo, y que nuestros pensamientos, sentimientos y emociones se registran de forma indeleble en el holograma cuántico. Lo cual también nos permite soñar con un mundo feliz entrelazado y un nuevo despertar. Como dice Machado: Dormirás muchas horas todavía sobre la orilla oscura, y encontrarás una mañana pura amarrada tu barca a otra ribera.

Y hablando de despertar, es sorprendente que no estén dormidos después de tanto hablarles de sueños. Muchas gracias por su atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s