[Hum}– El examen final

Cuatro amigos universitarios se fueron de juerga un fin de semana antes de los exámenes finales, y se lo pasaron del carajo. Después de tanta fiesta, durmieron la rasca todo el domingo y no volvieron a casa hasta el lunes por la mañana.

Como no habían podido estudiar, en lugar de entrar al examen final decidieron que, al terminar éste, hablarían con el profesor y le explicarían la razón por la cual no habían llegado a tiempo. Y acordaron decirle que los cuatro se habían ido de viaje en un solo carro el fin de semana con toda la buena intención de regresar para estudiar, pero que, desafortunadamente, se le había pinchado un caucho al carro, no tenían herramientas y nadie les había querido ayudar. En consecuencia, no habían llegado a tiempo al examen final.

El profesor pensó durante un rato y acordó que al día siguiente les haría el examen final sólo para ellos. Los cuatro amigos se quedaron felices, estudiaron toda la noche y se presentaron al examen a la mañana siguiente. El profesor los puso en aulas separadas y le entregó a cada uno la hoja de su examen.

Vieron el primer problema, valía 4 puntos y era muy  fácil. 

—¡Chévere—, pensó cada uno de ellos en su aula individual—. ¡Esto es pan comido!

Cada uno terminó ese primer problema, y al voltear la hoja encontraron que en la segunda página sólo había una pregunta:

“Por 6 puntos: ¿Qué caucho exactamente fue el que se les pinchó?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s