[*Opino}– Cuarenta años después

Creo que el poema que sigue debe haber sido escrito pensando en la época en que a los 50 años de edad se era anciano.

Dependiendo del estado de ánimo del lector, el poema puede resultar jocoso o muy triste, pero es real,… cuando todo va bien.

Carlos M. Padrón

***

¡Qué rico hueles, mi vida!
¡Qué perfumada, mi amor!

Cuando era recién casada
fueron frases de rigor;
Después del baño, él olía
a Yardley, o a qué se yo,
mientras yo me perfumaba
con frascos de Christian Dior.

Pero hoy, ¡qué diferencia!
El huele a ungüentos,… y yo,
a la Pomada del Tigre
que me pongo al por mayor.

¡Cómo han cambiado los tiempos
de cuando él me conoció!

Él me ayuda a friccionarme:
«Más abajo, ¡por favor!»
Y luego entro yo a sobarle
corvas, codos y esternón.

¡Qué distintos camisones!
Y las pijamas, ¡qué horror!
Ahora ya son de franela
porque ésas si dan calor.

A él sus zapatos de estambre
que su nieta le tejió
porque sus pies se le enfrían
y le duele el corazón.

¡Cómo han cambiado los tiempos
de cuando él me conoció!

Antiguamente lucían
encima de mi buró,
una rosa, un retrato,
un perfume y un reloj.

Ahora, un frasco de aspirinas,
el ungüento de rigor,
unas vendas, mis anteojos,
las píldoras de alcanfor,
la jeringa, la ampolleta,
el algodón y el alcohol.

Y en su buró, amontonados,
para que quepan mejor,
el vaso para sus “puentes”,
el frasco con la fricción,
un libro abierto, sus lentes,
jarabe para la tos
y agua para la aspirina
por si nos viene un dolor.

¡Cómo han cambiado los tiempos
de cuando él me conoció!

Sin embargo, recordamos
“lo que el viento se llevó”
Saboreamos lo que fuimos
y vivimos nuestro hoy.

En las mañanas, sin prisa,
siempre la misma canción.
«¿Cómo dormiste, mi cielo?»
«Un dolor me despertó».
«¿Y qué te duele, mi vida?»
«Hoy tengo un nuevo dolor».

Y por las noches, acaso
recordando algo mejor,
oliendo a salicilato,
a pomadas y a fricción,
repetimos lo de siempre;
lo mismo de ayer y hoy:
«Ojalá duermas, mi vida».
«Ojalá duermas, mi amor».

Rezamos un Padrenuestro
y damos gracias a Dios.

Mercedes Eroza

Cortesía de Leonardo Masina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s