[Hum}— Cuida lo que haces con tus manos

Antes de Rosh Hashanah, un hombre judío se entera de que en San Francisco hay una sinagoga gay y se entusiasma mucho porque eso era justo lo que estaba buscando. Va a la sinagoga donde con seguridad, se dice, habrá un cantor gay, un rabino gay y la mayorí­a de la congregación será gay.

Participa del servicio, pero lo distrae terriblemente el apuesto joven que está sentado a su lado. Finalmente cede a la tentación y apoya su mano en la rodilla del joven.

Inmediatamente, dos grandotes, con chaquetas de cuero bajo sus talit, le caen encima, lo levantan, lo sacan de la sinagoga y lo tiran por las escaleras a la calle. El tipo, todo magullado, mientras llora desconsoladamente pregunta:

—¡¿Por qué han hecho esto?! ¡Yo creía que ésta era una sinagoga gay!

—Lo es —le responden los grandotes—, ¡pero nadie manosea a la esposa del rabino!

Cortesía de Hiram Perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s