[*Otros}– El Gran Telescopio Canarias, del Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma)­ ultima la puesta a punto para captar su primera luz

20/02/2007

Los segmentos del espejo con los que se captará la primera luz están ya montados. Las observaciones iniciales apuntarán a la Estrella Polar y servirán para hacer ajustes en el telescopio.

Después de seis años de construcción, y de cien millones de euros de inversión, la cúpula plateada del Gran Telescopio Canarias (GTC) se abrirá por fin una noche de mediados de primavera para apuntar a la Estrella Polar y dejar que los espejos del telescopio capten su primera luz.

Con un espejo primario de 85 metros cuadrados, equivalente a un apartamento de tres o cuatro habitaciones, el GTC desplazará a los Keck de Hawai como el mayor telescopio óptico del hemisferio norte —aunque los dos Keck juntos suman 150 metros y superan al GTC—, y el segundo del mundo después del SALT de Sudáfrica. Esta gran superficie para recoger luz de galaxias y estrellas lejanas permitirá distinguir astros muy tenues que se remontan a la infancia del Universo.

“Podremos estudiar la formación y evolución de las galaxias a lo largo de la historia del Universo, investigar por qué se formaban más estrellas en el Universo pasado que en el actual, u observar los anillos de materia a partir de los que nacen planetas alrededor de estrellas jóvenes”, explica José Miguel Rodríguez Espinosa, director científico del GTC.

Los científicos e ingenieros que trabajan en la construcción del telescopio en el Observatorio del Roque de los Muchachos, a 2.400 metros de altitud en la isla de La Palma (Canarias), han instalado ya los primeros seis segmentos del espejo primario con los que está previsto iniciar las pruebas del telescopio a finales de abril o principios de mayo. Pero falta aún cerca de un año para que la instalación pueda funcionar a pleno rendimiento, advierten los responsables del proyecto.

“Lo primero que veremos será una imagen que parecerá de seis estrellas, porque los seis segmentos del telescopio no van a estar perfectamente alineados, y vamos a tener que ajustarlos para que esas seis imágenes de la misma estrella se unan en una sola”, explica Pedro Álvarez, director de la empresa Grantecan, creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) para ejecutar el proyecto.

Después habrá que afinar el software de control del telescopio, que ya está escrito pero aún no se ha podido probar en acción, de modo que las imágenes de los distintos segmentos del espejo se mantengan juntas cuando se mueva el telescopio para seguir un astro a lo largo de la noche. Para julio está prevista una ceremonia oficial de primera luz con presencia del príncipe Felipe, aficionado a la astronomía desde niño. Los trabajos de montaje de los 36 segmentos del espejo principal, que formarán una red de hexágonos como un panal de abeja, continuarán hasta finales de verano. Y al llegar a septiembre, una vez completado el espejo primario y ajustado el software, está previsto instalar el primer instrumento científico del telescopio, llamado Osiris y desarrollado por el Instituto de Astrofísica de Canarias para buscar fenómenos cósmicos violentos, como agujeros negros y galaxias activas.

El segundo instrumento, llamado CanaryCam y desarrollado por la Universidad de Florida (EE.UU.) para detectar sistemas planetarios en formación, se instalará cuatro meses más tarde. Cada uno de estos dos instrumentos necesitará unos cuatro meses de puesta a punto antes de poder iniciar las observaciones científicas. De modo que Osiris estará listo para hacer ciencia alrededor de navidades, y CanaryCam, en la primavera de 2008.

El motivo por el que se ha seleccionado la Estrella Polar como el primer astro que observará el GTC no es su interés científico sino el hecho de que es la única que se encuentra en el mismo punto del cielo a lo largo de toda la noche, de modo que no hace falta mover el telescopio para seguirla. La puesta a punto del telescopio “va a ser menos complicada si apuntamos a la polar”, explica José Miguel Rodríguez Espinosa, director científico del proyecto.

El GTC, que tendrá un presupuesto de funcionamiento de unos 7 millones de euros anuales, ha sido financiado en un 90% por España —mitad Estado, mitad Canarias—, en un 5% por la Universidad de Florida (EE.UU.), y en un 5% por México (a través de dos instituciones científicas). España tendrá derecho, por tanto, a un 90% del tiempo de observación, lo que representa “una gran oportunidad para potenciar aún más la comunidad astrofísica española, que ya aporta el 6% de la producción científica mundial”, destaca Pedro Álvarez, director de Grantecan. Según Álvarez, el GTC no sólo facilitará que los astrofísicos españoles desarrollen sus propios programas de observación, sino también que se ejecuten colaboraciones fructíferas con equipos científicos de otros países interesados en utilizar el telescopio.

La Vanguardia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s