[Col}> “Sueños de emigrantes”: Introducción / Estela Hernández Rodríguez

Estela

La emigración ha dejado siempre huellas en aquéllos que una vez buscaron otras rutas sin saber lo que les depararía el destino.

Quizás la desesperación de encontrar una vida mejor motivó a muchos Canarios a dejar el terruño que nunca olvidaron a pesar de haber encontrado en esta isla de Cuba un lugar que les ofreció amor.

Muchos años han pasado por estas personas que relatan sus vidas convertidas en historias que cuento en los artículos que siguen. En tales personas muy pocas veces existen momentos de alegría, pero sí la añoranza de sus islas, de su familia.

Para los emigrantes canarios no había otra solución, el exilio era el escape que tenían a la mano, y muchos países les dieron asilo; Cuba fue uno de ellos. Aquí llegaron y se asentaron; hicieron sus vidas; formaron su familia; siguieron sus costumbres; y dieron lo mejor de sí en el trabajo. El campo fue uno de los mayores testigos en las hojas verdes del tabaco.

Allí también se oyeron sus cantos convertidos en poesías, y con ellos sembraron la semilla de la décima que, traída desde sus islas, han hecho llegar hasta nuestros días.

Para los emigrantes, contar su historia es como volver a revivir el momento. Para ellos es una necesidad y, sobre todo, lo es hacer saber con ello que quieren a sus Islas, y que no porque las abandonaron han dejado de ser Canarios, o isleños como en Cuba se les dice.

Por ello es tan significativo escribir sobre sus historias, es importante que éstas no se queden dentro de sus corazones, para que todos sepan cómo le fue la vida de estas gentes.

Contar esos momentos es entrar en el pensamiento añejo de las mentes de cada uno de estos isleños y de sus descendientes, no importa de qué isla de las Canarias sean. Es como si por largos años hubieran dormido pero despiertos, y, por ello, estas sus historias que aquí contaré pudieran catalogarse como «Sueños de Emigrantes», título bajo el cual las agruparé todas.

Las historias de Cachita, la del dulcero y las de mi abuela Lola ya fueron publicadas en estos artículos:

 ~~~

Las Islas Canarias tiene como antecedente el primer viaje de Cristóbal Colón, quien levó anclas desde La Gomera, una de las siete. Y es que Canarias fue el sitio escogido por los conquistadores para reparar sus naves y adquirir las provisiones necesarias para la travesía, así como especies de animales y plantas que fueron trasladados a América.

Desde entonces comenzó la emigración canaria, y Cuba fue uno de los puntos principales que dio abrigo a esos bien llamados isleños quienes influyeron en todos los aspectos de nuestra sociedad legando costumbres que han hecho historia a lo largo y ancho de nuestra nación.

En aquellos tiempos gobernaba en Cuba Don Luis de Las Casas, quien permitió la llegada de matrimonios para fundar los pueblos. No fueron pocos los lugares de asentamiento de los Canarios en Cuba, y es la bahía de Nipe la que por su bondad atrajo a un gran número de colonos, de igual forma que Guantánamo.

Asimismo, cientos de familias crearon poblaciones cerca de Matanzas. Tierras como realengos y grandes fincas fueron distribuidas a emigrantes Canarios que se dedicaron al tabaco y a la agricultura en general, aunque algunos trabajaron en ferrocarriles o comercios.

La robustez de los isleños hizo que sobrellevaran el clima tropical al que tuvieron que adaptarse, de igual forma que les permitía buena inclinación y disposición al trabajo hasta llegar a hacerse famosos por sus buenas cualidades en sus labores, sin dejar atrás su honestidad.

Así a través de los años fueron entretejiéndose leyendas alrededor de sus vidas, a partir de la añoranza que sentían por su terruño, la familia que habían dejado atrás y la necesidad de traerla; y los que no la tenían, de crearla.

Así comenzaron estas historias en Cuba, tierra que dio a los Canarios o isleños un abrigo y un lugar donde esparcieron sus semillas, las que a través de los años germinaron y crecieron, y hoy ellos pueden contar quienes son, de donde vinieron y cómo mantienen vivos sus sueños de emigrantes, aquí donde aún existen raíces para contarlos.

Estela Hernández Rodríguez
La Habana (Cuba). Noviembre/2010

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s