[*Drog}– Inseguridad afecta al sistema inmunológico

14 de febrero de 2007

Algunas personas tienen dificultades para formar una relación en la que puedan confiar, y el sentirse inseguro en una relación de pareja puede tener consecuencias para el sistema inmunológico, sugiere un estudio llevado a cabo en Italia.

Los investigadores analizaron 61 casos de mujeres saludables y descubrieron que aquéllas que tenían más problemas para formar una relación amorosa podrían tener un sistema inmunológico más débil.

Los análisis de sangre demostraron que las células del sistema inmunológico de estas mujeres no funcionaban tan bien. Sin embargo, el estudio en medicina psicosomática no mostró si esto hacía que las mujeres fueran más proclives a padecer enfermedades.

La capacidad de una persona de establecer relaciones cercanas se desarrolla durante la infancia y como resultado de las relaciones que mantiene con sus padres, dicen los expertos. Las relaciones amorosas que surgen más tarde en la vida también pueden tener un impacto en el estilo de relación de una persona.

El director del estudio, Doctor Angelo Picardi, explicó que la gente que siente inseguridades en este aspecto, y tiene dificultades para confiar y depender de otros, se siente incómoda con la intimidad emocional o se preocupa por que su pareja pueda abandonarlo. Con anterioridad se demostró que esta clase de inseguridad puede estar asociada con problemas de salud y en cómo los individuos reaccionan ante situaciones de estrés.

Para evaluar si la inseguridad amorosa afectaba al sistema inmunológico, Picardi y sus colegas estudiaron a 61 enfermeras menores de 60 años que no padecían enfermedades crónicas y sin historias de desórdenes psiquiátricos importantes.

Los médicos utilizaron cuestionarios para detectar si alguna tenía síntomas de inseguridad en su relación de pareja. Asimismo realizaron análisis de sangre para medir la función inmunológica, incluyendo la habilidad de defenderse de virus.

En estudios anteriores, Picardi —quien trabaja para el Instituto Italiano de Salud— demostró la asociación entre la inseguridad en la pareja y ciertas enfermedades de la piel relacionadas con una disfunción inmunológica, como, por ejemplo, la soriasis.

“Hoy por hoy, no podemos saber si la reducción en la actividad de un tipo especial de linfocitos —más conocido por su denominación en inglés, como células natural killer— puede traducirse en una mayor susceptibilidad hacia las enfermedades, o en una salud más pobre, pero nuestra vida emocional y la manera en que se desarrolla está profundamente vinculada a nuestra fisiología, incluyendo el sistema inmunológico”, dijo Picardi.

Por su parte, Phil Evans, profesor de psicología de la Universidad de Westminster, Inglaterra, dijo que la gente con inseguridades amorosas puede ser más vulnerable a los efectos del estrés.

“El mundo de estas personas es muy diferente, y algo que para nosotros no es estresante, para ellos puede llegar a serlo”.

***

NotaCMP.- Parte de los efectos perniciosos del drogamor. Doy fe.

[*MiIT}– Computación Personal, herramienta indispensable. 16: Tipos de Inteligencia

Carlos M. Padrón

Con su gran capacidad de memoria, la computadora puede llegar a hacernos creer que es inteligente, pues la memoria juega un gran papel en el ejercicio y expresión de la inteligencia.

Por ejemplo, es sabido que las personas que tienen buena ortografía tienen también una buena memoria gráfica, o sea, recuerdan bien la forma y los detalles de la palabra bien escrita, y cuando la ven sin acento, o con ‘b’ en lugar de ‘v’, enseguida la visualizan bien escrita y, por contraste, se dan cuenta de que algo anda mal y de qué es lo le falta o le sobra a esa palabra para que esté correctamente escrita.

Por otra parte, no creo que se hayan registrado muchos casos de personas amnésicas que hayan creado o producido algo para lo que el ejercicio de la inteligencia era realmente necesario, y es que, repito, para crear hace falta información, y ésta reside en la memoria.

Para construir un edificio hacen falta materiales de construcción que están en uno o diferentes galpones (memoria), pero en esos mismos galpones no están las ideas que usará el arquitecto para que con esos materiales se haga realidad el edificio.

Al igual que la información, la creación de ideas reside también en el cerebro, órgano que para cuando alcanzamos los cinco a?os de edad culmina su crecimiento y llega a tener un trillón de células, la misma cantidad de células que tenía el cerebro de Einstein,… pero no todos somos Einstein. ¿Por qué?

Que se sepa hasta ahora, porque tanto o más que la cantidad de células cuenta la conexión entre ellas, y la conexión se amplía con el estímulo, pero mientras la ciencia no tenga la respuesta correcta a este «¿por qué?», difícilmente el hombre podrá construir una máquina, robot, o lo que sea, que tenga realmente inteligencia… como la de Einstein.

Y digo «como la de Einstein» porque el concepto de inteligencia, que por siglos se atuvo a la escueta definición de «la capacidad de entender o comprender», se volvió muy complejo y esquivo cuando las investigaciones al respecto llegaron a la conclusión de que existen varios tipos de inteligencia, y no sólo, como por tiempo se creyó, ésa del tipo que tan brillantemente demostró tener Einstein.

Howard Gardner, un profesor de Harvard, fue quien en 1983 lanzó la teoría de que la inteligencia está formada por al menos siete ─a lo mejor ocho, posiblemente nueve, o tal vez más─  distintas habilidades o tipos que pueden trabajar solos o en equipo. Según Gardner, los siete tipos básicos de inteligencia son:

▬ Inteligencia lingüística, o sea, habilidad verbal, creación con la palabra. Es, por ejemplo, la inteligencia que permite hacer poesía.

▬ Inteligencia lógico-matemática, la más comúnmente reconocida: la que exhibió Einstein.

▬ Inteligencia musical. No hay mucho que explicar al respecto, pues basta con mencionar nombres como Mozart y Beethoven, por citar sólo dos.

▬Inteligencia espacial: la que tienen los buenos arquitectos.

▬ Inteligencia «quinestética» (perdonen el barbarismo, pero no encuentro término mejor), que se demuestra en la perfecta coordinación de los movimientos del cuerpo. También como ejemplo les daré dos nombres: Michael Jordan e Isadora Duncan.

▬ Inteligencia interpersonal: la que demuestran los muy buenos vendedores.

▬ Inteligencia intrapersonal, que tiene que ver con lo que ahora conocemos como «inteligencia emocional» : la que nos permite el conocimiento de nosotros mismos.

Gardner continuó ahondando en el tema, y años después anunció un octavo tipo de inteligencia cuya aceptación no fue precisamente unánime en la comunidad científica (lo cual es normal porque los expertos pocas veces están de acuerdo en algo): la inteligencia naturalista, que, según Gardner, se caracteriza por la habilidad para reconocer, clasificar y encontrar patrones comunes en plantas, animales, nubes, rocas, etc., o sea, la que demostró tener Darwin.

¿Que qué tiene que ver todo esto con la computadora? Al momento, mucho, pues si bien podemos poner en la memoria de la computadora las mil mejores poesías de la lengua española, las reglas de la métrica y la rima, de los cuartetos, sonetos, etc., la computadora no sería capaz de crear un poema que nos transmitiera la emoción de un grafismo épico como, por ejemplo, el de El Capitán Pirata:

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar sino vuela,
un velero bergantín

…../….

Podemos poner en su memoria toda la música navideña hasta ahora escrita, y no sería capaz de crear algo que nos llegue tan hondo como las sencillas notas de «Silent Night» (Noche de Paz). Para eso hace falta sentimiento y sensibilidad, cualidades humanas que las computadoras de hoy no tienen porque no ha sido posible reducir a lenguaje de máquina la esencia, origen y alcance de los sentimientos y otros elementos de que se alimenta la inteligencia humana.