[Hum}— Caballerosidad para con las embarazadas

Una joven se sube a un autobús y, al ver que ninguno de los hombres sentados le ofrece su lugar, se queja diciendo en voz alta:

—Caray, ya no existe la caballerosidad, ¡nadie le cede su asiento a una mujer embarazada!

Ante esto, un señor se levantó y le cedió su asiento. Pero al verla con el estómago plano, le preguntó:

—Disculpe, ¿cuánto tiene de embarazada?

La joven respondió:

—Como media hora, ¡pero quedé taaan cansada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s