[*Opino}– Las mujeres y la escogencia de pareja

03-01-12

Carlos M. Padrón

Creo que los resultados de la encuesta publicada en el artículo que copio más abajo, y lo que en él se dice acerca de cómo las mujeres españolas eligen pareja, puede hacerse extensivo, salvo algunas excepciones, a todas las mujeres, sean del país que fueren, a las que les esté permitido escoger pareja.

Haz memoria y cuenta cuántas mujeres conoces que se hayan casado con un hombre de estatus social o económico inferior al de ellas. El porcentaje será revelador.

Esta encuesta no dice nada nuevo; ya una previa anticipó algo así.

Lo que me extraña es que las gallegas sean más interesadas que las catalanas, aunque por poca diferencia. La explicación que se me ocurre es que las catalanas, sabedoras de la fama que en relación al dinero tiene su gentilicio, no fueron muy sinceras en sus respuestas.

La explicación a este proceder calculador e interesado, pero edulcorado con actitudes atrayentes que van desapareciendo una vez que termina la etapa de “caza”, es que la mujer es un instrumento que usa la Naturaleza para perpetuar la especie humana.

Si mientras dure la etapa de “caza” el hombre muestra algún rasgo de conducta que no es del agrado de la mujer, ésta suele decir que ella logrará que él cambie, y la realidad demuestra que, a la larga, el hombre no cambia pero la mujer sí.

La mujer cambia porque, como ya he dicho en este blog, la domina el instinto maternal, lo que la lleva a, instintivamente —y valga la redundancia—, elegir pareja en la forma que el artículo describe; poner a esa pareja como prioridad mientras dure el noviazgo, o etapa de “caza”; bajarla a categoría de accesorio desde la celebración de la boda, si es que la hay; buscar luego que le dé un hijo; y cuando éste nazca, o cuando ella considere que ya tiene bien segura a su presa, bajarle aún más la prioridad hasta el nivel de provider (= proveedor), como tanto repiten las gringas, y así él, en calidad de padre, debe, además de lo que aquí se dice, ayudar a cuidar, alimentar, educar y proteger a las crías que, como la mujer considera que son suyas, se constituyen en su primera prioridad y, en los más de los casos —repito: puede haber excepciones—, lo siguen siendo mientras ella viva.

De ahí que los hombres seamos más románticos que las mujeres, y que el drogamor nos afecte más porque la Naturaleza nos ha puesto esas gríngolas para que no veamos a tiempo el hueco en el que caeremos una vez casados y padres —o atados por otros lazos—, y no nos percatemos de la cruda realidad de que, sin ser tratados precisamente como amantes, seremos usados como instrumentos de reproducción, cuidado y manutención de la mujer y de sus crías.

Lo que se recomienda es válido para ellas siempre que de la lista de familiares se saque a los hijos.

Cuando, como se escucha frecuentemente en boca de las mujeres, ellas consideran que un hombre es inmaduro, es, las más de las veces, porque éste no cumple con alguno de los roles arriba mencionados, porque celebra a otras mujeres, o porque no acepta de buen grado los caprichos, vacuidades  y frivolidades —léase “inmadureces”— de la suya.

Si yo llegara a saber que una madre no es bioanimal sino que aplica la razón, y ante la clara evidencia de que su hijo/a —a los que siempre ellas consideran “un buen muchacho” o “una niña ejemplar”— es delincuente, drogadicto/a o asesino/a, aceptara el castigo que por ello se le imponga, la aplaudiré y solicitaré un premio para esa demostración de auténtica liberación femenina, de triunfo de la razón sobre el instinto.

Pero para eso se necesita una mujer capaz de hacer lo que en Oda al Dos de Mayo escribió el poeta:

… / la madre mata su amor,
y, cuando calmado está,
grita al hijo que se va:
“¡Pues que la patria lo quiere,
lánzate al combate y muere:
tu madre te vengará!”.

Pensar que las madres hagan algo así sólo se le ocurre a un poeta, un ser que, por definición, es un románico irredento.

Tal vez este mecanismo de manipulación y dependencia que rige la relación de la mayoría de las parejas sea la base del “Creced y multiplicaos”, la fuerza que mueve al mundo.

Pero cuando trato de imaginarme cómo sería éste si las mujeres no tuvieran esa atadura hacia sus hijos, lo que vislumbro asusta.

***

03/01/2012

A las españolas les importa más el dinero de su pareja que su atractivo

Ocho de cada diez españolas (81%) priman la posición económica de su compañero sentimental sobre el atractivo físico (19%), según una encuesta telefónica realizada entre 1.500 personas de toda España en el último trimestre del pasado año.

Esto sucede principalmente entre las mujeres mayores de 33 años (86% lo prefieren). Las más sensibles al estatus económico son las gallegas (90%) y las madrileñas (89%), y las que menos, relativamente, son las catalanas (73%) y las valencianas (75%).

De este sondeo, realizado por la empresa Procter&Gamble, se desprende que cerca del 20% de las encuestadas que deciden ser madres empieza a mirar a su pareja de manera distinta.

Incluso una de cada 10 reconocen que cambió de compañero sentimental porque el suyo “no daba el perfil de padre”. Y es que lo que las mujeres españolas buscan en un hombre es posición económica (81%), pasión (57%) y compromiso con sus hijos (68%), por encima del atractivo físico (19%) o de que se implique en las tareas domésticas (32%).

Junto a ello, persiguen un “buen esposo y buen padre”, por este orden (57% y 43%, respectivamente).

Prefieren además alguien divertido (54%) y con una personalidad conciliadora (56%), por encima de una persona seria y cumplidora (45%) o que no se quedaría en el paro (44%).

La mitad de las entrevistadas (47%) considera que la descripción del padre ideal coincidiría mucho con la que hubieran hecho sus madres.

Las que menos similitudes tienen con el criterio de sus madres son las mujeres mediterráneas, catalanas y valencianas, mientras que son las andaluzas las féminas cuyas preferencias coinciden en mayor medida con la generación precedente.

Este “retrato” está presente en la mente de la mayoría de los hombres. El 77% es consciente de la importancia que dan ellas a la posición económica, también saben que deben poner el acento en la pasión (68%) y en ocuparse de los hijos, aunque en este punto piensan que en la misma medida que implicarse en el hogar.

Con esta idea en su mente, casi la mitad de los hombres reconocen haber utilizado para ligar el recurso de intentar dar imagen de “padre ideal”.

Y las mujeres lo creen así, 2 de cada 3 féminas han vivido alguna situación en la que su pareja ha utilizado esta estrategia para conquistarlas.

Fuente: ABC

12 comentarios sobre “[*Opino}– Las mujeres y la escogencia de pareja

  1. Queda claro que la mujer sacrifica su amor por la continuidad de la especie, buscando quien la pueda ayudar a garantizar la sobrevivencia de su prole.

    Por lo visto es mas inteligente que el varón.

    El amor aparercerá sin mascaras cuando las personas involucradas dejen de ser fértiles y se den cuenta de ello, si es que se llegan a dar cuenta.

  2. ¿Sacrificio, Vicencio? ¿A qué amor te refieres? No al amor por su prole, sino al amor por otras personas.

    Puede hablarse de sacrificio cuando uno deja de hacer algo que le gusta para hacer algo que, aunque no le guste o le guste menos, la razón le dice que debe de hacerlo.

    En el caso que nos ocupa no existe sacrificio porque no está en juego la razón sino el instinto, y el mayor placer de la madre es seguir la ruta que éste le manda, seguir el mandato de la Naturaleza, y no veo en esto inteligencia alguna ni tampoco viveza por cuanto no hay dilema entre placer y deber, entre lo que se hace y lo debería hacerse.

    Cuando se dan casos de madres que dejan solas a sus crías para, por ejemplo, irse de copas con amigos, suele decirse de ellas que son madres “desnaturalizadas”, queriendo decir con ello que van contra la Naturaleza.

    En lo que sí estoy de acuerdo contigo es en que el amor aparecerá cuando no haya fertilidad,…. siempre y cuando el instinto materno no se sienta frustrado por ello, pues si ese instinto se mantiene, entonces la falta de fertilidad causará en la mujer algo como histeria u otro tipo de afección que impida la buena convivencia de pareja.

  3. Tú lo has dicho: hay sacrificio cuando se deja de hacer lo que a uno le gusta.

    El hecho de que ellas acepten casarse y jurar una serie de abstinencias a las que ellas realmente se sienten atraídas, es un sacrificio. Nada más bastan los chistes que hay sobre la realidad de los profundos sentimientos de las mujeres, de los cuales queda libre cuando la muerte los separa.

    Hay sociedades africanas —mucho más desarrolladas que la occidental, que en esto es un completo fracaso— en las que tanto varones como hembras aceptan la situación como un problema, y una mujer que le da hijos a un hombre tiene su seguridad garantizada, y ella puede tener el número de novios que le satisfaga. Eso es inteligencia en uso.

    Lo de la esterilidad colectiva está por resolverse, y ya se debería de estar hablando de ello pues para allá vamos.

    FELICES PASCUAS

  4. Me temo, Vicencio, que ese sistema africano cuasipoliándrico en nada suaviza el perfil de la madre bioanimal. Al contrario, puede agravarlo porque en vez de contar ella con un padre al que responsabilizar tiene una colección de novios.

    Y eso de la “seguridad garantizada” suena a chantaje.

    Tuve suerte de que hoy supe que Stephen Hawking terció en este asunto, así que el problema es más profundo de lo que creí.

  5. Stephen Hawking no cree que exista algo mas allá del Big Bang, y dice que no le hace falta. Cualquier persona que crea en el empíreo tiene una mentalidad mucho más amplia que la de él, y de ellos sobran en América Latina.

    Las relaciones entre las personas se basan en acuerdos, y los acuerdos se apoyan en actos inteligentes, razonamientos en que la parte animal, aún estando presente, no es determinante.

    La sociedades castrantes como la nuestra son las que educan con esos propósitos a nuestros niños y niñas. Esa toma de decisión la hacen cuando tienen una edad entre la prepúber y la pubertad. Ya para esos días las niñas tienen bien sembrados conceptos comerciales como el “quien se casa quiere casa” y eso nada tiene que ver con la oxitocina, que si es algo animal.

    Lo cierto es que la cultura de algunos africanos, su capacidad para hacer acuerdos y el respeto por su genoma humano y su comportamiento hormonal, les ha llevado a solucionar un problema y sobrevivir a pesar de la colonización europea; mientras que, hoy día, los occidentales no distinguimos entre un día y otro de los días del ciclo menstrual de la mujer y, por tanto, no podemos opinar sobre ello, como sí lo pueden hacer los africanos.

  6. Yo realmente siempre he pensado que cuando un hombre anda cazando, realmente termina cazado. Es decir: muchas veces termine involucrado con una mujer que realmente estaba buscando involucrarse conmigo.

    Razón: creo que ellas realmente deciden en forma unilateral a quien “cazan” y tienen bien claro el “por qué”.

  7. Totalmente de acuerdo contigo, José. Por eso el título del post es “Las mujeres y la escogencia de pareja”, con lo que entre líneas doy a entender que son ellas, las mujeres, las que hacen la escogencia.

    Y si el intento les sale mal ¡como les cuesta digerir el fracaso! En particular si les salió mal porque otra mujer se llevó a su “presa”.

    Según estudios que tal vez he publicado aquí, su instinto les permite saber qué hombres disponene de los genes que ellas quisieran para sus crías, y ese instinto se activa en los días de fertilidad.

  8. Toda esta información es útil a partir de los doce años de edad, cuando ya podemos estar listos para seleccionar la pareja que queramos, y no que decidan por nosotros.

    Cuando un muchacho se le cae el primer diente es que está listo para conocer la información que ustedes inteligentemente han colocado en este tema.

    Ahora, si por falta de información o mal manejo de los recursos que la vida les ha proporcionado se han equivocado, como me pasó a mí, aceptémoslo y que todo sea para nuestro crecimiento intelectual.

    Cuando uno va al matrimonio de sus hijos, si es que ellos caen en el error en que caímos los padres, debemos de ser honestos y, aunque tarde, confesarles la verdad de lo que hemos aprendido y no les dijimos cuando eran prepúber.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s