[*Otros}– “Sueños de emigrantes”: Ángela del Pilar Santana / Estela Hernández Rodríguez

Ángela del Pilar Santana es una descendiente de Las Palmas porque su padre, Florentino Santana Florido, vivió en esa isla Canaria, y también su madre, María Dolores Cáceres, que era de Los Llanos de Telde.

En 1902, cuando tenía 5 años, Ángela vino a Cuba con sus padres y tres hermanos: Pancho, Manuel y José Antonio, éste último el más pequeño que murió a la edad de once meses de una enfermedad que se supuso vinculada al agua de pozo que tomaban.

Todos vinieron con una tía llamada Dolores (Lola) Cáceres Vega. De momento vivieron en Paso Real de San Diego, en Pinar del Río, y luego se mudaron para Unión de Reyes, en la provincia de Matanzas.

Sus abuelos llegaron a tener once hijos.

Su abuelo materno, Francisco Henríquez Miranda, de Los Llanos del Telde, enviudó y se casó con la abuela de Ángela, y vinieron para Cuba.

Francisco tenía en su terruño una posición bastante buena como agricultor, pero vino a Cuba con cuatro hijos y su esposa Pilar.

Ya en Cuba, en Unión de Reyes, provincia de Matanzas, arrendó una finca llamada “El Laberinto”, en la que era colono. Se hizo cargo de unas tierras de García Vega, un Canario poderoso en ese lugar.

Por su parte, su abuela fue costurera de pantalones de hombre. Luego la situación de la familia mejoró.

Su abuelo paterno, Santiago Santana Perera, quien vivió en el barrio Tafida de Las Palmas, y su abuela, Ángela Florido Morales, se quedaron en su terruño, pero tres hijos de ellos vinieron a Cuba: Florentino, Francisco y Gregorio. Este último se fue luego a Brasil en el año 1948, y no supieron más de él.

De cómo se conocieron sus padres

Viviendo sus abuelos en Unión de Reyes, en Matanzas, allí se reunían en las noches todos los Canarios a conversar.

En esos encuentros se conocieron su papá y su mamá cuando aún eran jóvenes, y luego, pasados los años, se hicieron novios. Ella tenía 27 años y el 37.

Su madre —dice— aprendió corte y costura.

«Mi padre trabajó en el hotel de Unión de Reyes. Estuvieron de novios durante cinco años, se casaron y se fueron a vivir a Santa Clara. Luego se mudaron para La Habana pensando que de ahí regresarían a Canarias, pero no pudo ser. Entonces comenzó a trabajar en los muelles. Éramos cuatro hermanos: tres hembras y un varón que murió en 1988», dice Ángela.

Su mamá siguió contando Ángela se convirtió en una modista profesional de las tiendas importantes de la capital, como “El Encanto” y “Fin de Siglo”, mientras que su papá trabajaba en el muelle La Flota Blanca, llamado así en aquel entonces. Él era bachiller pero trabajó allí como estibador.

De visita a su tierra

Ángela pudo viajar a las Islas Canarias pero no pudo contactar con sus familiares ni saber un poco más de su historia ancestral. «Sólo quería conocer a mi familia», dijo Ángela.

Esta mujer sencilla, extraordinaria y entusiasta, se hizo contadora, y durante 18 años fue maestra de Biología.

Su hermana, Mirta Santana, fue doctora en Pedagogía, y la otra, Elsa, fue licenciada en Geografía.

Estela Hernández Rodríguez
La Habana (Cuba). Noviembre/2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s