[Hum}— El perrito del judío

Un viejito judío tenía un perro, al que llamaba Moshe, que fue su única compañía por cerca de 15 años, pero, lamentablemente, el perro se murió. El viejito estaba tan unido a su perro que fue a ver al rabino y le preguntó si podría decir kaddish (una oración) para su difunto perro. 

El Rabino le contestó: 

—Sr. Bernbaum, usted sabe que somos una congregación ortodoxa. Kaddish es sólo para humanos, no para animales. De todas formas —continuó el Rabino—, hay una nueva congregación reformista a unas dos cuadras más abajo. Vaya y pídales que le digan kaddish por su perro. Tal vez ellos sean lo suficientemente mishigenes (locos) como para hacerlo. 

El viejito le agradeció y le hizo una pregunta más:  

—¿Supone usted también que ellos van a aceptar mi donación de 75.000 dólares en memoria de mi pequeño perrito Moshe?

—¡¡Alto ahí!! —gritó el Rabino— ¡¡usted no me dijo que el perrito era JUDÍO!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s