[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (XI)

Tras de largo padecer, un joven agonizaba, y acompañándole estaba sólo una débil mujer, que la esencia del querer en su rostro reflejaba. Era la madre que oraba por la vida de aquel ser. Murió el hijo y, ¡oh, dolor!, entonces ella impaciente, por el grado de su amor, rayó en locura y, demente, dio … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (XI)

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (X)

Una esposa agonizaba, y a su lado sólo habíasu unigénita, María,que por ella a Dios rogaba. Más tarde el esposo entraba, y con él la hermosa impíaque a la enferma ver queríaya muerta, y la visitaba. En el trance de morir, con aquella mujer vioa su marido reír.Miró a su hija y vertióentonces, en su … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (X)

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (IX)

De difuntos era el día, cuando la altiva ciudad a sus muertos de amistad visita en la tumba fría. Con fatuas ostentaciones, las más pudientes personasllevan cintas y coronas a sus propios panteones. Y todos van sin pesares, en alas de la ilusión, a ver el gran panteóncon sus lúgubres altares. Ir a un sepulcro … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (IX)

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (VIII)

Un joven ciego pedía del mundo la caridad, y un anciano que lo oía, con cariño le decía:"Buen compañero, escuchad: El humano corazón, de la vida en la jornada, lo quo siente es ambición; mas, morirá esa ilusiónen las sombras de la nada, o con los vívidos fulgores de la Gran Verdad quo en pos … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (VIII)

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (VII)

En una velada yo leí cierta poesía, y el público que la oíaentusiasmado aplaudió. Enseguida preguntó quién los versos hubo escrito, y al saber, por alto grito, que los hizo un labrador, silencio para el autor: ¡no aplaudió más el maldito!

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (VI)

Al mes de haberse casado,Lope se fue al extranjero, dejando su hogar amado, porque se vio sin dinero, sin crédito y empeñado. Marchó en pos de un porvenirque jamás pudo encontrar, porque nunca quiso ira un buen colegio a estudiar, no sabiendo ni escribir. Y transcurrieron veinte años. De Lope no se sabía...Por fin, ¡oh, … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (VI)

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (V)

De un inocente pastor la mujer muy grave estaba; el buen esposo la amaba, y en busca fue de un doctor. Mas, tras él, un gran señora aquel galeno buscaba, para su esposa que acaba, de sentir leve dolor. De las dos, ¿cuá1 fue atendida?¡Oh, condición de la vida! Del gran señor, la mujer, primero … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (V)

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (IV)

A un país donde impera el caciquismo, llegó un joven doctor,quien se anuncia con alto patriotismo del pueblo redentor. Del hombre en la actitud perseverante, creyó la población;y ésta, at fin, lo nombró representante en pública elección. Llegó el doctor donde llegar quería, y, en vez de una esperanza, en su electo vio el pueblo … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (IV)

[*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (III)

Una señora burlona cierto día se mofaba de un joven que se acercaba hacia su fatua persona; sujeto que hacia el hogar del extranjero venía, con ensueños de alegría para a su madre abrazar. Llegaba triste, harapiento, como un mísero mendigo, por lo que no halló un amigo que aliviara su tormento. ------------------------------ Vio el … Continúa leyendo [*ElPaso}– “Espejo de la Vida” / Poesías de Pedro Martín Hernández y Castillo: Doloras (III)