[*Drog}– La Ciencia ya sabe qué mecanismos cerebrales actúan cuando estamos enamorados

Lo que sigue explica muy someramente las consecuencias de lo que llamo drogamor. Sólo faltó que mencionaran abiertamente la palabra ‘droga’, aunque sí mencionan efectos que sólo la droga produce.

Le pregunta que cabe formularse ante “descubrimientos” como éste es por qué la sociedad como tal, basándose un tanto en la máxima de que “guerra avisada no mata soldado”, no hace nada para al menos anticiparse a lo que el drogamor puede causar. ¿Por qué en los ahora tan de moda cursos de educación sexual no se explica, desde a niños y hasta a adolescentes, los perniciosos efectos del drogamor y lo que para contrarrestarlos podría hacerse?.

Recuerdo que a los jóvenes de mi tiempo nos casi obligaban a observar el comportamiento de fulanito o menganito cuando estaban borrachos, y luego nos hacían ver que nadie en su decente y sano juicio querría comportarse así, haciendo el ridículo en público, destruyendo su salud física y hasta financiera, avergonzando a su familia, etc. No habría que esforzarse mucho para filmar horas y horas de escenas y situaciones que dejen bien a las claras lo que en el programa “House M.D.” de esta semana dijo el protagonista: «Todo enamorado es imbécil». ¿Y a quién le gusta serlo?.

Así como se le hace saber al público en general qué efectos nocivos trae el consumo de cocaína, heroína, etc., habría que hacerle saber también a todos, jóvenes y no tanto, qué efectos nocivos trae el dejarse llevar sin más por el drogamor. Al menos eso sembraría en algunos la semilla del alerta, del beneficio de la duda, y cuando se sorprendieran creyendo que la persona con la que tienen, o buscan tener una relación, es perfecta, podrían recordar que se les dijo y demostró que eso es anormal y síntoma de posibles males mayores, y en ese momento podrían poner en práctica un plan de decactetización que, doy fe de ello, funciona. El tal curso tendría necesarimanete que enseñar qué es y cómo funciona el catectizar y el decatectizar.

Estoy convencido de que algún día se pondrán en práctica programas sociales de este corte.

Carlos M. Padrón

~~~

11.02.07

En una semana en que San Valentín será el protagonista, la pasión se viste de largo para festejar ese sentimiento tan humano como amar a otro. Días de bombones, rosas, poemas y cama. ¿Y la ciencia? La ciencia también se enamora. Lo hace a través de lo que llaman neurobiología del amor.

El poema científico lo han redactado un grupo de investigadores de la Universidad de Ohio (EEUU) que se han dedicado a estudiar “el amor sin límites”. Ya lo dijo el maestro Neruda “te amo sin saber dónde, ni cómo, ni por qué”.

Pero ese sentimiento, del que han dicho que “el corazón tiene razones que la razón no entiende”; ahora parece que sí lo entiende la razón. Y es que, según los expertos, se ha determinado qué mecanismos están conectados en el cerebro para que se produzca.

El trabajo de investigación consistió en detectar qué regiones del cerebro se “iluminan”, y cuáles no, cuando a una persona se le muestra la fotografía del ser amado.

Se observó que cuando las personas estudiadas veían fotos de sus seres amados se activaban áreas que pertenecían al sistema de recompensa cerebral, que contiene una alta densidad de receptores para las hormonas oxitocina y vasopresina.

El amor es ciego

Con estudios como el realizado en la Universidad de Ohio se ha podido comprobar que el amor es ciego. Al menos, cuando estamos frente a la imagen de la persona amada se desactivan los circuitos cerebrales responsables de las emociones negativas y de la evaluación socia, y el fuerte lazo emocional de una persona hacia la que aquélla a quien ama inhibe las emociones negativas y afecta el circuito neural involucrado en realizar un juicio social, objetivo y racional, sobre la persona amada.

Esto se traduce sencillamente en que cuando alguien nos gusta (mucho, pero mucho) sólo lo juzgamos por sus aspectos positivos; ¡los negativos ¡se esfuman!

Por ello, enamorarse es una transitoria tormenta de neurotransmisores al servicio de la fusión monógama imperfecta, es decir, la pareja.

PD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s