[Col}– El gofio en casa de mi abuela Lola / Estela Hernández Rodríguez

21-06-2009

El gofio en casa de mi abuela Lola

Todo en los descendientes canarios se hace costumbre, y de ello podemos hablar cuando tratamos el tema del gofio. ¿Quién de ellos no conoce este alimento que en ocasiones saboreamos en distintas formas y usos?

Su recuerdo lo asocio con Caimito del Guayabal, un municipio de la provincia de La Habana, donde por una mala situación económica fue a vivir toda la familia, incluyendo a mi abuela Lola, quien siempre nos acompañaba en las buenas y en las malas, y es por eso que allí también estaba ella, junto a nosotros.

Bueno, a decir verdad, eran tiempos muy duros y no de color de rosa. Estaba la dictadura de Fulgencio Batista y había que mudarse de uno para otro lugar a probar suerte, pero ésta parece que se había peleado con nosotros, pues no tocaba a la puerta de nuestro hogar.

Hay quien dice que la suerte la buscan los fracasados, pero “de vez en cuando un poquito de ella no vendría mal”, decía mi abuela canaria.

Por aquellos tiempos, en el año 1951, en la calle La Vereda de esa región había un molino de gofio de trigo cuyos dueños eran de apellido Sosa, también canarios y de El Paso, como mi abuela, y muy amigos de la casa.

Me contaba mi mamá que una amiga de ella, de esa familia Sosa, le había hecho su vestido de bodas, sencillo como los que se usaban en aquella época. Así me dio la impresión cuando vi el retrato una mañana en la que mi progenitora nos lo enseñó, entre muchos, para atraer la atención de mi hermana y la mía cuando estábamos un poco majaderas.

En esos momentos los padres sacan a veces los retratos viejos, y es una buena técnica psicológica, pues se logra acaparar la atención de los pequeños hasta llegar a tranquilizarlos.

En la foto se veía mi mamá junto a mi papá, muy bonita con el fino vestido blanco y sin ese detalle de los colores de ahora, pero no por ello dejaba de ser una muy buena foto de estudio. Mis ojos veían luego otra de las tantas en que aparecía mi abuela, sentada, y mi abuelo Sebastián Rodríguez, un hombre alto y robusto, de pie al lado de ella, y así, una más que otra, iban apareciendo hasta llegar al final de todas. Eran momentos inolvidables.

Pero volviendo al gofio, a abuela Lola le gustaba mucho comprar el que vendían los Sosa, pues no tenía nada de maíz sino que era puro de trigo —decía ella— como el de Canarias. Y como sus fabricantes eran canarios, le daba más confianza el producto que, además, vendían barato, de ahí que, de vez en cuando, pudiéramos adquirirlo.

Recuerdo que lo envasaban en latas muy bonitas, del color del trigo, que tenían el sello distintivo de sus dueños y el escudo de las Islas Canarias. Siempre me llamaron la atención aquellos dos perritos mirando hacia una corona, pues en mis pocos años infantiles no podía yo determinar lo que podrían decir aquellas figuritas, hasta que crecí y pude saberlo.

Del gofio me enseñó mi abuela a comerlo con azúcar, leche, y caldo o fabada, lo cual resulta muy nutritivo. De esta costumbre última fui criticada por algunos de la casa, que no aceptaban comer este cereal con caldos. Sólo mi madre, mi hermana y yo lo comíamos.

Pero la vida continuó, y en momentos determinados de ésta, que fueron bastante duros, y en los que empezó aquí en Cuba el período especial, a aquéllos que me criticaron no les quedó otra opción que comer el gofio escaldado, y desde entonces son buenos solicitantes del famoso plato canario, el cual, además, es muy alimenticio.

Sobre las comidas canarias no aprendí mucho, pues con la situación económica que existía en aquel entonces no se podían adquirir muchas cosas. Pero sí recuerdo a mi abuela en su taburete, único de la casa e inseparable de ella, sentada a la mesa acompañando su comida —aunque no en todas las ocasiones— con tocino y cebolla cruda.

Y de postres, una sabrosa receta de buñuelos isleños propia de El Paso.

Estela Hernández Rodríguez
La Habana (Cuba), 21-06-2009

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s