[*Drog}– Cinco cosas que debes tener en cuenta en tu relación de pareja, si es que quieres conservarla

2014-10-12

Me complace encontrar artículos que, como el que sigue, no dan consejos sobre romanticismo ni príncipes/princesas azules ni pajaritos preñados, sino sobre aspectos prácticos, realistas y con sentido.

Creo que faltó añadir el daño que puede hacer el silencio usado sistemáticamente como respuesta, algo que va en contra de la generación y fortalecimiento de la confianza, y a favor del perjuicio que puede causar el que a uno le obliguen a adivinar.

  • Decir en voz alta, sobre todo lo bueno, va en contra de ese silencio.
  • No hay que dar nada por sentado; en esto es preferible ser redundante que repetitivo.
  • Tampoco hay que dar nada por “amarrado”, por “pájaro en mano”. Como ya he dicho en esta sección varias veces, crear una relación basada en el amor requiere trabajo, y fijarse en los consejos que siguen es parte de tal trabajo.

Al respecto, creo que tenía mucha razón San Francisco de Sales cuando dijo queSe aprende a hablar, hablando; a estudiar, estudiando; a trabajar, trabajando. De igual forma, se aprende a amar, amando”.

Hay en esta sentencia dos elementos clave para el amor:

1. Hablar. Algo imprescindible para la comunicación que, a su vez, es uno de los cuatro pilares en que se basan una buena relación. Hay que decir lo que siente, lo que nos gusta y disgusta, y por qué. Tragarse las cosas, buenas o malas, no beneficia a nadie, como tampoco el soltarlas de mala manera o en momento inoportuno.

2. Estudiar. Es lo que hay que hacer, en silencio, con atención y sin prejuicios, cómo es y qué gusta/disgusta a nuestra pareja.

3. Trabajar. Como ya dije arriba, sólo los drogamorados creen que el amor es un sentimiento que nace espontáneamente y durará eternamente porque fue enviado por el Destino u origen equivalente. No, el crear amor, y mantenerlo activo y fuerte requiere esfuerzo, cuidado y dedicación; o sea, trabajo.

Cuando no puede llevarse a la práctica nada de esto, ya la pareja no tiene futuro.

***

08-10-12

Iván Gil

Cinco cosas que debes decir a tu pareja (para conservarla)

Cualquier comentario dirigido a tu pareja, ya sea acertado o desafortunado, determinará el futuro de tu relación, por muy irrelevante que parezca a primera vista la expresión utilizada.

La importancia de lo que se dice, y también de lo que no se dice, se debe a su impacto a largo plazo en la configuración de la imagen mental del receptor sobre el emisor.

clip_image001

La predominancia de los mensajes positivos está asociada con las relaciones duraderas y los matrimonios felices, mientras que, si los comentarios son mayoritariamente negativos, acabarán por generar un profundo desencuentro entre los miembros de la relación, como argumenta el psicólogo y escritor useño Martin Seligman en su último ensayo Flourish: A visionary new understanding of happiness and well-being.

El psicólogo John Gottman, especializado en relaciones de pareja, ha dedicado varios años a investigar la retroalimentación entre los mensajes positivos y los negativos en los matrimonios, mediante la grabación de sus conversaciones durante días enteros.

Su conclusión fue que la relación ideal para que una pareja siga felizmente casada es de cinco mensajes afectivos y cariñosos por cada reproche o crítica.

Por debajo de una proporción de tres mensajes positivos por cada uno negativo, las posibilidades de divorcio muy altas y a largo plazo acabarán por dinamitar la relación.

Parece una frivolidad reducir los sentimientos a una fórmula matemática, pero este tipo de estadísticas están demostradas científicamente y hasta son usadas en el ámbito de los negocios. La médica, y coaching en crecimiento personal, Susan Biali, autora de Live a life you love, propone cinco consejos para el que el amor de una pareja dure toda la vida:

1. Si estás pensando algo bueno sobre tu pareja, díselo en voz alta

No siempre expresamos con palabras lo que pensamos, principalmente cuando se trata de cuestiones positivas.

Para mantener una buena relación es fundamental acostumbrarse a decir las cosas, y a resaltar los aspectos que más nos gustan de la otra persona.

Con el tiempo hay muchas cosas que se dan por sentadas, pero aun así siempre hay actitudes o acciones que, si nos gustan, debemos halagar. A nadie le desagrada que lo valoren ni se cansará nunca de escuchar cómo destacan alguna de sus cualidades.

2. Reconoce y repite las cuestiones que supuestamente se dan por sentadas

Aunque seas la persona más generosa y amable del mundo, es natural que, con el tiempo, te acostumbres tanto a los rasgos positivos de tu pareja que acabarás pasándolos por alto o te olvidarás de reconocerlos.

Biali recomienda realizar una lista con los aspectos que más te gustan de tu pareja para que, cuando actúe de esa manera, se lo hagas saber.

3. Pensar siempre que detrás de los gestos o actos de tu pareja no hay más que buena voluntad, independientemente de lo que diga o haga

En ocasiones se dice lo contrario de lo que se piensa, y se sobreactúa con la pareja, como recuerda el médico y escritor Emerson Eggerichs en el ensayo El lenguaje del amor y el respeto.

Recordar que la pareja siempre se mueve por sus buenas intenciones es clave para relativizar ciertos descuidos o salidas de tono, porque podrán sobrevalorarse.

En los momentos difíciles y más conflictivos es fundamental ser conscientes de las buenas intenciones de la pareja, para no herir demasiado los sentimientos.

Obviamente, hay situaciones en que una pareja puede cambiar su actitud repentinamente por algún trastorno de personalidad y tener intenciones verdaderamente maliciosas, pero estos casos son una minoría.

4. Ser agradecido

Nunca debemos cansarnos de dar las gracias y reconocer, con un beso o un abrazo, los buenos gestos de tu pareja, para así reforzar los lazos de cariño.

Además, al expresar efusivamente los agradecimientos se potenciarán más este tipo de gestos y se harán con más afabilidad.

5. Antes de hacer un comentario negativo pregúntate si es estrictamente necesario

Las críticas constructivas pueden ser muy útiles, y hasta pueden mejorar la relación, siempre y cuando se cuiden mucho los comentarios, que sean racionales, y que se mediten previamente para no hacerlos en caliente.

Para ello es conveniente preguntarse cuál es la verdadera motivación para reprobar una actitud: si es que uno está enfadado por cuestiones ajenas a la pareja, o si es que está cansado o resentido por algo en concreto, especialmente si la crítica se va a realizar en público.

Esto sólo aumentará los problemas y creará malas sensaciones, por lo que hay que pensarlo mucho antes de “montar un numerito”, explica Biali.

Una buena relación no debe tirarse por la borda por una salida de tono que no hará más que desacreditar a uno mismo y provocar una peligrosa pérdida de confianza.

Fuente: El Confidencial

Cortesía de Natividad Recio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s