[*Drog}– Sufrir por amor

En el plano fisiológico, el enamoramiento implica, a menudo, sufrimiento. Aumenta los ritmos respiratorios y cardíacos, descarga azúcar en la sangre, produce palpitaciones, insomnio, pérdida de apetito, cambios de humor, etcétera. y, aún siendo esta sintomatología importante, lo más preocupante ocurre en el plano psicológico: el enamoramiento transforma por completo el campo perceptivo, de asociaciones, de la vida interior. La persona enamorada se vuelve sorda, ciega e imbécil (hay grados). No comprende nada que no se refiera al objeto de su pasión. Cumple la paradoja de Trischman, ésa que asegura que una pipa da tiempo a un hombre sabio para pensar. y a un tonto algo que ponerse en la boca. La persona amada no es diferente a las demás; tampoco lo es la enamorada. Es el tipo de relación que se establece entre ambos lo que la hace diferente. Los que no conocen esta enfermedad ven a los enamorados fuera de lugar, ¡como asnos en una subasta de purasangres!

No es de extrañar, pues, que muchos psicólogos consideren el enamoramiento como una forma de locura. Esta teoría está sustentada por el hecho de que la gente enamorada hace cosas irracionales, auténticas locuras (como las que hacen los cuerdos, pero éstos sin coartada). Los enamorados parecen estar dominados por fuerzas que no reconocen como suyas, que no pueden controlar, que los arrastran a actuar estúpidamente; incluso los pueden volver violentos.

Son bien conocidos los casos en que algunos enamorados son capaces hasta de matar al objeto de su deseo, especialmente si éste no les corresponde, o incluso suicidarse. A este estado de demencia e insensatez —pues no se puede estar enamorado y ser sensato al mismo tiempo— se llega, a veces, simplemente, por enamorarse de unos ojos o unos labios. ¡pero el enamorado comete el error de desear a la persona entera!.

***

NotaCMP.- En esto si estoy totalmente de acuerdo con la autora —pues creo que a estas alturas ya estarán de acuerdo en que se trata de una mujer—, y lo que me asombra cada vez más es que la sociedad de hoy, que tanto dice preocuparse por la salud física y emocional del ser humano, no haya hecho nada en este sentido. Tampoco lo ha hecho la educación, pues no sé de ninguna escuela, colegio o universidad en la que se expliquen los perniciosos efectos del drogamor y se enseñe cómo combatirlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s