[Canarias}— El fotógrafo Saúl Santos lleva La Palma a la portada de National Geographic

El fotógrafo Saúl Santos lleva La Palma a la portada de National Geographic

La prestigiosa revista, en la que publican los mejores periodistas gráficos del mundo, realiza un reportaje sobre la Isla con el título ‘Viaje al corazón verde de Canarias’

Artículo relacionado:

[Hum}— El pibe Julián

Julián «Cacho» Petrelli era un tipiquísimo argentino. Llegó aquella noche a su casa sin sospechar lo que le esperaba:

* Julián, ¡te olvidaste otra vez!
* ¿De qué, vieja?
* ¡Hoy cumplimos 30 años de casados!
* Pe… pe… pero, ¿cómo me voy a olvidar de eso?
* Quiero que me llevés a cenar, a ver un buen espectáculo y a bailar.
* ¡Justamente eso era lo que tenía planeado!
* Bueno, quiero que me llevés al Pigalle.
* ¡¿Quéeeeee?! ¡¿Estás loca?! ¡Ése es un antro!
* ¡Julián! ¡Quiero que me llevés ahí!
* Vamos a cualquier otro lado. Allí no, Beba.
* ¡Vamos al Pigalle, Julián!

Y fueron. Apenas llegaron, el pibe que estacionaba los autos dijo:

* Buenas, ¿cómo le va, caballero? ¡Qué bueno verlo otra vez!

La mujer saltó sorprendida:

* ¿Qué dice este chico? Dijo que “Qué bueno verte otra vez”. ¿Vos viniste aquí alguna vez?
* ¿Yo? ¿Pero vos estás loca? ¿A este piringundín? Le dicen a todos lo mismo. En estos lugares son así.

Aparece el portero:

* Señor Petrelli, ¡un gusto!
* Te dijo señor Petrelli. ¡Te conoce!
* Ehhhhh, ¿y como no me va a conocer si este tipo trabaja en el edificio de mi oficina? ¡Es el electricista del edificio!

Los recibe Jeróme:

* Monsieur Petrelli. La mejor mesa, como siempre, ¿verdad?
* ¿Este francés también es electricista en tu oficina, Julián? Julián, ¡¡yo te voy a matar!!!
* No… ehhh… no… este francés me conoce porque es el que me vendió los… HMMMMM!!! pasajes en Air France el año pasado cuando fui a Europa a la convención, ¿te acordás?
* Julian, ¡vos me estás…!

En ese momento aparece la vendedora de cigarrillos:

* ¡Julianciiiittttooo! ¿Te doy tu habanito?

Y la cigarrera se pone el habano entre sus pechos y dice: “¡Mete la, Juliancito! ¡Mete la manito y saca tu habanito!”

La mujer de Julián está a punto de matarlo. En ese momento se apagan las luces. Julián y su mujer se sientan y empieza el espectáculo. Aparece una mujer súper sensacional que empieza a hacer un strip-tease espeluznante. Cuando se queda sólo con la tanguita, se acerca a la mesa de Julián y, mimosísima, pregunta a toda la concurrencia:

* Y ahora, ¿quién me va a sacar la tanguita?

Todos los presentes gritan a coro:

* Se ve, se siente, ¡Juliancito con los dientes! Se ve, se siente, ¡Juliancito con los dientes!

La mujer de Julián no aguanta más y sale corriendo. Se mete en un taxi. Julián la sigue. Sube al taxi también. La mujer empieza a pegarle y quiere arrojarlo fuera.

* ¡Sos el más grande hijo de puta de toda la historia! Julián, ¡sos un conchudo de mierda!

Y la mujer se saca un zapato y con él empieza a pegarle a Julián en la cabeza. Julián se cubre como puede, pero su mujer continúa pegándole y gritándole: «La puta que te parió, Julián, ¡malparido de mierda!»

En ese momento, el taxista se da vuelta y dice: “Mire que hemos llevado locas, don Julián, ¡pero como esta puta, ninguna, ¿eh?!”