[*Drog}– ‘Si ese alguien no me hace sentir princesa, ¿por qué le voy a hacer yo sentirse rey?’

29-03-11

En el artículo que copio más abajo, la autora, además de afirmar que el drogamor dura poco — año y medio, o dos a tres años como mucho—, pone en boca de las mujeres la frase que he usado como título de este post.

Estoy de acuerdo en que una mujer no puede tratar como rey al hombre que es su pareja pero que no la hace sentir princesa.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando es realísticamente imposible tratar como princesa a una mujer que está muy lejos de ser tal? ¿Debe el hombre fingir?

Es éste uno de los casos en que salen a flote las falsas aspiraciones femeninas cuando la mujer pretende ser tratada como princesa o reina, o ser objeto de innúmeras atenciones por parte de su hombre, y éste le pregunta ¿A cambio de qué?”.

Lamentablemente, muchas siguen creyendo que con dar a cambio sólo sexo es más que suficiente.

Carlos M. Padrón

***oOo***

27 de marzo de 2011

Claves para «mantener la pasión y resolver las diferencias sexuales» en la pareja.

Detrás de ese “cariño, esta noche tampoco” o del tan socorrido “dolor de cabeza” que, una día tras otro, sirve de excusa a tantas y tantas mujeres, se esconde muchas veces, según Sylvia de Béjar, lo que ella llama “cabreo oculto”, y que explicaría en parte por qué un 30-40 % de españolas reconocen que han perdido el deseo.

Los mismos estudios que arrojan tan preocupante dato sitúan en un 14 el porcentaje de españoles a quienes, como a ellas, les duele también la cabeza con frecuencia y, casualmente, a la hora de irse a la cama.

“Una mujer necesita que un hombre la valore para tener ganas de ese hombre”, afirma Sylvia de Béjar en una entrevista con EFE.

Después de vender más de 250.000 ejemplares de su anterior libro, “Tu sexo es tuyo”, Sylvia de Béjar —escritora, experta en sexualidad humana y educación sexual, además de divulgadora en varios medios de comunicación— vuelve a la carga con “Deseo” (Editorial Planeta), en el que da pautas para “mantener la pasión y resolver las diferencias sexuales” en la pareja.

Dice Sylvia:

Esa pasión dura poco, año y medio, o dos a tres años como mucho, pues el deseo es genital en los hombres, mientras que en ellas es emocional, o sea, más de sentimientos.

Las mujeres llegan al sexo por la intimidad, mientras que con los hombres ocurre todo lo contrario, descubren qué es la intimidad a través del sexo.

A las mujeres se nos gana por la intimidad y por las emociones.

La cama “nunca” puede ser el campo de batalla en el que una pareja dirima “sus guerras”.

La realidad, lamentablemente, es bien distinta. La ausencia de deseo en la mujer esconde muchas veces frustración y cabreo con una pareja que no la valora, que la hace sentir que no ella no es importante, que la ningunea. “Si tú no me respetas, ¿por qué te voy a desear?”, se preguntan a diario muchas mujeres, dice Sylvia, quien también Aregua que “De ahí que cuando un hombre cumple con sus obligaciones domésticas y familiares, tiene más y mejor sexo”.

“Cuando mi hombre me trata bien —reflexiona en voz alta Sylvia de Béjar— yo le trato como a un rey. Yo y todas. Pero si ese alguien no me hace sentir princesa, ¿por qué le voy a hacer yo sentirse rey? Es tan sencillo como eso. ¿Quién le da margaritas a los cerdos?”.

Gozar en la cama

Estudios demuestran que de cada cien encuentros sexuales en una pareja, entre un 20 y un 25% son “muy buenos”, entre un 40 y un 60% “buenos”, y el resto, ¡entre el 15 y el 40%!, poco satisfactorios o, incluso, disfuncionales”, destaca Sylvia de Béjar.

“Y no por ello se acaba el mundo”, escribe en su libro. Para gozar en la cama “vale todo”, recalca, si bien pone tres límites a ese “todo”: respeto, ausencia de violencia y que haya acuerdo.

Sylvia de Béjar está convencida de que es posible “sortear” la monotonía en la vida de cualquier pareja, y no solamente en la cama, como igual de convencida está de que el deseo no tiene edad.

No obstante, reconoce que, aún hoy, “el sexo en la gente mayor está estigmatizado”.

“Da apuro, vergüenza, hablar de ello, pero a ciertas edades el sexo tiene mucha más calidad. Seguro. Y ello es así porque conocemos mejor nuestros defectos, nuestras limitaciones físicas, tenemos asumido que nuestros cuerpos ya no son jóvenes… Y muy claro qué es lo que nos gusta y qué no.

Fuente: Periodista Digital

3 comentarios sobre “[*Drog}– ‘Si ese alguien no me hace sentir princesa, ¿por qué le voy a hacer yo sentirse rey?’

  1. Pienso que de joven creemos en ese amor de cuentos, de príncipes y reyes, y de que se casaron y vivieron muy felices… No se puede ser radical, quien sabe si se haya logrado esa frase en la vida real, pero no en la totalidad, es seguro. Pero la mujer también debe colocarse como que siempre es una princesa. No por el hecho de que no le falte nada económicamente, sino porque a la vez que decaiga ese ánimo a pesar de los pesares, entonces su rey, ya no la tendrá en su trono. Y no obstante a cualquier situación que exista entre ambos debe seguir pensando que es una princesa.

    Estela

  2. Buen artículo, como tantos que aquí se publican, pero sobre el comentario del autor de esta web, creo que si el hombre cree que su pareja no debe ser tratada como princesa, lo que tiene que hacer es no estar con ella; igualmente de la mujer hacia el hombre. No busquemos justificaciones.

    Xiti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s