[*MiIT}– Acerca de hosts y dominios, y mi calvario con ellos (1/4)

Carlos M. Padrón

Aclaratoria
Al menos en el tema objeto de todas las entregas de este artículo, la palabra inglesa ‘host’ tiene dos acepciones:

1) Compañía que vende servicio de hospedaje; y,

2) El servicio de hospedaje como tal, p.ej., ‘host services’ (= servicios de hospedaje).

En lo que sigue, cuando uso ‘host’ con la primera de estas acepciones lo escribo con ‘H’ mayúscula; cuando con la segunda, con ‘’h’ minúscula.

A raíz de los problemas que mi Host VistaPages (VP) —hoy, a Dios gracias, ex Host—me causó las tres veces que suspendió mi cuenta con ellos, varios lectores de este blog me han hecho saber su confusión con lo de los Hosts y los dominios.

Para quienes no estén familiarizados con esto, un Host (= anfitrión u hospedaje; hosting service = servicio de hospedaje), viene a ser como una especie de pensión que da hospedaje a quien pague por él. Y, una vez formalizada la transacción entre el dueño de la pensión (Host) y el huésped, éste recibe el control (digamos que la llave) de esa habitación que ha alquilado, y, a partir de ese momento, es el administrador de ella.

A cada habitación que alquila, el Host la llama ‘cuenta’, y de ahí puede surgir una cierta confusión ya que en este medio la palabra ‘cuenta’ tiene también otra acepción.

La pensión ofrece habitaciones de diferentes tamaños —y en cada una hay armarios que tienen varias gavetas y el huésped puede ponerle más—, y hasta puede ofrecer sub-pensiones, llamadas VPS (Virtual Private Server = Servidor Privado Virtual), que vendría a ser, para el huésped que lo alquile, como un servidor (computador) personal, aunque virtual porque, en realidad, es parte del servidor principal del Host.

En el ejemplo que he escogido, un VPS vendría a ser como una habitación muy grande, con todos los servicios que ofrece la pensión y con puerta directa a la calle, o sea, que para entrar/salir de esa sub-pensión no habría que pasar ni por la recepción de la pensión principal ni circular por los pasillos que, dentro de ella, conducen a las habitaciones que no son VPS.

El dominio es uno de los nombres técnicos del huésped, pues éste podría comprar varios dominios. El nombre de cada dominio es único en el mundo. Fue registrado ante la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers, = Corporación Internacional a cargo de la Asignación de Nombres y Números a ser usados en Internet) como propiedad de quien lo compró, o sea, de esa persona que, para convertirse en huésped de la pensión, se presenta ante ella con el nombre de su dominio, p.ej., ‘padronelpaso.net’, y declara que lo que va a ser alojado en la habitación alquilada es su dominio ‘padronelpaso.net’, del cual él, Carlos M. Padrón, demuestra ser dueño.

Para formalizar todo esto, el dueño del dominio debe llenar un formulario en el que pondrá sus datos personales —como nombre, apellidos, dirección de residencia y de facturación—, nombre del dominio, etc., y dos cuentas de correo para contactos: una primaria y una secundaria, por si la primaria tuviera problemas.

Una vez que el Host haya comprobado lo comprobable y cobrado el monto de un mes o más (según el caso) de hospedaje (hosting) dará al dueño del dominio el código o nombre de los DNS (Domain Name System, = Sistema de Nombre de Dominios) identificadores de ese Host, y el control de la habitación alquilada. Y el dueño —en este caso, dueño del dominio ‘padronelpaso.net’— asigna a cada gaveta del armario la función de hospedar una cuenta de correo (obsérvese la nueva acepción de ‘cuenta’), que puede ser del propio huésped o de otra persona a quien éste le asigne una.

Esa cuenta de correo, o cuenta de e-mail, pasará entonces a tener, como toda cuenta de correo, un nombre con dos componentes separados por el símbolo ‘@’. El componente antes de ese símbolo es el llamado ‘UserName/Usuario’, y el componente después del símbolo es el ‘Domain/Dominio’. Por eso las cuentas alojadas en el dominio del ejemplo tienen por nombre ‘madgri@padronelpaso.net’, ‘arbol@padronelpaso.net’, etc.

Una de las ventajas que esto presenta es que, al igual que ocurre con los teléfonos celulares —que para llamar a su titular no hay que saber dónde se encuentra éste—, con los dominios ocurre igual: para enviar algo a una cuenta alojada en uno de ellos no hay que saber en qué pensión se aloja el dominio, pues de eso se encargan lo códigos DNS antes mencionados —de los que cada Host tiene unos que le son propios— que indican a todos los computadores que en el mundo operan como servidores de la Red, dónde está alojado —en qué pensión— cada dominio oficialmente registrado en la ICANN.

Como la ICANN no tiene capacidad para administrar los millones de dominios que existen, y cuya cantidad va en aumento, delega en otras organizaciones que, a su vez, tienen revendedores que son los propios Hosts, que así no sólo pueden vender dominios sino que también los administran y cobran por ellos. Y aquí es donde se complica el caso.

Se complica, entre otros motivos, porque una gran mayoría de los Hosts son pequeñas compañías propiedad de unos 4 ó 5 muchachos que trabajan en un pequeño local —o en la casa de uno de ellos— en el que montan un servidor (con buena suerte tendrán más de uno), y los muchachos se las arreglan para, entre ellos, fungir a veces como soporte técnico, a veces como operador de chat en vivo, a veces como departamento de facturación, a veces como departamento de ventas, etc. Si no es que tan sólo uno de ellos desempeña al mismo tiempo más de una de estas funciones, comunes a todos los Hosts que, generalmente, cobran todos más o menos lo mismo por el hospedaje básico: entre $6 a $9/mes. Y se complica también porque, como ya dije, la administración de un dominio requiere un pago anual por renovación de propiedad, y los muchachos no quieren renunciar a ese dinero.

En mi caso particular, el dominio ‘padronelpaso.net’, que compré en 2004, ha estado alojado en cuatro diferentes “pensiones” que llamaré, por orden de uso, iP, OS, VP (la que me ha creado el gran problema mencionado al inicio) y HG (en la que ahora estoy).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s