[Hum}— La viga en el ojo ajeno

Yo mataba el tiempo leyendo su diploma colgado de la pared. De golpe me acordé que un muchachote con los mismos nombres y apellidos había cursado conmigo la secundaria hace alrededor de cuarenta y cinco años en el Liceo X.

Pero cuando lo vi, descarté rápidamente la posibilidad de que fueran la misma persona, pues este hombre de cabellos grises y lleno de arrugas era demasiado viejo para haber frecuentado jamás la misma clase que yo.

Una vez que terminó de revisar mi boca, le pregunté si había cursado en el Liceo X.

—Si—, me contestó.

Entonces le pregunté en que año había terminado el bachillerato.

—En 1957 —me respondió—. ¿Por qué me lo pregunta?

Yo dije,

—Entonces, ¡¡¡estuvimos juntos en la secundaria!!!

Me miró de arriba a abajo y preguntó:

—Usted, ¿qué materia enseñaba?

2 comentarios sobre “[Hum}— La viga en el ojo ajeno

  1. Nos parece que no estamos tan viejos como vemos a nuestros compañeros de aulas, pero sí, ¡¡estamos muy parecidos o quizás algo más envejecidos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s