[El Paso}– Ni el rencor los nombra / Juan Antonio Pino Capote

Juan Antonio Pino Capote
(Artículo publicado en el Diario de Avisos del 21 de septiembre de 2003)

Parece que en la memoria escrita de El Paso ya no queda nada de la que fue una heroica y bella lucha por el agua.

El Paso: 160 años tras el agua” es el titular de una reseña referente a la lucha por el agua de esa ciudad (pueblo con título de ciudad). Es un titular sugerente para esa reseña que apareció en el programa de las fiestas en honor de Ntra. Sra. la Virgen del Pino, con motivo de su bajada trienal, y que editó el propio Ayuntamiento de El Paso.

El principal motivo de este escrito es lamentar que en esa reseña no se haga alusión a un pleito largo y costoso que, por causa de los influyentes de la época, tuvo que ser sufragado por particulares a cuyo frente se puso el valeroso alcalde de El Paso, destituido por el poder imperante para impedir que contara con fondos del Ayuntamiento, con los que se había iniciado el pleito.

Creo que el autor de la mencionada reseña sólo consultó someramente los archivos del Ayuntamiento, y nada más, pues no creo que en esos archivos no conste todo el inicio del pleito; no creo que consultara en serio esos archivos. Por eso omitió un período que va desde 1956 a 1976 en que habla de “unos litigios”, y esto sólo para referirse a un detallado informe jurídico del letrado don Antero Simón, realizado por encargo del Ayuntamiento. Ni siquiera nombra al alcalde que solicitó tal informe, ni aclara que no es sólo un informe jurídico del litigio en cuestión sino que también es la historia de las apropiaciones indebidas y las usurpaciones en la isla de La Palma.

Por razones que luego entenderán, la lectura de esta reseña me produjo una gran indignación.

Después de algunos días de reflexión, y pasados los malos impulsos de la indignación, decidí dejar constancia escrita de lo que, según el autor de la reseña son “litigios que se desvanecieron en el tiempo, sin solución aparente”.

LA HISTORIA NO CONTADA

Ésta es la historia de un alcalde con escasos medios porque era “El dentista de los pobres”, según se ha escrito. Es la historia de un alcalde que lo fue de El Paso durante dos largos periodos, y uno de ellos por aclamación popular y conducido a hombros hasta la tribuna de la plaza pública, de la que fue retirado por la guardia civil y por orden gubernativa ya que se le había prohibido presentarse como alcalde, pero como el telegrama con tal prohibición no llegó a tiempo a sus manos, el gobernador lo tuvo que aceptar (en unos tiempos en los que los nombramientos se hacían directa o indirectamente a dedo).

Es la historia de un alcalde que no cometió otro delito que defender las aguas de su pueblo de El Paso y que, cuando los poderosos lograron marginarlo del Ayuntamiento, él, con unos cuantos amigos y patriotas, consiguió la necesaria “personalidad jurídica” para seguir defendiendo los intereses de su pueblo, y lo hizo a titulo particular y con grandes sacrificios económicos —que pusieron en peligro las carreras de sus hijos en la Península— y con la inestimable ayuda de los amigos que aportaron el suficiente dinero para costear los gastos de un pleito, desigual en cuanto a recursos económicos e influencias políticas, de una entidad privada en las más altas instancias nacionales.

Como veo que por omisión sistemática va cayendo esto en el olvido, creo que, además de conveniente recordarlo, es también conveniente nombrar a estos amigos patriotas que colaboraron: Daniel García, Pedro Capote, Vicente González, Edilio González, Manuel Ángel Pérez Sosa, Pedro Gómez Acosta, Miguel Jurado Serrano, y puede que alguno más, pero, por lo menos, vale recordar a estos pocos —de los que sólo viven tres—, ya que temo que todo esto se pierda irremisiblemente en el olvido, como esta historia ignorada.

Si indignante es esta omisión sistemática, no lo fue menos lo que, en su momento, le dijera al hijo de este alcalde un sucesor suyo que luego se negó a pagar algunas deudas pendientes del pleito: «lo que tu padre va a hacer es arruinar al Ayuntamiento con ese pleito». Pero la viuda e hijos de este alcalde tuvieron que hacer renuncia de la exigua herencia a beneficio de inventario.

Aún hoy sigue siendo una pena que, por la negligencia de unos y los intereses de otros, estos hechos se queden como “litigios que se desvanecieron en el tiempo”, pues creo que hay mucho más que decir y recordar de este alcalde, de estos hechos y de sus amigos. Él se definió a sí mismo con un soneto que explica el título:

SOY:

De esos hombres abiertos, derramados,
que dicen con rudeza cuanto sienten,
y que, aunque les convenga, nunca mienten
y en alta voz confiesan sus pecados.

De los que viven y se dan confiados
y en alegrías su dolor convierten,

ni la traición, ni el desamor advierten,
a sus propios amores consagrados.

De los que alcanzan luz entre las sombras
y cuando pasan, ni el rencor los nombra
porque en la lucha fueron generosos.

De los que buscan con ahínco el cielo,
y se aligeran para alzar el vuelo

rompiendo sus cadenas silenciosos.

Este alcalde era mi padre, Antonio Pino Pérez, Hijo Predilecto de la Ciudad de El Paso, Cruz de Beneficencia, dentista, escritor y poeta, que se durmió para siempre soñando con una justicia que nunca llegó a ver. Esto ocurrió el mismo día del fallo judicial, del que no tuvo noticia.

2 comentarios sobre “[El Paso}– Ni el rencor los nombra / Juan Antonio Pino Capote

  1. Te envio un abrazo y te felicito por este hemoso artículo. Recuerdo muchas cosas de esa época. Un día la Guardia Civil casi lo detiene por dirigirnos unas palabras, que le pedimos por aclamación, desde encima de un banco en la “Plaza Vieja”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s