[*Opino}– ¿Sexo débil? ¡Nada de eso! Y, además, mienten mejor que los hombres

27-07-13

Carlos M. Padrón

Se dice que los hombres hablan de cosas que nunca hicieron, mientras que las mujeres hacen cosas de las que nunca hablarán.

De esta grande y peligrosa verdad hay que extraer el corolario de que ellas saben manejar los silencios, y usar éstos por respuesta. Tan sólo por eso, son de temer, pero hay motivos más poderosos.

Si es cierto que, como dice el artículo que copio más abajo, las mujeres ni a las amigas les cuentan ciertas intimidades, lo hacen por el instinto de amarrar al proveedor, el mismo instinto que les permite controlar mucho mejor las emociones relacionadas con la culpabilidad y el remordimiento porque, simplemente, son menos románticas que los hombres, o sea, menos proclives a caer en el drogamor de larga duración, que es a lo que se refiere eso de que los hombres somos más pasionales.

Apenas una mujer se sabe preñada, todo cambia para ella y para su pareja, y ayudaría mucho que ambos tomaran conciencia de ello, pero, lamentablemente, casi nunca ocurre así y, también lamentablemente, las instituciones educativas no tienen en sus programas esa materia, como tampoco tienen la del drogamor ni la de la percepción del tiempo.

¿Sexo débil? No seamos ilusos. Será en lo físico, porque, en lo fisiológico y emocional, la Naturaleza hizo más fuerte al sexo que mayor rol juega en la perpetuación de la especie (concibe, aloja durante el embarazo, y alimenta durante y después), y menos fuerte a aquél cuyo rol es sólo ayudar a la concepción del ser humano. Y para asegurarse el éxito de esta asignación, dio a las mujeres el instinto más fuerte: el maternal.

De ahí que, sobre todo en el trato con mujeres, hay tener muy en cuenta que los instintos —y sobre todo el maternal— no se atienen a razones.

Me enferma ver esa escena —para mí, pornográfica, pero muy común en las películas y series de TV useñas—, en la que el hombre, anillo en mano, se postra de rodillas ante una mujer y le pide que se case con él. Por lo visto, necesita un gerente que gestione su vida.

No es de extrañar, por tanto, que en esos mismos medios useños sea también común que se ponga de manifiesto que en una pareja es la mujer la que tiene los pies en la tierra, la sensata, la que toma las mejores decisiones, la que, a la postre, impone su voluntad, y la que, llegado el momento que ella considere adecuado, le dice a su marido “Get out of MY house!” (¡Lárgate de MI casa!”), no importando para nada que la tal casa haya sido comprada con las ganancias del marido que trabaja todos los días, mientras que, en muchos casos, su mujer se los pasa peinada, maquillada y vestida como si fuera a una fiesta, y jugando cartas con sus amigas o asistiendo a reuniones supuestamente benéficas.

Estando en Tokyo, IBM puso a mi disposición un guía japonés que hablaba inglés. Llevado por mi inveterado interés en lo psicosocial, le pregunté si él se casaría con una gringa.

Mirándome con ojos desorbitados y expresión de haber sido insultado, me contestó: “¡Antes prefiero meterme a monje!”.

No deja de ser cuando menos curioso que algunos de los países famosos por su ancestral sabiduría sean los que más controladas o marginadas tengan a las mujeres. Más vale prevenir….

Artículos relacionados:

***

27/07/2013

Las mujeres mienten mejor que los hombres

Alrededor de un 10% de los niños que nacen en las sociedades desarrolladas tendrían un padre que no es el supuesto.

A lo largo de la Historia se ha instaurado la creencia popular de que los hombres son mucho más promiscuos que las mujeres. Sin embargo, y según ha podido saber el portal ‘RomanceSecreto.com’, esta afirmación no es del todo cierta.

Tanto unos como otras practican el adulterio, pero a ellas se les descubre en muchas menos ocasiones.

Estudios realizados por la Universidad Metropolitana de Manchester (y otras importantes universidades europeas) revelan que, aunque los hombres siguen siendo un poco más proclives a tener una aventura fuera del ámbito conyugal, las mujeres se están soltando cada vez más la melena.

De hecho, estos mismos estudios realizan una aseveración impactante: alrededor de un 10% de los niños que actualmente nacen en las sociedades desarrolladas tendrían un padre que no es el supuesto, o sea, que no es la pareja estable de la madre.

La diferencia entre ambos sexos, básicamente, es la manera de gestionar la situación.

“Las mujeres saben guardar un secreto, y más aún si las protagonistas son ellas mismas. Si tienen un amante, no se lo contarán ni a su mejor amiga. Además, saben controlar mucho mejor las emociones relacionadas con la culpabilidad y el remordimiento”,

explica el psicólogo, experto en relaciones de pareja, Manuel Alarcón Molina.

Desde luego, algunos testimonios confirman esta teoría.

“Estuve dos años manteniendo una doble vida; mi amante era un compañero de trabajo. Siempre hablábamos en la oficina, nunca llamadas al celular ni correos electrónicos, y cuando salíamos a cenar, siempre pagábamos en efectivo. No hay que dejar rastro”,

relata una usuaria anónima del portal.

En el extremo contario estarían algunos hombres, a los que una infidelidad les ha costado el matrimonio.

“Ellos son más descuidados, pero también más pasionales. En un momento creen haberse enamorado de otra mujer sólo por salir de la rutina y son descubiertos con facilidad. Luego viene el arrepentimiento y las súplicas”,

reflexiona Alarcón Molina.

Fuente: ABC

3 comentarios sobre “[*Opino}– ¿Sexo débil? ¡Nada de eso! Y, además, mienten mejor que los hombres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s