[Hum}— Así se da una noticia

Un señor está en su mejor ronquido, en plena madrugada, cuando suena el teléfono.

“Aló, es Arístides, el capataz de su hacienda”

“Hola, Arístides, ¿pasó alguna cosa grave?”

“No, nada, doctor, sólo le quería decirle que su lorito se murió”

“¿Mi lorito? ¿Aquél que ganó el concurso el mes pasado?”

“Sí, ése mismo”

“¡Cónchale, qué lástima! Yo había pagado una pequeña fortuna por él. Pero, ¿de qué murió?”

“Comió carne podrida”

“¿Carne podrida? ¿Quién le dio carne podrida?”

“Nadie. Él se la comió de uno de los caballos que estaban muertos”

“¿Qué caballos?”

“Dos de sus caballos pura-sangre. Se murieron de cansancio de tanto tirar de la cisterna de agua”

“¿Tirar de una cisterna de agua? ¿Y para qué era la cisterna de agua?

“Para apagar el fuego”

“¿Fuego? ¿Qué fuego? ¿Dónde?”

“En su casa, seños. Una vela se cayó cerca de una ventana y la cortina y agarró fuego”

“¿Vela? ¿Pero quien encendió una vela en mi casa si ahí hay electricidad?”

“Fue una de las velas del velorio”

“¿Velorio? ¿Qué velorio?”

“El velorio de su mamá. Ella llegó en la madrugada, sin avisar, y yo le disparé pensando que era un ladrón”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s