[*ElPaso}— El Dr. Taño Pino: Habitó entre nosotros / Juan Antonio Pino Capote

  Juan Antonio Pino Capote

Como una estrella fugaz pasó ante nosotros con brillante luz propia incandescente y dejando tras su marcha una estela de bondades.

clip_image001

Dr. Francisco Taño Pino. Foto cortesía del Dr. Juan Antonio Pino Capote, autor de este artículo.

Su pragmatismo sincero y sencillo, y su trato, siempre afable y directo, hicieron que su estancia entre nosotros despertara nobles sentimientos de cariño, respeto y admiración, sin entrar en detalles de su gran valía profesional.

Seguí con interés especial la trayectoria profesional de Taño, por ser de mi pueblo natal, El Paso, en La Palma, aunque con dieciséis años menos que yo. Hizo la especialidad en el mismo hospital en que yo trabajaba, el de La Candelaria. Así pude contemplar, con orgullo de paisano, sus rápidos progresos y sus cualidades humanas.

Aquel niño de El Paso se convirtió pronto en alguien de quien yo tenía que aprender más que Medicina. Fue mi médico y cirujano, pero además me enseñó otras cosas, como su fibra poética y su capacidad literaria. Como los grandes poetas, no le importaba a donde iban sus poemas.

Una mañana que me lo encontré en el área quirúrgica, hablamos de mi salud y de la suya, que ya empezaba a no ser buena. Tuve la impresión de que no quería inquietarme y me contestó un escueto “Estoy bien”.

Una cosa es estar bien y la otra es sentirse bien. Súbitamente se puso a escribir en el reverso de un sobre que yo llevaba en la mano, me lo devolvió y desapareció como diciendo: “Ahí queda eso”. Era un poema que además contenía referencia a los signos de identidad de nuestro querido pueblo natal, el pino y la brisa.

Mi desconcierto y mis sentimientos me dejaron anonadado. Lo bueno de la poesía es que cada cual la interpreta como quiere. La debida lealtad me obliga a compartir esto para que el lector lo interprete como quiera:

clip_image002

No puedo precisar bien la fecha pero sí que fue unos meses antes de que él enfermara grave y definitivamente. La trascripción que hago es la siguiente:

 

Habitaré en el corazón
de un pino verde quebrado,
por la brisa maltratado
hasta perder su razón.

Me tendrás en la estación
entre la tierra y el cielo
para que se rompa el hielo
cuando tus ansias me llamen
y el corazón se derrame
hasta sentir el consuelo.

 

                                        Taño

La elegancia del pensamiento hace estas cosas…

(Artículo publicado en la revista Acta Médica de Tenerife de septiembre/2008).

***

NotaCMP.- Los restos del Dr. Francisco Taño —con quien me une un parentesco lejano por cuanto compartimos tatarabuelo— fueron cremados en Santa Cruz de Tenerife, donde murió, y las cenizas llevadas a su querido pueblo natal, El Paso, y esparcidas, por su manifiesta voluntad, en torno al pino donde jugaba cuando era niño. Creo que a ese pino se refiere su bello poema.

6 comentarios sobre “[*ElPaso}— El Dr. Taño Pino: Habitó entre nosotros / Juan Antonio Pino Capote

  1. Era mi urólogo.

    Era del pueblo de mi primo Carlos Padrón. Era en muchas cosas igual que él. En el amor por su pueblo, en el amor por su isla.

    Nadie ha hablado de cómo era su consulta médica. De cómo la embellecían la fotos enmarcadas de la historia de los lugares de su terruño amado. Me gustaría que alguien colgara en este lugar de la Red alguna imagen del interior del lugar en el que a tantos enfermos trató y que personalizó con semblanzas de su pueblo.

    Quedé en llevarle fotografías que conservo de El Paso, escaneadas. Quedé con él en muchas cosas.

    Quizás en torno al apellido Pino que hace honor premonitorio de su lugar de reposo, quizás allí encuentre el lugar en el que quiso devolverle a la tierra lo que de ella tomó con la honradez que siempre lo distinguió.

    Hay quién deja estela en el mar hay quién de su paso deja la huella necesaria.

    No sé lo que tiene El Paso que a tantos marca en su recorrido vital. El encanto de un Pino más en la gran Caldera que los rodea.

  2. Fue para mi un padre. Me ayudó a venir a estudiar desde El Paso a Tenerife, ya que mi padre había muerto y yo no tenía dinero. Y, lo más importante, hizo todo lo imposible por salvar a mi niña Cristina de una enfermedad del riñón, y lo consiguío, sin pedir nada a cambio y siempre con optimismo y cariño.

    ¡Gracias, gracias, muchas gracias! Nunca te olvidaremos.

  3. Qué bueno que hay todavía personas que se atreven (porque eso se ha convertido hoy día en un atrevimiento) a declarar públicamente su agradecimiento.

    Felicitaciones, Carmen Teresa.

  4. dr juan Antonio Taño tiene la particularidad de llamarse igual que mi abuelo aca en argentina, por tal motivo me atrevi a escribirle ya que hace untiempo busco familiares Taño ya que aca somo muy poquitos y poder entablar una relacion, mi nombre es Marcela Taño y me acabo de graduar de Enfermera Universitaria de la Facultad de Medicina( U:B:A)en Capital Federal.Buenos Aires Argentina. Todos seguimos la rama de la medicina

  5. Él fue incinerado en el crematorio de Las Manchas, en el municipio palmero de El Paso, así que no fue en Tenerife, como se dice. Corregir eso que es una falta de respeto para la empresa que lo trabajó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s