[*FP}– De Carpádrez: Bases de la pareja

Última de 1994

La estabilidad y solidez de una pareja descansan, como si de un edificio se tratara, sobre cuatro pilares de ‘doble vía’:

* CONFIANZA. Fundamentada en los valores morales del otro, como lealtad, fidelidad, honestidad, etc.

* RESPETO. Por lo que el otro es y por cómo maneja su vida; por su prudencia en el hacer, el decir y el callar; por su integridad social, o una misma personalidad ante todos los demás; por cómo reacciona ante situaciones críticas o del día a día; por cómo trata a quienes cree superiores o inferiores.

* COMUNICACIÓN. Para exponer los hechos y estados de ánimo importantes para la relación, para alimentar el diálogo sobre intereses comunes y enfoques individuales relevantes, y para conciliar. Y,

* VOCACIÓN DE PAREJA. Deseo de compartir una vida en común, y de aceptar, por tanto, las renuncias que ello conlleva.

Y éstos tienen asiento sobre unos cimientos o plataforma común que es también de ‘doble vía’,

* QUÍMICA. Atracción física asociada a esa vocación, a un deseo de pertenencia, de proteger y salvar lo que se tiene.

Como la de todo edificio, la construcción de éste comienza por los cimientos, y se desarrolla y fortalece con la aplicación mutua de la fórmula que llamo ERA (Espiral de la Reciprocidad Activa): ‘No doy menos de lo que me dan ni acepto menos de lo que doy’, pues amar a quien no te corresponde no te reportará amor, sino amargura.

Carlos M. Padrón

4 comentarios sobre “[*FP}– De Carpádrez: Bases de la pareja

  1. Para mí, el respeto es fundamental, sobre todo, en cuanto que cada uno debe respetar tanto al otro que no quiere intentar cambiarlo. Estas ganas de cambiar a tu pareja para “hacerle perfecto” son mucho más frecuentes de lo que parece y creo que constituye la peor falta de respeto: no dejar al otro ser como es.

  2. De acuerdo contigo, Carmen, aunque veo en esto un problema que no es de fácil solución.

    Según dicen los expertos en relaciones de pareja, la mujer espera que, después de la formalización de la relación, el hombre cambie, y él no cambia, mientras que el hombre espera que la mujer NO cambie pero ella sí cambia.

    Siendo esto lo frecuente, luce hasta lógico que el hombre quiera “cambiar” a la mujer si de pronto descubre que ella no es ya como era. Y no se trata de “hacerla perfecta”, sino de que sea la mujer con la que él hizo pareja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s