[LE}— Nombres de síndromes, con minúsculas: «síndrome de la cabaña» o «síndrome de la cara vacía»

Los nombres de síndromes como el síndrome de la cabaña o el síndrome de la cara vacía, entre otros, se escriben con minúsculas y sin comillas.

Uso inadecuado

  • El Síndrome de la Cabaña: enfrentar el temor de salir de casa.
  • No tienes el «síndrome de la cabaña», es que no quieres volver a tu vida anterior.
  • El «síndrome de la cara vacía» y las secuelas psicológicas de la pandemia.

Uso adecuado

  • El síndrome de la cabaña: enfrentar el temor de salir de casa.
  • No tienes el síndrome de la cabaña, es que no quieres volver a tu vida anterior.
  • El síndrome de la cara vacía y las secuelas psicológicas de la pandemia.

Tal y como se indica en la Ortografía de la lengua española, los nombres de síndromes y enfermedades son denominaciones comunes y por ello deben escribirse con minúscula inicial en todos sus componentes, excepto cuando incluyen el nombre propio del investigador o descubridor, como sucede en síndrome de Down o síndrome de Tourette.

Por lo tanto, lo recomendable en síndrome de la cabaña, síndrome de la cara vacía y otros similares es escribirlos íntegramente en minúsculas. Lo mismo se puede aplicar a otras denominaciones descriptivas como fatiga del espejo, efecto ascensor o fatiga pandémica, que siguen la misma pauta.

Finalmente, cabe recordar que en ambos casos resulta innecesario el uso de comillas o cursiva de forma general, dado que se trata de construcciones transparentes.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s