[*ElPaso}– Personajes de mi pueblo, disminuidos pero no olvidados: Andrés el Bobo

17-12-2007

Carlos M. Padrón

Era del extremo oeste del pueblo, o del Paso de Abajo o, tal vez, de Los Llanos; no estoy seguro.

Muy pacífico y pequeño de estatura, padecía el síndrome de Down y también el de orador político, pues a poco que alguien se lo pedía ofreciéndole una peseta, se encaramaba en una pared y daba un apasionado discurso —supuestamente político, ya que Andrés suponía que eran políticos todos los discursos marcados por el tono que él imponía a los suyos— cuya duración dependía de la cuantía del dinero ofrecido, pero que siempre constaba de dos partes: cuerpo y cierre.

Acerca de Andrés el Bobo me cuenta mi amigo Juan Antonio Pino que «su lengua, grande como la de los mongólicos, le daba un sello especial a su forma de hablar atropellada.

El mejor recuerdo que de él tengo lo ubica en la Plaza Vieja, cuando al bajar la gente de misa, de pie en el banco de la esquina para que le oyeran todos, pronunciaba un discurso que no entendía ni él pero que entonaba mejor que muchos políticos de ahora, a los que tampoco se les entiende mucho».

Según en este dibujo indica muy bien mi amigo Wifredo Ramos, el cuerpo era “Alipachi, ¡lirilí lirolá! Alile lichachi, chuhujoma manoma”, repetido ‘n’ veces; y el cierre era siempre “¡Papas y carbón!”, dicho lo cual descendía de la pared y, con su mano extendida, iba a reclamar el pago ofrecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s