[Col}– Un dulcero descendiente Canario y spirituano / Estela Hernández Rodríguez

31-07-2009

Cabaiguán, en la provincia de Sancti Spíritus, guarda recuerdos y leyendas referentes a los isleños en Cuba. Existe allí un gran asentamiento de canarios.

En una de esas visitas que realicé hace algún tiempo a ese lugar hermoso y de entusiasta población pude descubrir en sus calles algo interesante.

Desde la principal se veía la bandera cubana ondeando frente a la iglesia, y eso le daba al lugar un tono de pueblo añejo con sus casas y techos de tejas.

Sí, me encontraba en Cabaiguán y era una tarde de ésas en que el sol recrudece con el verano. El motivo de mi visita y recorrido por esa región spirituana era investigar sobre los canarios residentes en el lugar.

Y ese calor penetrante era comparable al de la atención que me dio José Francisco Osorio, un hombre de estatura alta y robusta, y de un pelo ya entrecano que dejaba ver su sombrero grande de hojas de guano. Era de origen canario y de profesión dulcero. Precisamente lo conocí frente a una tienda que llevaba por nombre “Canarias”.

Con su bicicleta tiraba de un carrito bien estructurado y con unos cristales a través de los que podían verse los dulces que ofertaba. Cremas de leche, coquitos y torticas, o mantecaditas, como le dicen en esa zona.

Aparentemente, Osorio, como así le decían, era muy conocido en esa parte del territorio, y lo paraban y saludaban al mismo tiempo que le compraban sus deliciosos dulces. Digo deliciosos porque pude probarlos y pienso que no podemos dudar que también la mano isleña tiene un toque especial en eso de hacer cualquier manjar, y más cuando de dulces se trata.

Osorio contó que su papá había nacido en el barco donde vino para Cuba, a bordo del cual su mamá, una tinerfeña, lo tuvo, en alta mar, a los siete meses de embarazo.

Pronto conocí un poco más de su historia. Contaba que tenía ocho años cuando murió su padre. «Mi familia —dijo— tenía sitios en Sancti Spíritus donde sembraban tabaco y frutos menores. Estaba en un lugar al que le decían “El Camino de La Habana».

Expresó además que se sentía orgulloso de ser descendiente de canarios y de vivir en Cabaiguán, lugar que abrigaba a personas honestas, trabajadoras y honradas.

Antes de despedirse comentó que a la Casa Canaria de allí llevaba sus dulces y también cocos, pues los canarios de origen y los descendientes de canarios que en ella se reunían gustaban del agua de coco con la que a veces preparaban ron o aguardiente.

En la despedida no faltó la sonrisa en sus labios a los que se llevó un silbato con el que hacía sonar una sencilla melodía que avisaba a los pobladores que se acercaba el dulcero canario José Francisco Osorio, y ellos salían a su encuentro.

Estela Hernández Rodríguez
La Habana (Cuba)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s