[Hum}— Manual para manejar en Caracas

1) ‘Saludar’. Para ‘saludar’ a un conductor caraqueño, baje lentamente su ventana y, con tono grave y voz clara y fuerte, dígale: “¡¡¡Coño e’ tu madre!!!”. Pueden incluirse al final de la expresión sustantivos calificativos como: gordo de mierda, cabrón, hijo’e puta, etc. (Escoger el más adecuado para la ocasión). De todas maneras, esté siempre preparado para responder con un “Anda a lavarte ese culo”, en caso de que el otro conductor le haya ‘saludado’ primero.

2) Luces de cruce. Si un conductor en otro canal enciende su luz de cruce, no lo deje entrar en el canal de usted; de hecho, presione el acelerador y manténgase próximo a él. Es probable que el conductor intente ‘saludarlo’, pero usted ya sabe exactamente qué hacer (ver párrafo anterior).

3) Semáforos. Estos interesantes artefactos suelen encontrarse en las intersecciones de las calles sin tener ninguna razón aparente, pero, si están ahí, por algo será. Es muy probable encontrar conductores detenidos observando cómo cambian las luces de colores (una experiencia fascinante). Los fiscales de tránsito y la Policía de circulación creen que cada color tiene un significado que el conductor debe conocer y respetar. De la observación efectuada se ha determinado empíricamente el significado de cada color:

  • Luz amarilla: Acelere su vehículo tanto como sea posible.
  • Luz roja: Permita pasar a 5 ó 6 vehículos más después que el semáforo cambió de luz amarilla a luz roja.
  • Luz verde: Reduzca la velocidad y espere a que los 5 ó 6 vehículos atraviesen la luz roja.

Nota: Es vital tocar la corneta a los 0.05 segundos del encendido de la luz verde.

4) Cambio de canal.

  • Antes que nada, no importa lo que usted vaya a hacer, nunca encienda su luz de cruce; si lo hace estimulará la reacción  del otro conductor (vea “Luces de cruce”).
  • Observe al conductor que viene por el canal al que desea usted pasarse y, ante su menor descuido, introdúzcase descontroladamente con su vehículo; se sorprenderá al darse cuenta de que no se necesitan más que un par de centímetros entre vehículo y vehículo. En ese momento será ‘saludado’ por no menos de tres conductores.
  • Para perfeccionar su cambio de canal, existen diversas técnicas, una de ellas es, por ejemplo, intentar desacelerar su vehículo drásticamente y en cuestión de segundos. No deje de observar el fenómeno de reacción en cadena creado por el conductor de atrás. En medio del caos, cambie de canal y acelere.

5) Trancas. Durante las trancas de tráfico se realizan actividades divertidísimas, tales como (aunque no limitadas a):

  • Retoque de maquillaje (generalmente, repito, sólo generalmente, esto se da en conductoras).
  • Busque objetos semisólidos en sus fosas nasales o pabellones auditivos y, si los encuentra, conviértalos en sólidos esféricos y deshágase de ellos (generalmente, repito, sólo generalmente, esto se da en conductores).
  • Toque su corneta como si estuviera poseído por el diablo.
  • Pierda peso, sudando, debido a la falta de aire acondicionado.
  • ‘Salude’ a otros conductores. No necesariamente a los que provocan la tranca.
  • Juegue a ver lo cerca que puede detenerse del parachoques del vehículo de adelante.

6) Peatones. Estos individuos son una molestia para los conductores caraqueños. En caso de encontrar alguno de estos singulares personajes, acelere y muéstrele quién es el jefe. En las intersecciones, ceda el paso al peatón y, en cuanto lo tenga en la mira, tírele el carro encima. Si no llega a tocarlo, puesto que suelen ser bastante hábiles, no se preocupe, seguramente lo habrá asustado lo suficiente.

7) Peajes de autopista. Todos sabemos lo que es estar apurado y no tener cambio para entrar en los canales de “Pago exacto”. Para resolver este problema, y pensando en su comodidad, se han desarrollado técnicas como la que se describe a continuación: Introdúzcase en el canal de “Pago exacto” aunque sólo tenga un billete de Bs. 50.000. Cuando llegue a la cabina de pago exclame, con cara de asombro “¡Mierda, me equivoqué de canal!”.

  • Si el cobrador se niega a aceptar su billete, entonces señale la imponente cola de vehículos que se ha formado detrás y diga: “¿Puede decirles que muevan sus carros para sacar el mío?”.
  • Ignore los millones de ‘saludos’ que recibirá y sonría (usted va a ganar).

¡Ahora sí que usted se encuentra totalmente capacitado para conducir en las calles de Caracas¡ Así que, adelante y ¡FELIZ VIAJE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s