[*FP}– Neblina (7/7): El ‘mea culpa’ de Hyatt

Carlos M. Padrón

El mea culpa de Hyatt

Unas dos semanas después de haber llegado de mi último viaje a Australia recibí de la oficina del CEO de Hyatt, y firmada por él, una carta llena de disculpas pues —decía— había pedido verificación de los hechos por mí descritos y habían resultado ciertos, ante lo cual me rogaba que la próxima vez que yo fuera a USA se lo hiciera saber con la debida anticipación. ¡Eso, exactamente eso, era lo que yo buscaba cuando le envié al CEO mi carta!.

En mayo de 1992, un mes antes de salir en mi asignación para España, decidí, usando mis millas, ir a Palo Alto con mi hija Elena —mi otra hija, Alicia, seguía aún en Palo Alto— y con las que para entonces eran todavía mi mujer y mi suegra. Con la debida anticipación avisé al CEO de Hyatt, y en el Hyatt Rickeys de Palo Alto —el mismo donde me habían enviado cuando no me dejaron quedar en el otro Hyatt de Palo Alto, y que esta vez sí pude examinar en detalle y comprobar que era muy buen hotel— me dio, GRATIS, una suite con dos habitaciones, cuatro camas king, dos baños, salón, dos televisores —uno tamaño “heroico”—, etc.

Una comprobación de que no hay mal que por bien no venga.

***

En beneficio de quienes no tuvieron la “dicha” de viajar con Neblina, creo conveniente narrar la anécdota que, en mi opinión, mejor define la forma de actuar de este personaje.

Un día en que, habiéndome ya cambiado de la agencia de Neblina a la manejada por las dos chicas guapas, bajé al sótano a tramitar algo con las tales chicas, encontré que en la agencia de Neblina, que estaba frente por frente a la de las chicas, había un tremendo lío. Un par de IBMistas que habían viajado juntos a no sé dónde le reclamaban de mala manera a Neblina el no haberles hecho reservas de hotel, de carro, de etc., en fin, lo de siempre.

Neblina, sentado tras su escritorio y practicando su tic nervioso de hacer emerger su cabeza y halar hacia arriba las mangas de su camisa, se defendía con los argumentos más peregrinos que uno pudiera imaginar, lo cual exacerbaba más el ánimo de sus víctimas.

Recostado en actitud indolente contra el marco de la puerta de la oficina de Neblina, y con una sonrisa sarcástica dibujada en su rostro, estaba, callado, Julián L., uno de nuestros “filósofos” maestro de la ironía. En todo el tiempo que estuve haciendo mi trámite en la agencia de las dos chicas, el lío aumentó en intensidad —para deleite de éstas—, así que cuando terminé con mi trámite me acerqué a la puerta de la oficina de Neblina, y como nadie, excepto Julián, reparó en mí, a él le pregunté qué pasaba. Con voz bastante alta para que lo escucharan los otros tres, me dijo:

―Lo que pasa es que la gente de esta compañía no entiende a Neblina.

Los dos IBMistas detuvieron en seco sus airadas protestas y, al igual que Neblina, se quedaron mirando asombrados a Julián —persona por demás respetada en IBM—, quien aprovechó el silencio para, dirigiéndose luego a ellos, hacer su exposición.

―Ustedes argumentan que Neblina nunca le haría a Salvador (a la sazón presidente de IBM de Venezuela) las cosas que les ha hecho a ustedes. Pero deben saber que si Salvador le pidiera a Neblina que fuera al CCCT [1] a hacerle una diligencia, para Neblina no tendría eso ningún aliciente si tuviera que ir y venir por la amplia y segura pasarela para peatones. No, para él tendría aliciente si tuviera que pasar entre IBM y el CCCT, ida y vuelta, por sobre un cable tendido entre los dos edificios, sin pértiga, de espaldas, de noche y lloviendo. Cuando ustedes entiendan eso, entenderán por qué Neblina hace lo que hace.

Los dos tipos y yo rompimos en carcajadas, y Neblina se puso rojo como un tomate. Acto seguido, Julián dio media vuelta y, sin decir nada más, se fue.

Efectivamente, lo correcto y predecible no tenían atractivo para Neblina, pero además —y creo que Julián se dejó esto en el tintero—, aparte de la indudable cuota de improvisación, incompetencia y falta de responsabilidad, ciertamente parecía detestar lo sencillo, rutinario y carente de emoción, pero, mucho más aún, lo legal, correcto, diáfano, transparente y a prueba de auditoría. Tanto detestaba todo esto que parecía padecer de algún extraño tipo de sadismo compulsivo que, tal vez por saberse protegido, le llevaba por la ruta de los enredos y tracalerías, para luego disfrutar de los inconvenientes y arrecheras que así causaba en sus víctimas.

Creo que fue en 1992 cuando la agencia que él representaba fue reemplazada por otra, también con dos lindas chicas para gestionarla, y, por fin, Neblina dejó IBM.

Si estoy acertado en mis cálculos de tiempo, fueron 18 años los que disfrutó poniendo a parir a muchos IBMistas que deben guardar de él muy “gratos” recuerdos. A mí —aparte de los recuerdos, igualmente “gratos”, que ya he contado— me dejó la duda, que ya mencioné al principio de esta crónica, de por qué lo mantuvieron tanto tiempo en IBM.

Tal vez algunos IBMista que lean esta crónica y que in illo tempore disfrutaran de las “delicias” de viajar con Neblina se animen a escribir las experiencias que éste les hizo vivir, y si me envían por e-mail tales escritos veré de publicarlos en Padronel como contribución a la difusión de la “magna obra” del inigualable Neblina.

***

En 1996, de regreso ya de mi asignación en España y estando yo en la recepción de IBM, entró Tacoa y, muerto de risa, se me acercó y me dijo, como lo ha hecho todas las veces que me ha visto desde diciembre de 1991:

—¡Fray Junípero quiere que vayas a Australia otra vez!.

***

[1]: CCCT = Centro Comercial Ciudad Tamanaco, que está justo enfrente al Edf. IBM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s